Archivo de la etiqueta: Igualdad

El duelo de la igualdad en el ámbito laboral

Aún siendo difícil establecer una sociedad mundial igualitaria y suponga un gran desafío, no es inalcanzable. La cultura, la manera de organizar la sociedad y los ciudadanos, junto con sus opiniones y percepciones, son tres de los aspectos que no dejan avanzar a la sociedad hacia un edén donde la desigualdad de género no exista. He ahí es donde las instituciones gubernamentales, tanto nacionales como internacionales, deben actuar para conseguir una sociedad igualitaria para mujeres y hombres. A pesar de que esta desigualdad social puede darse en ambos géneros, es más propicia en las mujeres, y es que su presencia se está debilitando y haciendo cada vez más invisible.

La desigualdad de género está a la orden del día en todos los aspectos de la vida cotidiana pero, si en alguno se ha extendido principalmente a lo largo de la historia, ha sido en el ámbito laboral.

“Las mujeres siguen teniendo dificultades para  acceder a empleos decentes y sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres”

Según un informe publicado por la Organización Internacional del Trabajo titulado Las Mujeres en el Trabajo, las mujeres siguen teniendo dificultades para acceder a empleos decentes y sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres respecto a las oportunidades, al trato y a los resultados. Las mujeres son más propensas a encontrarse y permanecer en situación de desempleo en muchas de las regiones del mundo.
No sólo tienen menos oportunidades, sino que también suelen verse obligadas a aceptar empleos de peor calidad. El progreso ha sido lento y no ha conseguido llegar a todo el mundo, por eso en algunos sitios la situación es peor que en otros.

Captura

Según datos del INE del tercer trimestre del 2008, un 11.23% de la población estaba en paro, de las cuales 12,48% eran mujeres10,29% hombres, una diferencia de 2,19%. Nueve años más tarde (2017), la tasa de paro del tercer trimestre ascendió a un 16,38%, de los que 18,21% eran mujeres y 14,80% hombres. Por consiguiente, durante los años 2008-2017, la tasa de paro de las mujeres subió un 5,73%, mientras que la de los hombres un 4,51%. Durante estos años, la tasa de paro de la mujer ha sido mayor que la del hombre, sin diferencia.

“Las mujeres siguen teniendo dificultades para acceder a empleos decentes y sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres”

Además, la segregación ocupacional influye en el número y la calidad de empleo. En los países de ingresos medios altos, un 33,9% de las mujeres trabajan en los servicios de comercio mayorista y minorista, y un 12,4% en el sector manufacturero. En los países de altos ingresos, la principal fuente de empleo para las mujeres es el sector de la salud y la educación, con un 30,6% de las mujeres destinadas a esos empleos. La agricultura sigue siendo la fuente más importante de empleo para las mujeres en los países de bajos ingresos y de ingresos medios bajos.

En los países más desarrollados, las mujeres están más representadas en cargos directivos, profesionales y técnicos. Aún así, sigue existiendo una brecha considerable entre hombres y mujeres que ejercen cargos directivos y ejecutivos.

Las mujeres representan el 37% de los cargos directivos en España

A pesar de que la situación ha variado considerablemente en las últimas décadas, aún existe una brecha considerable entre hombres y mujeres que ejercen cargos directivos y ejecutivos. Así lo indica el Libro Blanco de la Unión Europea que se hizo público el pasado mes de marzo de 2017. En él se dan a conocer datos alentadores respecto al número de altos cargos ocupados por distintos géneros: De los 7,3 millones de personas que ocupan cargos directivos en empresas con sede en países que integran la Unión Europea, 4,7 millones (65%) son ocupados por hombres, siendo el 35% restante, 2,6 millones, ocupados por mujeres.
En España, el número de mujeres que ocupan cargos directivos representa un dos por ciento más que la media europea, situándose en un 37% con 76.000 directivas ejerciendo sobre un total de unos 208.000 puestos ejecutivos. A pesar de ello, se encuentra lejos de la cabeza del ránking elaborado por Eurostat, liderado por Letonia que cuenta con un 53% de mujeres ocupando cargos ejecutivos. El país letón es el único de los integrantes en la Unión Europea que cuenta con un mayor número de mujeres ocupando puestos de alta dirección en comparación al número ocupado por hombres.

