Archivo de la etiqueta: políticas

Manifestación 15 M

La política social: la gran perjudicada por la crisis

Vivimos una época en la que nos bombardean a noticias sobre corrupción, sobre desahucios, sobre desalojos y una interminable cantidad de desgracias para el común de los ciudadanos. Desde 2008 se suma además un discurso por parte de los gestores públicos que incita constantemente al ahorro, al recorte en derechos sociales y a “apretarse el cinturón”.

Este discurso ha ido acompañado en todo momento de pruebas de que en ciertas materias se aplica sin demasiadas dudas. Aspectos como la cultura, la educación, la sanidad y los servicios sociales han sido los más perjudicados con las acciones de los varios gobiernos que se han sucedido en el territorio español desde la entrada de la crisis económica en el año 2008. ¿Pero han sido los demás aspectos igual de perjudicados como estos? ¿Su discurso va acompañado de sacrificio personal o es un discurso para los demás?

La macroeconomía sobre el hombre

Desde el inicio de la crisis económica se ha impuesto en todos los gobiernos una priorización de la macroeconomía, y en este sentido las ayudas se desvían hacia bancos, empresas… mientras que los ciudadanos cada vez vemos más recortados nuestros derechos y nuestro poder adquisitivo. Los salarios disminuyen, la sanidad se privatiza, la educación y la cultura cada vez es más elitista, las ayudas sociales más restrictivas… Aunque nos prometan lo contrario está claro que los ciudadanos y sus necesidades no son lo prioritario para nuestros gobiernos viendo las líneas de actuación actuales o las medidas implementadas hasta la actualidad.

Está claro que las ayudas han disminuido y que las organizaciones no gubernamentales y las participaciones por otras vías, como voluntariado, caridad, empresas privadas… cubren las necesidades que los ciudadanos sin recursos no obtienen de las distintas administraciones. Así vemos en todos los noticiarios cómo los comedores sociales de Cáritas y otras asociaciones van llenándose cada vez más de personas sin recursos. Aunque ahora no sólo se llenan con mendigos e inmigrantes sin recursos, cada vez están más concurridas por personas que pueden ser nuestros propios vecinos, que viven a nuestro alrededor y que tienen familias que hasta ahora no se había ni planteado que les fuera a suceder esto.

Comedores Sociales

Escena típica en muchos comedores sociales en España. (ABC)

El hambre, un problema cada vez más cotidiano

Asistimos con estupor a noticias como que en España, desde que comenzó la crisis, ha aumentado en 500 mil los niños en situaciones de pobreza y hoy en día ya suman 2.5 millones, conocemos también que para un gran número de niños la comida principal es la que obtienen en el comedor escolar. Parece que esta situación se va seguir prolongando dado que vemos anuncios en televisión sobre esta temática que parece estén dirigidos a mover las conciencias de todos nosotros cara a fomentar nuestra participación en ayudas sociales, y en definitiva que seamos los ciudadanos los que suplamos las deficiencias del gobierno en cuanto a ayudas a desfavorecidos.

Sobre la falta de alimento nos hablaba Garbiñe Rodríguez. Ella ha colaborado durante años con la parroquia de su pueblo, Urnieta, y ha ayudado en Cáritas y demás organizaciones de carácter solidario. Ella se mostraba convencida de que su trabajo en organizaciones de caridad ha ayudado a muchas familias: “la mujer de una familia que ayudamos vino un día y nos dijo que si no hubiese sido por nosotras no podía imaginarse cómo hubiesen podido salir adelante”.

Garbiñe también se muestra muy crítica con las instituciones. En su experiencia de años en la parroquia afirma que no recibieron ayuda alguna de instituciones oficiales, salvo alguna recogida puntual organizada por el ayuntamiento. Ella es tajante: “creo que la labor que hacíamos nosotras en nuestra parroquia o en las parroquias de muchos pueblos, incluso la de Cáritas, estaba como dejado por los gobiernos, era como si no les interesara”.

Es aquí donde surge el problema, la propia Garbiñe es consciente de que existe en la sociedad la sensación de que la labor de una ONG es hacer aquello que los Gobiernos no son capaces de hacer o no les interesa hacer. “Al final es algo que no gusta demasiado a los políticos. Ellos no son capaces, o no saben, ayudar a la gente con sus necesidades, pero nosotros les ofrecemos eso poco que piden. Puede ser un poco frustrante para ellos, pero es así la realidad”.

