Archivo de la etiqueta: inmigrante

Historia de un pescador

Los movimientos migratorios han causado cambios en la formación de nuestras sociedades actuales. Éste es el caso de Hondarribia, un pequeño pueblo pesquero situado en la provincia de Gipuzkoa, donde en los últimos años ha aumentado el número de inmigrantes. Babacar es uno de ellos, senegalés de 37 años al que el mundo de la pesca ha cambiado su vida completamente.

 leku

Babacar es senegalés de nacimiento y ciudadano del mundo; desde que era joven ha vivido en diferentes partes del planeta, siempre huyendo de la ley. “La vida en África es muy difícil” explica Babacar; la pobreza y la falta de recursos eran dominantes en su pueblo natal, por lo que decidió huir en busca de “algo mejor”. Pero lo que parecía algo mejor, terminó en una interminable vuelta al mundo.

Desde los 22 años Babacar trabajaba reparando el barco pesquero San Francisco, y cada vez que se acercaba a la costa vasca, mantenía contacto con el capitán de un barco pesquero de Hondarribia, Juan José Emazabel.

Barco 5

Babacar cuenta que la vida en Europa es totalmente diferente a la de África; la cultura es muy diferente, el idioma, la moneda, la sociedad, las casas… “Aquello que para vosotros es algo del día a día, era para mí impresionante y envidiable, mi oportunidad de salir adelante.”

En una sociedad homogénea, sin embargo, el esfuerzo de Babacar por encontrar su hueco fue costoso. El senegalés explica que la identidad autóctona estaba muy marcada, sobre todo en esa zona, puesto que conocer el idioma era imprescindible, obtener el permiso de residencia y, de alguna manera, el dejar su vida africana a un lado para empezar a ser legalmente vasco era determinante. Babacar explica que en realidad esta decisión fue difícil; él era africano, senegalés, perteneciente a esa cultura y a esos valores de su comunidad, además, su familia residía allí y su vida estaba allí; pero era su única oportunidad.

“El papeleo no fue fácil, tardé cinco años en conseguir el permiso de residir aquí, en Hondarribia; si no fuera por Juan José Emazabel, pero sobre todo por su hermana María Salud, yo no estaría aquí hoy”. Cinco años que tardaron en llegar, ya que tuvo varios problemas con la policía a la hora de conseguir los papeles, afirma Babacar. Por cada paso en Hondarribia, el senegalés se acercaba más a la cultura vasca; aprendió a hablar castellano y parte de euskera, conoció las diferentes religiones, las costumbres y demás. “Cada día que pasaba me esforzaba por hacerlo un poco mejor; con sólo 22 años no era “nadie” en el mundo y quería encontrar mi sitio aquí”. Finalmente, el contrato de trabajo en el barco pesquero es lo que ha garantizado el empadronamiento, y por consecuencia, el formar parte de Babacar en la sociedad vasca.

Multiculturalidad como base de nuestra sociedad

movimientos migratorios

La aceptación de Babacar por parte de los Hondarribitarras ha sido increíblemente positiva; el senegalés es conocido desde hace catorce años en el pueblo, y afirma que nunca ha sido infravalorado aquí.

En los últimos 14 años, el número de inmigrantes ha aumentado considerablemente en Hondarribia, convirtiéndose en uno de los pueblos más multiculturales de Gipuzkoa . La mayoría de inmigrantes son de diferentes países de África, y su llegada ha sido posible gracias a los barcos de pesca. Babacar ha conseguido que su familia pueda vivir en el pueblo, así como varios de sus amigos de Senegal. La comunidad senegalesa está cada vez más presente en Hondarribia, y su inserción ha sido absolutamente natural.