Captura

Destacan por el lado negativo el 18% y 19% registrados por Alemania y el Reino Unido, quienes junto con Italia (22%) ocupan el podio de los países con peor ránking en este aspecto. A nivel mundial, los equipos con peor ránking lo forman Japón (7%), Argentina (15%), India (17%), Alemania (18%), Brasil y el Reino Unido con un 19%, según los datos publicados por el informe Women in Business publicado en marzo de 2017.

La brecha salarial entre ejecutivos se sitúa en un 16,2%

Otros de los aspectos a destacar que contribuye a que las desigualdades de este tipo sigan aflorando, son las elevadas diferencias que existen entre salarios de ejecutivas y ejecutivos en la Unión Europea. España es el 7º país en el ránking elaborado por Eurostat que mide la brecha salarial entre altos cargos, con un 16,2%. Solamente Chipre (16%), Irlanda (15,9%), Bulgaria (15%), Bélgica (13,6%), Eslovenia (12,4%), y Rumanía, que encabezan el ránking con un 5% de brecha salarial se encuentran por delante. El ránking de los países que forman la Unión Europea es del 23,4%, siendo los países con una brecha salarial más grande la República Checa (29,7%), Italia (33,5%) y Hungría (33,7%).

Las mujeres, además de recibir un salario más bajo que el de los hombres, luchan en contra de la precariedad laboral. Esto se debe a que tienen que lidiar día a día con las horas de trabajo y el cuidado de sus hijos, algo que realmente resulta difícil de sobrellevar.

La jornada parcial afecta más a las mujeres

La solución para que las mujeres puedan conciliar la vida laboral con la vida familiar ha sido la jornada laboral a tiempo parcial; una política impulsada por la Unión Europea que históricamente ha contado con un respaldo social mayoritario.

El problema reside principalmente en que las mujeres que tienen que hacerse cargo de sus hijos no han visto reducida su jornada laboral por esta circunstancia. Como consecuencia, muchas mujeres se ven obligadas a tener que renunciar a su puesto de trabajo para hacerse cargo de sus hijos y dedicarse exclusivamente a ello. Según informa la OIT, la tasa de mujeres activas en 2017 alcanza el 52%, 12 puntos porcentuales por debajo del de los hombres.
Esta situación, sumada a las deficiencias existentes en la estructura laboral del Estado español provocan situaciones críticas en el sector, castigado con un 26,1% de empleo parcial; en la Unión Europea solamente Polonia cuenta con una mayor tasa de empleo parcial, con un 27,5%. La media de la Unión Europea se encuentra en un 14,2%.

En España, entre un 70 y 80% de la tasa de empleo parcial vertical la componen mujeres, tal y como afirmó una sentencia emitida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en la que pidió de forma oficial al Gobierno español que instaurase modificaciones en la forma de contabilizar las horas por parte de aquellas personas que tienen un contrato de trabajo parcial vertical.

La norma española en cuestión “constituye una diferencia de trato en perjuicio de las mujeres” para el tribunal europeo, puesto que una gran parte del componente de personas que trabajan con una jornada laboral vertical pertenecen al género femenino.
La sentencia, además, afirma que todos los trabajadores a tiempo parcial vertical resultan perjudicados por la normativa española, “ya que, con arreglo a ella, se reduce el período durante el cual pueden recibir una prestación por desempleo en comparación con el período reconocido a los trabajadores a tiempo parcial horizontal”.