Los ancianos, ¿qué hacer con ellos?

Por otra parte, en el extremo opuesto están los ancianos, los enfermos… que suponen en muchas ocasiones una carga económica y social para las familias que han de ocuparse de su cuidado. Por otro lado también se ve que familias que se han quedado sin trabajo y sin recursos han de sobrevivir con las ayudas de otros familiares e incluso sacan a los ancianos de las residencias para regresar al hogar familiar y subsistir con la pensión de estos. Los ancianos vuelven a ser un elemento esencial para el cuidado de nietos, más en este tiempo que la guardería se ha convertido en un servicio casi de lujo en muchas familias.

Con todo, aún sorprende que el gobierno siga insistiendo en que la resolución de la crisis viene porque los ciudadanos de a pie se “aprieten el cinturón” cuando con el panorama que hemos planteado, y que podemos observar a diario, ya prácticamente no existe “cinturón que apretar”. Frente a esta situación, llama la atención la falta de sensibilidad de los gobernantes, teóricamente elegidos por nosotros para que se preocupen del beneficio común. El ciudadano se ve impotente cuando el político al que le confió el voto ignora su promesa y no lucha por aquello que el votante ha dicho que debe luchar. Es aquí cuando la ciudadanía exige que las palabras y las promesas de los gobernantes pasen a ser acciones concretas que en la calle puedan sentirse.

“La gente vuelve a dar una lección a los poderosos”

Llegados a este punto necesitamos algo de luz sobre el panorama sombrío que se nos ha dibujado. Es algo con lo que muchas partes inmersas en esta situación coinciden, el ser humano común está muy por delante de sus gobernantes. Así mismo Garbiñe volvía a ser clara en su parecer: “Creo que la gente está más concienciada. Todos tenemos un familiar o un amigo que está pasándolo mal y eso no se nos escapa. Todos nos indignamos cuando echan a una familia de su casa porque han dejado de pagar la hipoteca para dar de comer a los hijos, mientras vemos que personas como Bárcenas se han llevado dinero. Pero sólo hay que ver cómo el Banco de Alimentos hace una recogida y supera por mucho lo que esperaban recoger, o que Cáritas está sin poder dar abasto de todo lo que tienen que atender. De alguna manera, la gente vuelve a dar una lección a los poderosos”.

El parecer de Garbiñe parece compartido por mucha gente y el ejemplo que ella pone de la recogida de alimentos es muy clarificador. Nos volvemos a encontrar en la dicotomía de un Gobierno, que parece más interesado en solucionar la situación de las grandes compañías, grandes multinacionales y empresas poderosas, que de solucionar la situación cotidiana de la sociedad. El Gobierno que sube impuestos a los que menos tienen y deja a muchas familias en el umbral de la pobreza o en la propia pobreza. Pero, aunque la sociedad esté viviendo con lo mínimo, nos encontramos cada día con el ejemplo de familias que donan un paquete de legumbres, de arroz o una botella de aceite para que una familia pueda comer durante unos días. De nuevo la gente de la calle da una lección a sus gobernantes, que parece que no sepan cómo actuar en tiempos de extrema necesidad.

Pocas ayudas para la mujer en tiempos revueltos

La condición de las mujeres y sus derechos también ha sido tema de lucha desde hace años, y hay organizaciones que en pleno siglo XXI aún siguen luchando por los derechos de las mujeres; ¿pero qué pasa cuando estas organizaciones no reciben ni ayudas ni subvenciones? ¿Cómo ayudarán estas organizaciones a mujeres que lo necesitan si ni siquiera las organizaciones reciben ayudas? Ayudas que teóricamente deberían recibir por parte de las instituciones.

Campaña de sensibilización de Emakunde. (Emakunde)

Campaña de sensibilización de Emakunde. (Emakunde)

Recurrimos a una de las voluntarias de Emakunde para que nos hable sobre cómo están viviendo en estos momentos, y aunque no ha accedido a desvelar su identidad, se ha mostrado muy interesada en colaborar: “La igualdad de los derechos es un factor determinante en nuestra sociedad y siempre me ha interesado. Hoy en día en nuestra sociedad es un factor de suma importancia; las mujeres siempre han estado luchando por sus derechos y me apena ver que aún en el siglo XXI haya tantas desigualdades.”