Este proceso es visible principalmente en la inserción de los niños inmigrantes. Babacar trajo a sus hijos cuando todavía eran pequeños, el más pequeño de ellos incluso no tenía un año. Desde el principio de su escolarización, los tres niños han sido respetados en todo momento y tratados como a todos los demás; aunque el hecho de pertenecer a otro país y a otra cultura marque diferencias, estos niños han aprendido el castellano y el euskera, las fiestas del pueblo y en general la vida de aquí. Babacar sustenta que sus hijos se sienten de aquí, tienen amigos Hondarribitarras, pero también árabes, marroquíes y demás. “Vivir en un sitio como éste, con personas diferentes y de muchos sitios, al final te ayuda a comprender que es importante mezclarse, compartir y participar aportando tu punto de vista, seas de donde seas, sea cual sea tu ideología”, añade Babacar.

Guztion Artean

Claro ejemplo de que la comunidad senegalesa está cada vez más presente en Hondarribia son las actividades que se realizan en el pueblo gracias a la ayuda de la organización Guztion Artean. Su objetivo es ayudar a que los senegaleses se integren en la sociedad, así como dar a conocer la comunidad senegalesa y africana en la sociedad vasca. Asimismo, realizan diferentes actividades mediante las cuales pueden tener un contacto más directo con los individuos, en este caso, con los ciudadanos de Hondarribia. Una de las actividades que Babacar recuerda como la más gratificante, fue la que se realiza todos los años en la Calle San Pedro, donde abundan los bares y sus tradicionales pintxos. Esta vez, con el objetivo de “sentirnos más cercanos a los hondarribitarras” según explica Babacar, los senegaleses residentes en Hondarribia realizaron una degustación de diversos productos del país africano.

Captura de pantalla 2015-01-06 a las 10.40.23

Hondarribia sigue estrechando lazos con Senegal

Gracias al deporte, Hondarribia y Senegal están cada vez más unidas. En este caso, gracias al donativo de Hondarribia Futbol Elkartea, los niños de Senegal visten de verde y disfrutan del fútbol. Babacar considera “un gesto muy bonito por parte de los ciudadanos de Hondarribia, que una vez más muestran su interés por que nos sintamos como en casa”.

Hondarribia Futbol Elkartea

En estos momentos, ya son más de 8 jóvenes de origen senegalés los que juegan en el equipo de Hondarribia, entre los que se encuentran uno de los hijos y la hija de Babacar.

20141031 Infantil Femenino B

Hondarribia y Senegal: Nosotros

La multiculturalidad latente en el pequeño pueblo pesquero ha creado conciencia de las ventajas que puede ofrecer “vivir con otros” y construir una sociedad común para la prosperidad. Babacar dice que en los 14 años que lleva aquí la sociedad de Hondarribia ha pasado de convivir a coexistir; mientras que hace unos años los inmigrantes eran “los otros”, Babacar, como otros muchos como él, puede decir orgulloso que es Hondarribitarra.

Para ver el reportaje en formato PDF seleccione el siguiente enlace: Historia de un pescador

Artículos que le pueden interesar:

España a ras de cielo – Hondarribia, la pesca de la integración

http://www.rtve.es/alacarta/videos/espana-a-ras-de-cielo/espana-ras-cielo-hondarribia-pesca-integracion/2088253/

Africanos al rescate de la pesca

http://elpais.com/diario/2009/07/26/paisvasco/1248637208_850215.html

Trabajo realizado por: Cecilia Charro, Maialen Gajate, Elena Narbarte, Ana Luisa Rubia y Leticia Vicente.

suecos-espana

España, un país de suecos

La administración, la justicia y los medios de comunicación no  aceptan el concepto racismo, y esto no contribuye a eliminar la discriminación por motivos de raza en la sociedad española ni mucho menos. Problemas con la vecindad, conflictos con la policía, dificultad de acceso al ámbito laboral, denegación de acceso a locales, denegación de acceso a prestaciones sociales… estos son algunos de los problemas a los que se enfrentan hoy en día los inmigrantes al llegar a España según la asociación SOS Racismo. 

Sigue leyendo