Otro de los factores que también influye de forma notable en la situación de actividad laboral es el nivel de estudios adquirido por la persona en cuestión. Las mujeres con estudios de educación superior alcanzaron una tasa de actividad del 80% en 2016, mientras que aquellas que cuentan con estudios primarios superan por poco el 50% de actividad laboral.
Otro aspecto a tener en cuenta también es el estado civil de las mujeres que se encuentran en situación activa de empleo, ya que aproximadamente el 70% de las mujeres divorciadas o separadas se encuentra activa, muy por encima de aquellas mujeres casadas, que se aproximan al 55%, si bien la tasa en esta situación ha ascendido considerablemente desde 2002, cuando apenas alcanzaba el 40% según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Gráfico

Instituto Vasco de la Mujer: EMAKUNDE

“Avanzar en igualdad requiere un cambio en la cultura empresarial pasando de contemplar únicamente la producción a tener en cuenta a las personas y sus diversas realidades. Las empresas y entidades privadas son también responsables del avance de la igualdad de mujeres y hombres en nuestra sociedad”. Esta afirmación, obra de Izaskun Landaia Larizgoitia, directora del Instituto Vasco de la Mujer, muestra una de las propuestas para trabajar en pro de la igualdad en el ámbito empresarial y organizacional.

La institución ha propuesto este 2017 una actualización de la herramienta para elaborar diagnósticos y planes para la igualdad de género en empresas y otras entidades, que ya fue presentada con anterioridad en 2011.

La actualización de esta herramienta responde principalmente a “la necesidad de que las herramientas y metodologías incorporen elementos que respondan a la diversidad de las empresas y a su realidad actual”. asegura Landaia.

La herramienta presentada por la organización tiene como propósito evaluar el grado de cumplimiento de las dos leyes orgánicas, como son la Ley Orgánica 3/2007 de 22 de marzo, que recoge la condición de obligatoriedad para las organizaciones con un capital humano mayor de 250 personas de establecer un plan de igualdad entre mujeres y hombres, mientras que al resto de organizaciones, plantea la posibilidad de forma voluntaria para aquellas organizaciones que quieran hacer efectivo el plan. A su vez, la Ley 4/2005, de 18 de febrero, para la igualdad de mujeres y hombres habla sobre la obligatoriedad que tienen las empresas de carácter público de establecer estos planes para la igualdad y se refiere a su vez a la necesidad de implantar estos planes para la igualdad en empresas de carácter privado.

Impulsando esta herramienta, el Instituto Vasco de la Mujer tiene como objetivo principal “incidir desde la igualdad en la estrategia de la empresa y lograr la implicación del grupo, de todas las personas, para que sean copartícipes en los cambios hacia una cultura más igualitaria en las organizaciones y en la sociedad” demostrando de esta forma que dar pasos en igualdad es dar pasos hacia la “innovación y la excelencia”.

27685211645_859c6f018b_z

Programa de colaboración de desarrollo directivo 

Los datos indican que no existen tantas mujeres en lo que respecta a puestos de dirección y gerencia. No obstante, existen programas que colaboran en la inclusión de las mujeres en cargos de trabajo más importantes, que en su mayoría, están liderados por hombres.

El “Programa de colaboración de desarrollo directivo destinado a mujeres predirectivas, directivas y empresarias” es uno de ellos, que en colaboración con la EOI (Escuela de Organización Industrial) consiguió celebrar en 2016 su sexta edición. El principal propósito de este programa es proporcionar una formación de manera estructurada e integral desde el punto de vista de género, para concienciar y instruir a las mujeres a poder llevar a cabo las competencias que requiere un cargo gerencial en cualquier ámbito empresarial.

De esta manera, las mujeres que tienen un perfil directivo pueden adquirir conocimientos y perfeccionar sus competencias, así como desarrollarse personalmente y poder conocerse mejor a si mismas, además de “explotar” su potencial. El programa ha contado con la participación de 35 mujeres pertenecientes a 27 empresas diferentes. Dicho programa, que se lleva a cabo tanto de manera presencial como on-line.