En estos tiempos las ayudas a personas que lo necesitan deberían ser prioritarias y más a organizaciones que hacen llegar esa ayuda a muchas personas necesitadas. “Siempre he podido ayudar lo más posible e involucrarse totalmente en la realidad que les rodeaba. He podido conocer mujeres que se encontraban en situaciones dificultosas y he visto su proceso de principio a fin y eso también, me ha ayudado a ser fuerte conmigo misma. Y el hecho de que las mujeres que he ayudado me hayan llamado por teléfono tiempo después de haberlas ayudado y que me digan que su situación actual ha mejorado y que ahora se sienten felices, mejor y que me den las gracias es una sensación sobrecogedora y te llena de emoción”, es por estas pequeñas cosas por las que desde Emakunde creen que deberían potenciarse las ayudas.

Nos comenta también que no entiende cómo el Gobierno, en situaciones tan desfavorables, no esté por la labor de colaborar “más con lo alardea España, del desarrollo humano y la equidad entre mujeres y hombres”. Las pocas ayudas que organizaciones como Emakunde reciben están destinadas a ayudar a mujeres que han sido víctimas de violencia en el hogar, aunque estas ayudas siguen siendo insuficientes.

La colaboradora de Emakunde es clara en sus peticiones. Ella cree que no hace falta que las ayudas sean cuantiosas, sino que estas se mantengan en el tiempo, para que la labor de asociaciones como Emakunde pueda hacerse a más largo plazo.

¿Llegan las subvenciones a los discapacitados?

Nos centraremos también en un colectivo que recibe una serie de ayudas a fin de facilitar su rutina: los discapacitados. El Estado y las CCAA muestran un notable número de ventajas, las cuales, tratan de poner al alcance de las familias de personas con discapacidad. Aquí podemos ver algunas de ellas:

  • En el caso de tener un hijo con alguna discapacidad, los padres tienen derecho a una ayuda económica. El Estado cubre también los casos de adopción.
    • El importe de asignación para el año 2013 ha sido de 1000€ por hijo o acogido, si este es menor de edad y posee una discapacidad igual o superior al 33% (lo que corresponde a 500€ cada tres meses).
    • Si el hijo supera los 18 años y tiene una discapacidad igual o superior al 65% recibirá mensualmente 364,90€ mensuales, lo que al año hacen un total de 4.378,80€. Si éste mismo tendría un grado mayor de discapacidad que fuera igual o mayor que un 75% las ayuda asciende hasta recibir anualmente 6.568,80€ (547,40€ al mes)
    • Las prestaciones familiares se consideran rentas exentas del impuesto de IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas).

Existen otras ayudas vinculadas al material necesario para aminorar la discapacidad al igual que subvenciones destinadas al día a día. Por ejemplo:

  • Si necesitan comprar material requerido como sillas de ruedas o prótesis tendrán un 4% menos sobre el IVA.
  • Otro ejemplo es el caso de que se realice la compra de un vehículo a nombre de una persona con discapacidad. En esta ocasión no tendrá que pagar ningún impuesto de matriculación, al igual que se aplicará un gran descuento en la renovación del permiso de circulación cuando éste tenga que ser renovado en un plazo inferior al habitual.
  • En cuanto a las actividades rutinarias, cuentan con descuentos a la hora de desplazarse en los transportes públicos o privados. Esto es, si poseen vehículo propio tienen tarjetas de estacionamiento reservado y plazas de aparcamiento que estén cercanas al lugar donde residen. Desde el punto de vista del transporte público, tienen acceso a una tarjeta especial para el transporte urbano.
  • En el terreno escolar tanto colegios y guarderías, bien sean privadas o públicas tienen plazas reservadas para personas con discapacidad. Estas plazas se asignarán teniendo en cuenta el grado de discapacidad del solicitante, teniendo prioridad los mayores niveles. Siguiendo la misma dinámica de asignación optan a conseguir becas de acceso a guarderías, colegios, libros, comedor etc.

Estas son algunas de las ayudas a las que se tiene acceso. En cuanto a dónde se solicitan, las personas que quieran acceder a ellas deben acudir a las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (de su localidad de residencia).