“No estamos hablando de un problema de
algunas, estamos hablando de construir una sociedad más sana y más justa.”

Licenciada en Educación Especial y Antropología Social y Cultural, Ane Elorza, dedica gran parte de su tiempo a la lectura y a informarse de manera exhaustiva sobre un reto tan presente en la sociedad actual como lo es la desigualdad de género.

¿Qué te ha llevado a interesarte tanto por la lucha en contra de la desigualdad de género?
Empecé en el movimiento feminista cuando vine a la Universidad. Siempre me ha interesado la realidad y observar, analizar, y si se puede cooperar y aportar lo que pueda en los temas sobre los márgenes. Estudié educación especial, que también es aquella población que queda un poco al margen respecto al resto de la población. Descubrí el grupo de mujeres de la Universidad en Ibaeta. Y hasta hoy, ha sido un proceso de sentirme cada vez más cómoda.

¿Ha cambiado tu forma de pensar en los últimos años respecto a la desigualdad de género?
No sé si cambiar pero sí que tras leer y compartir muchos espacios y tiempo con personas interesadas en el tema, me he ido informando y formando. Ha cambiado en el sentido de que vas desarrollando tu propio camino. No sé si más o menos, mejor o peor, pero sí que es diferente.

¿En qué ámbito crees que se produce esa desigualdad de género?
Creo que en todas las áreas se pueden ver rasgos de este tipo. Es verdad que en algunos contextos esa desigualdad o ese funcionamiento puede ser más visual y en otros no tanto. Pero creo que igual que todas las personas estamos sujetas a vivir cierta desigualdad, en los contextos también pasa un poco lo mismo. Todos los contextos están influenciados por ese estilo de funcionamiento que es más estructural, que deriva de esa forma de organización social y política que yo opino que responde más a perspectivas patriarcales y de su mano, capitalistas.

¿La sociedad está lo suficientemente concienciada en cuanto a este tema? ¿O crees que existe gente a la que no le interesa o que hace caso omiso a este tipo de problemas?
Creo que si existe una desigualdad existe también una relación de poder. Es totalmente lógico que ciertas personas a las que les asignamos todo o la mayoría del poder se sientan cómodos. Es verdad que la persona que es oprimida, evidentemente, tendrá unos recursos para poder reflexionar sobre su condición de persona oprimida pero si lo hace llegará a un punto de concienciación que igual a las otras personas no les interesa tanto porque se encuentran en una ubicación cómoda para ellos. Como sociedad, en general, sí que creo que se han hecho algunos avances, que se han dado algunos pasos. Hemos llegado a identificar aspectos que no son políticamente correctos. Hasta ese punto hemos llegado, cosa que hace años no era así, pero falta muchísima voluntad política para cambiar esto.

¿Existe una razón por la cual las mujeres ocupan menos cargos en la alta dirección de las organizaciones?
Creo que esta un poco unido a lo que os he comentado antes. En cada ámbito, significa una cosa. En el ámbito laboral, por ejemplo, el estar en puestos de dirección es ejercer el poder. No creo que sea casualidad que casi todos los altos cargos que están en direcciones sean hombres, ya que que existe un miedo a perder esos privilegios que les da el estar en esa posición. A su vez, me parece que en los últimos años ha cambiado bastante el panorama laboral. La presencia de la mujer ha crecido significativamente en este terreno, pero es necesaria la lectura de la división del espacio público y privado. Históricamente, el espacio privado ha asignado y responsabilizado a la mujer de ello. El espacio público, y dentro del público el contexto laboral, es un terreno bastante significativo que se le ha asignado al hombre.

¿Sigue existiendo una percepción en la población que considera al género masculino más capacitado para ejercer el liderazgo que el femenino?
Sí. Además la presencia de la mujer en el ámbito laboral, es decir, en el espacio público, es una realidad objetiva. Pero al mismo tiempo, la mujer no ha dejado de liderar el espacio privado. No solamente liderar, sino que es la mayor responsable del espacio privado, esto es, en el contexto familiar, la crianza de los niños… Todos los ámbitos están totalmente ligados con los cuidados y otros aspectos que se suelen unir a la feminidad y los dotes que conlleva esa supuesta feminidad.

“El contexto laboral, es un terreno bastante significativo que se le ha asignado al hombre”.

¿Considera que la sensibilidad cultural podría paliar la desigualdad de género?
Si, de hecho creo que la educación es una de las claves más potentes o con más importancia que tenemos en la sociedad. Educamos según los ciudadanos y las ciudadanas que creemos en el futuro. Entonces, si en ese sentido educamos de una manera que no es para nada igualitaria, difícilmente vamos a tener en el día de mañana una sociedad que pueda tener un discurso con contenido respecto al tema de igualdad de género. Y sí, creo que a la vez que la sensibilización cultural tiene que ir la voluntad y la responsabilización política. Considero que la sensibilización cultural, a nivel de calle y a nivel más informal, se puede hacer y hay un montón de grupos y movimientos que lo hacen, el movimiento feminista, por ejemplo. Pero creo que todo ello tiene que tener el respaldo y ser aliado de la lucha un poco más a nivel político e institucional, esto es, tiene que ser complementaria una lucha con la otra.

“Todas y todos tenemos una responsabilidad respecto a la desigualdad de género”

¿De qué forma cree que se puede educar?
La clave es la coeducación. Todavía a día de hoy, en las universidades en las que se imparte magisterio, no se trabaja la coeducación -aunque es cierto que hay excepciones dependiendo de la profesora o del profesor-. En mi caso, en las dos carreras de magisterio que he estudiado no he cursado ninguna asignatura y la perspectiva de género ha sido transversal. Hay que educar a los niños desde una perspectiva de género y la coeducación dispone de una amplia lista de herramientas, pero a la vez, los profesionales que van a ser formados de esa educación tienen que estar formados.

¿Qué mensaje le gustaría transmitirle a la sociedad?
Me gustaría transmitir que todo el mundo, independientementedel cargo que ejerza, sea como sea, trabaje donde trabaje; todas y todos tenemos una responsabilidad respecto a la desigualdad de género. No estamos hablando de un problema de algunas, estamos hablando de construir una sociedad más sana y más justa. Cada una y cada uno que haga la lectura que deba hacer y que se responsabilice de la forma que crea oportuna.

La igualdad, el alma de la libertad

A pesar de que en muchos países se están tomando medidas para disminuir la violencia de género, todavía existen muchas desigualdades que impiden que podamos “hablar de progresos reales hacia la igualdad, el desarrollo y la paz” palabras del Secretario General de la ONU Ban Ki-moon.

Secretaria-general-onu

Fuente: Derecho Internacional Público

 

 

 

 

 

Comenzamos un nuevo año y la violencia de género no cesa. Este año 2017 ha iniciado con una víctima en la localidad de Madrid. En el año 2016 cuarenta y cuatro fueron las mujeres asesinadas por sus parejas, de las cuales veintiséis habían denunciado sufrir maltratos y dieciséis contaban con alguna medida de protección, que no fueron suficientes.

Dejando de lado estas cifras, según el Observatorio de Violencia Doméstica del Consejo General de Poder Judicial las denuncias de malos tratos han aumentado un 14%, lo que muestra que las mujeres están teniendo el valor para pedir ayuda o que sea el entorno el que actúe en su defensa. Porque este no es un problema solo de las mujeres, es un problema de la sociedad, y por supuesto, actuar.

1457186421_146797_1457195854_noticia_normal

Fuente: El País

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, también se ha producido un aumento en el número de condenas, de las 10.570 sentencias que han sido dictadas, 7.344 han sido condenatorias y 3.226, absolutorias, en el tercer trimestre del año 2016, de junio a septiembre.