En el caso de las pagas, se cobra bien en la ventanilla de la entidad bancaria escogida o través de ingresos vía cuenta corriente o libreta. En el caso de que la paga esté destinada a personas menores de edad que son huérfanos, la paga la cobrará la persona que esté a su cargo, el tutor legal, quien se haga cargo de ellos.

Situación de muchas familias que requieren ayudas para poder cuidar a sus hijos. (El Mundo)

Situación de muchas familias que requieren ayudas para poder cuidar a sus hijos. (El Mundo)

Los datos que hemos recolectado están basados en una guía de ayudas sociales para las familias en el año 2013. En concreto se trata de un informe prestado por el Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad. Son muchas las ayudas con las que cuentan estas familias. En lo personal pensamos que a pesar de que el Estado no responde de manera plena a todas necesidades del ciudadano y teniendo en cuenta todas las sombras que hoy en día son desveladas, en el caso del colectivo discapacitado aparentemente si parecen estar respaldados.

De todas maneras, esto son datos. Creemos que sería necesario saber si a la hora de la verdad las ayudas llegan en el tiempo estimado, o incluso si llega. El 2 de enero de 2014 en La Sexta Noticias aparecieron una serie de afectados por los recortes en las ayudas a la dependencia que hablaban de que no recibían nada del Gobierno, a pesar de que cumplían todas las condiciones necesarias para recibir la ayuda. Estas declaraciones nos hacen pensar que, aunque en teoría las ayudas se ofrezcan, pocos son los que pueden beneficiarse de ellas para paliar su situación, o mejorarla.

Las instituciones ponen trabas a sus empleados

Los recortes también afectan a los profesionales que trabajan para las instituciones con competencia sobre los servicios sociales. Una de las psicólogas que forma parte del equipo de ARBUTZ, que ha preferido mantener el anonimato, nos cuenta cómo su manera de trabajar ha cambiado desde el 2008.

La Diputación Foral de Guipúzcoa está contratando empresas de trabajo temporal, que se quedan con parte del sueldo de sus trabajadores por gestionar los programas. “No es lo mismo que ser funcionario, ser funcionario tienes unas condiciones laborales mejores. Cuando terminan los plazos de contrato, que se hacen para 4 años, y eso se nota en los servicios sociales en donde la relación con el usuario es muy importante. Para favorecer la ayuda que se da y para que haga el cambio, es necesaria una confianza y compromiso. Si los profesionales están siempre cambiando y rotando no se crean estas condiciones de confianzas necesarias para trabajar desde la psicología”, nos cuenta preocupada la psicóloga.

Cuenta también que al ser empresas subcontratadas, algunos servicios se solapan, causando lentitud a procesos que funcionarían bastante mejor si fuesen más dinámicos. Se pierde al profesional como persona, y se da más valor al servicio. Ahora no se contrata una persona, se contrata un servicio y se estipula un número de psicólogos. Se contrata una empresa que pueda ofrecer lo que se necesita, da igual quiénes sean los psicólogos que trabajan este año o los que vayan a trabajar dentro de cuatro años.

Cuando preguntada sobre el presupuesto de 2014, dice que se alegra que hayan aumentado las partidas del presupuesto para las obras sociales, pero que cree que este no es el camino para una sociedad mejor. Ya que los problemas psicológicos de la sociedad no serán resueltos a través de un presupuesto más generoso. Ve el futuro a más largo plazo negro, porque para las instituciones no importan las personas, importan los números de casos, los números de intervenciones…

Años de manifestaciones que podrían llegar a su fin

En un principio, estos recortes no eran más que un pequeño aporte para mejorar la economía. El problema viene cuando estos “cambios” no surtieron efecto y la economía no daba indicios de mejora, por lo tanto decidieron realizar recortes de mayor envergadura y más ámbitos de la sociedad, estallando el descontento social. El estallido de manifestaciones, revueltas y reivindicaciones por parte de los más necesitados de la sociedad es ya una constante, puesto que entre ellos se encuentra la sensación de que están pagando los platos rotos de otros.