Otro de los datos que llama la atención es la retirada de las denuncias, que durante el último trimestre del año 2016 ha recogido un porcentaje muy similar al del mismo trimestre del año anterior, un 13,3% en relación con el total de las mujeres víctimas de la violencia de género. Además, el 016, El Servicio Telefónico de Atención y Protección para Víctimas de Violencia de Género (Atenpro), ha batido el record de llamadas con casi 66.000 de enero a septiembre.

016

Fuente: Blog de la Voz

El año 2017 ha comenzado con una víctima nueva por violencia de género, es por eso que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tras saber la noticia aseguró que en su cuenta de Twitter que: “El asesinato de una mujer en Madrid el primer día del año nos recuerda la urgencia de un Pacto de Estado contra la violencia de género”.

Captura de pantalla 2017-01-13 a las 14.58.28

Fuente: Twitter

Según un informe del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) afirmaba que cuando las mujeres interponen la denuncia y toman declaración, estas no son escuchadas como deberían, ya que sólo se tiene en cuenta el último episodio que haya sucedido y la valoración es menor y también las medidas de protección. Por lo tanto, y una vez hecha la evaluación del año 2016, hay que sentar las bases para un Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

EVOLUCIÓN EN LA IGUALDAD DE GÉNERO: UN PROGRESO LENTO Y DIFICULTOSO

La violencia física es, sin duda alguna, uno de los tipos de violencia de género más empleados contra una persona junto a la violencia psicológica. Gracias a la información que nos ofrecen páginas web como la del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, MIR (Ministerio del Interior del Gobierno de España), Consejo General del Poder Judicial o Memorias de la Fiscalía General del Estado, hemos podido conocer el número de mujeres y hombres que han sufrido violencia de género en España durante este último año 2016.

GRAFÍCO 1 (1)

Fuente: elaboración propia

En este primer gráfico podemos observar el número de mujeres que han sido víctimas por la violencia de género en España el pasado año 2016. Para ello, se ha dividido el número de víctimas por territorios, para observar en qué comunidades autónomas ha habido más casos, y en cuáles menos. Gracias a la información que nos ha detallado la web del “Observatorio Violencia” (web que ofrece contenidos oficiales del Ministerio de Interior del Gobierno de España), sabemos que Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid son las comunidades autónomas donde ha habido más víctimas de violencia de género, con 95.091, 58.681 y 70.902 mujeres, respectivamente.

Los territorios que más llaman la atención por sus excesivas cifras han sido las Islas Baleares (16.436) y Canarias (30.520), territorios que, siendo pequeños, superan en número a comunidades autónomas mayores que estas, como por ejemplo Cataluña (5.028), Extremadura (8.377) o incluso Castilla y León (18.889) en el caso de Canarias.

Las comunidades autónomas que menos víctimas por violencia de género reflejan en el año 2016 son: País Vasco (872), La Rioja (2.915) y Cantabria (5.013), además de las ciudades autónomas como Ceuta (1.122) y Melilla (1.431).

COMPARANDO REGISTROS…

“Una persona que maltrata no nace, se hace”. Esas son las palabras de Luisa Nieto Corominas, psicóloga de la Fundación Aspacia, que trabaja día a día para conseguir que la violencia de género se elimine en todas sus expresiones; y cómo no, con el objetivo de proteger a las víctimas y promover la igualdad. Estas declaraciones, que fueron realizadas por el periódico El Mundo un 28 de noviembre de 2014, a día de hoy van ofreciendo sus frutos, aunque aún queda mucho trabajo por delante.

GRÁFICO 2

Fuente: elaboración propia

Tal y como refleja este gráfico, el registro del número de mujeres víctimas mortales por violencia de género ha ido descendiendo con el paso de los años en estos pocos años de vida del Siglo XXI. Concretamente, 2016 es el año en el que menos víctimas mortales ha habido desde que comenzó el siglo, con un total de 44 víctimas; aunque hay que reconocer que aún hay ocho casos en investigación: cuatro de ellos en Andalucía, dos en Canarias, y uno en Galicia y Madrid.

GRÁFICO 3

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Teniendo en cuenta este reciente registro, se puede observar que desde el año 2010 (73 víctimas por aquel entonces) el número de víctimas ha descendido un 39,73%, algo impensable durante los primeros diez años de este siglo, donde se registraron una media de 71,2 víctimas (del año 2000 al 2010).

GRÁFICO 4

Fuente: elaboración propia

En el caso de los hombres, para acceder al número de víctimas mortales por violencia doméstica en España en este siglo, se han consultado webs como el Portal Estadístico de Violencia de Género o al del Ministerio del Interior. En ella se han podido obtener el número de víctimas mortales que, tal y como podemos observar, va reduciéndose con el paso de los años, pasando de 44 víctimas en el año 2000 a 4 en el año 2014 (último año al que hemos tenido acceso); es decir, un 90,9% menos.

GRÁFICO 5

Fuente: Archivos y documentación del Ministerio del Interior

CASOS REALES DE VIOLENCIA DE GÉNERO

A pesar de los avances que se han ido llevando a cabo en los últimos años para lograr la igualdad entre mujeres y hombres, especialmente en el ámbito laboral y económico, los casos de violencia de género (física y psicológica) siguen siendo elevados. A pesar de todo, según la asociación Mujeres Unidas contra el Maltrato (MUM), los casos que llegamos a conocer son una minoría. Hay muchas mujeres que han decidido hablar sobre su caso de maltrato para que haya más visibilización sobre el tema y otras mujeres denuncien su situación.

  • Melanie. Año 2007. 23 años

El primer caso a destacar es el de Melanie. Esta mujer sufrió maltratos por parte de su pareja hasta el 1 de octubre de 2007. Se conocieron cuando ella tenía 23 años y él tenía 27. Al principio todo era como un sueño, aunque el maltrato empezó pronto. Al poco de empezar ella se fue a Granada para comprarle un regalo; él, al no saber dónde estaba, estuvo llamándola sin parar, nervioso. Cuando la vio le olió la ropa para ver si había estado con alguien. Se sintió avergonzada y traicionada, pero aun así, tras eso se fueron a vivir juntos. Después todos los maltratos tenían excusa, justificación y perdón. El le decía que el alcohol le volvía violento y ella creía que era su salvadora y tenía que ayudarle cayendo en su trampa.

Pero la violencia física no era la peor, la psicológica le afectaba más. Es una violencia más sutil pero a la larga le dejaba secuelas más graves. Así, su autoestima se iba deteriorando. Cuando decidió terminar con la relación, él intentó asesinarla, ella no sabía lo que estaba pasando, sólo que le dolía todo. Hasta el día en el que se vio en el hospital no creyó que ella era una mujer maltratada. Aún después de intentar asesinarla ella pensó en no decir su nombre para que no fuera a prisión. Finalmente la justicia, condenó al agresor a 16 años y 4 meses de cárcel por distintos tipos de maltrato e intento de asesinato.

  • María. Año 2010. 16 años

Llama la atención también el testimonio de María. Con sólo 16 años ya tenía pareja, la cual le sacaba 11 años. Ahora, con 32, ve la realidad desde otra perspectiva. Todo comenzó con insultos, desprecios… El problema es que María estaba completamente enamorada de su novio. La “auténtica pesadilla”, como ella misma relata en declaraciones a El Diario Vasco, llegó cuando estaba embarazada de cinco meses. En ese momento, cuando todo se agravó, llevaban dos años de relación. La llegó aislar completamente, alejándose de sus familiares y amigos. Todo cambió cuando se vieron involucrados sus hijos, hasta ese momento la única esperanza de María. El hecho de pegarles también a ellos hizo que ella consiguiera dar el paso y llamara a la policía. Cinco años después de aquello, él ya se encuentra en prisión.