En 2010 decenas de organizaciones contra la pobreza se manifestaron por los ajustes diseñados por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y aprobados por el Congreso de los Diputados. Estas medidas aludían al estado económico de los pensionistas funcionarios, personas en paro… entre otros colectivos. Algunas medidas que se tomaron en el año 2010 fueron:

“La reducción del 5% de los salarios a los empleados públicos, la congelación de las pensiones contributivas a partir de 2011, el endurecimiento de las medidas en materia de dependencia, así como la eliminación del régimen transitorio para la jubilación parcial y de la prestación por nacimiento, la reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo y de la inversión pública estatal son, en su opinión, propuestas injustas y estériles que exigen una respuesta global y contundente. Son injustas porque atacan al conjunto de los sectores más perjudicados y estériles porque no ayudan a la recuperación económica.”

Las organizaciones son importantes para la sociedad ya que aseguran con solidez la base de las políticas sociales que se establecen en el país. En consecuencia de las medidas tomadas por el Gobierno y el Congreso, la organización Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) padeció uno de los golpes más duros y la misma asociación pronunció el siguiente comunicado:

“El gobierno incumple con ello el Pacto de Estado contra la Pobreza, suscrito también por todos los partidos políticos con representación parlamentaria, de alcanzar el 0,7% antes de 2012 y el compromiso europeo de destinar el 0’51% de su RNB en 2010 para AOD. Igualmente consideramos muy preocupante e irresponsable la dialéctica de enfrentar las necesidades domésticas con las de los países empobrecidos”

Las organizaciones sociales contra la pobreza que se pronunciaron hicieron un recordatorio al Presidente Zapatero, como a los partidos políticos, en el que comunicaban que la imposibilidad de las medidas aprobadas con el pacto firmado en diciembre de 2007. En este tratado se comprometían a alcanzar el 0.7 % de la RNB para el 2012, algo que no ocurrió y ya se temía antes de llegar a él.

Como hemos venido comentado a lo largo del documento los recortes que están realizando los diferentes gobiernos están generando un conflicto cada vez mayor entre los ciudadanos y los gobernantes del país a causa de las decisiones que toman para solventar la mala situación. Esto ocurre desde los comienzos de la crisis, la única diferencia es que años atrás la masa tenía alguna esperanza ya que los políticos era lo que pedían, pero esta confianza con la que disponían se ha ido agotando año tras año sin ver prácticamente ningún tipo de solución ni mejora alguna. Lo que provoca que cada día seamos testigos de manifestaciones populares en nuestras ciudades.

Imagen de una de las más de 70 manifestaciones sucedidas en el pasado mes de noviembre, esta vez en Sevilla. (UGT Andalucía)

Imagen de una de las más de 70 manifestaciones sucedidas en el pasado mes de noviembre, esta vez en Sevilla. (UGT Andalucía)

El pasado noviembre algunos sindicatos organizaron una marcha en Alicante en la que participaron miles de ciudadanos con el objetivo de terminar con los recortes y en defensa de, tanto los servicios públicos, como en las pensiones. Esta marcha no fue organizada por casualidad sino que era parte de una jornada a nivel europeo. Solamente en España el numero de manifestaciones que se realizaron ese fin de semana llegaron a una cantidad de 70, el lema o slogan utilizado por todas las calles de las ciudades de España fue: “Emplea tu fuerza. Vamos a cambiar las cosas.”

El malestar ciudadano pronto podría tener fin en las calles por la nueva ley de Seguridad Ciudadana que el Gobierno plantea. Mediante esta ley se endurecerán mucho las condiciones para manifestarse, además de otorgar mayor poder a los policías y guardas de seguridad, que ahora podrán detener a la gente como otros cuerpos de seguridad. Las sanciones a manifestantes que resulten detenidos por “desórdenes público”, “ofensas a la bandera” etc. serán muy cuantiosas, algunas llegando a los 600.000€.

Veremos si esta medida resulta disuasoria o si la ciudadanía sigue convencida que su voz en la calle merece ser escuchada para mejorar la situación. La última herramienta que tiene el ciudadano para hacerse oír en un entorno cada vez más hostil con él parece que tiene los días contados, aunque como muchos profesionales nos han apuntado: “el ciudadano vuelve a estar por encima de sus gobernantes”.

Puedes ver o descargar este reportaje en formato PDF pinchando en:

Reportaje – Políticas sociales y ayudas

Z. Carranza, J. Frigerio, C. León, A. Manrique, I. Mendikute y L. Zabala.