  • José Ignacio. Año 2010

El último caso a destacar es el de José Ignacio Y. Su caso apareció en los medios en el año 2010. Según la noticia elaborada por El Confidencial, su exmujer lo anuló durante años; la violencia era tanto física como psicológica. Vivió un calvario durante su matrimonio. Ella le preguntaba: “¿Crees que alguien va a creer que alguien que pesa 50 kilos puede pegar a un tío de más de 100?”. Su mujer llegó a amenazarle con tirar a un hijo por la ventana y después tirarse ella. Y lo último, fue denunciarlo por malos tratos tras fingir una paliza si él no renunciaba al piso y le daba el dinero que le exigía, ya que ¿quién iba a creer que el maltratado era él? “El hombre maltratado también existe. No es ni un concepto nuevo ni un símbolo ni la nueva peor moda”.

¿SON SUFICIENTES LAS MEDIDAS Y LEYES ESTABLECIDAS?

Un caso de violencia de género supone un atentado contra alguno de los derechos fundamentales que todo ser humano posee, tales como la igualdad, la libertad, la no discriminación, la vida, etc. Por ello, se han creado a lo largo de la historia una serie de normativas y leyes para sancionar todas aquellas personas que transgredan algunos de los derechos mencionados.

El Artículo Número 15 de la Constitución Española afirma el derecho de TODOS a la vida y a la integridad física y moral, sin que en ningún caso puedan ser sometidos a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Sin embargo, en la realidad ocurre todo lo contrario. La violencia de género ya no se trata de un problema que afecte únicamente al ámbito privado, sino que ésta se manifiesta como un signo de la desigualdad que existe en nuestra sociedad.

igualdad

Fuente: Ganas de vivir

Llegados a este punto, debemos diferenciar las medidas legales existentes para las mujeres y para los hombres, ya que no son las mismas. La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, afirma que la violencia de género debe entenderse como “toda violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sidos sus cónyuges o quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aún sin conveniencia”. Hay que destacar que se trata de una ley que únicamente recoge la desigualdad que producen los hombres sobre las mujeres, es decir, los casos de violencia de género de hombres hacia mujeres, siendo el principal objetivo de esta ley responder a todas esas mujeres que sufren o hayan sufrido algún caso de violencia de género.

A lo largo de los años se han creado diferentes declaraciones y leyes para respaldar a aquellas mujeres que han sufrido algún caso de violencia de género, tales como la convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación sobre la mujer de 1979, la Declaración de Naciones Unidas sobre la eliminación de la violencia sobre la mujer del año 1993, la Declaración de 1999 como Año Europeo de Lucha contra la Violencia de Género, todas ellas, como hemos mencionado, referentes a la violencia de género que se ejerce sobre las mujeres.

VIOLENCIA-DE-GENERO-STOP2-290x290

Fuente: Women in Management

Sin embargo, una vez analizadas las leyes existentes para las mujeres sobre la violencia de género, nos planteamos la siguiente duda: ¿por qué los hombres no pueden ser incluidos en las leyes de violencia de género? Varias noticias publicadas en diferentes diarios afirman que, teniendo en cuenta las cifras oficiales de casos de violencia de género de mujeres y de hombres, “se puede ver claramente quienes son las víctimas y quienes los verdugos”. Las leyes se han creado teniendo en cuenta las cifras existentes, en las que podemos ver que el número de mujeres que han sufrido casos de violencia de género es mucho mayor.

Por ello, el género femenino está considerado muchas veces como el género víctima y el género masculino como el agresor. Según dicho artículo, “no hay establecidas relaciones de poder de la mujer sobre el hombre por lo que no se les puede aplicar la Ley de Violencia de Género vigente”. También afirman que “en los casos en los que un hombre sea maltratado por una mujer, hay que sacar el género de la ecuación y juzgar cada caso con su contexto y sus motivaciones propias, que serán diferentes en cada caso”. La pregunta es: ¿con estas medidas se está consiguiendo realmente una igualdad de género entre hombres y mujeres? ¿O las diferencias cada vez son mayores?