Archivo de la etiqueta: desarrollo

EL AVANCE SOCIO-TECNOLÓGICO EN CHINA

China ha demostrado ser capaz de superarse a sí misma en lo que a la innovación se refiere, llegando a ser uno de los países más avanzados en este área en muy pocos años. Los esfuerzos del gigante asiático han dado su fruto, y ha logrado acercarse a los países más desarrollados principalmente en lo referido a los proyectos de desarrollo científico y tecnológico. Se ha ajustado en el campo de la innovación al modelo económico socialista, lo que ha hecho que China se halle en la mejor situación de su historia: se encuentra actualmente en el primer puesto en términos de eficiencia en la innovación a partir del índice de Innovación Global, por delante de 140 países.

El país asiático se ha dado cuenta de la importancia de la apuesta por la innovación tecnológica para promover así tanto la economía del país como el bienestar de la población y la mejora del medio ambiente; los avances tecnológicos han supuesto en los últimos años más del 51% del desarrollo del Estado. Tal es la importancia que se le está concediendo a la innovación tecnológica en los últimos años, que el país decidió invertir en el año 2012 más de un billón de yuanes en este sector.

  urban-development-shanghai

Al igual que sus vecinos Japón, Taiwán y Corea, China ha seguido en sus orígenes una evolución tecnológica orientada exclusivamente a la fabricación de bienes diseñados en el extranjero. Dichos países, no obstante, poco a poco fueron adquiriendo más espacio en lo que al diseño de los productos se refiere, y la mano de obra y el estilo de vida se fue encareciendo; hasta que, pasado el tiempo, lograron hacerse con el proceso de diseño. Esto les brindó la oportunidad de acercarse a las economías más avanzadas, y la propiedad intelectual pasó de pertenecer exclusivamente a Estados Unidos, Alemania y Francia, para incluir también a Japón, y posteriormente a Taiwán y Corea. Un proceso idéntico está ocurriendo en la actualidad en China, que ha apostado por el cambio entre “made in China” (hecho en China), y “created in China” (diseñado en china), tal y como nos cuenta Jiazhen Yu, una estudiante universitaria procedente de China adherida actualmente a un proyecto de movilidad Erasmus: “antes, el país se centraba en una labor intensiva y trataba de tomar ventajas en el hecho de crear productos a muy bajo coste. Ahora, sin embargo, la labor no es tan barata como antes y está aumentando considerablemente el valor de la mano de obra”. Continúa diciendo que “se está tratando de fomentar la enseñanza universitaria para lograr mejores profesionales, y se está haciendo un llamamiento a la necesidad de innovación para lograr un verdadero desarrollo”.

ebook-y-futuro-1024x695

China ha buscado perder la dependencia hacia las tecnologías básicas de occidente, y este es el motivo por el que se ha buscado una mejora en hechos tan esenciales como el transporte. Jiazhen Yu nos habla del avance de este sector al preguntarle por el desarrollo tecnológico que más ha ayudado a la población. Nos habla desde su propia experiencia: “uso mucho el transporte público para poder ir a la universidad, y se agradece que haya mejorado tanto”, asegura, “hace unos años tenía que levantarme dos horas antes para poder llegar al colegio porque no había medios de transporte suficientes para poder llegar a tiempo de otra forma. Al menos a mí y a las personas que disponen de recursos económicos normales, nos ha ayudado mucho esta mejora”. Finaliza hablando de los trenes de alta velocidad, diciendo que se han acortado distancias de una manera impensable hasta hace muy poco. Son amplios los avances en este sector, las ciudades se han acercado más a partir del tren de alta velocidad que se ha puesto en marcha en los últimos dos años. El trayecto que antes se llevaba a cabo en un fin de semana se realiza ahora en unas pocas horas, lo que hace que se pueda vivir en una ciudad y trabajar en otra, algo imposible hasta hace muy poco. La construcción de estas líneas de trenes comenzó en el año 2004, estando los primeros trenes fabricados en el extranjero. Gracias a la apuesta por el avance tecnológico, sin embargo, China cuenta actualmente con miles de patentes en este sector, tanto nacionales como internacionales.

El avance tecnológico predominante, no obstante, proviene del sector aeroespacial. Tal y como nos cuenta Jian, nacido en China aunque criado en España, “principalmente los avances en navegación espacial han sido los que más han podido llegar a ayudar al país”. Añade a su vez que “hace poco lanzaron una nave al espacio, con éxito, para poder construir un laboratorio espacial”. Se refiere a la sonda Chiag’e, enviada desde el suroeste de china, que llegó a la superficie del satélite terrestre el pasado 7 de diciembre. Su labor consistía en liberar a Jade Rabbit, un explorador capacitado para grabar y obtener muestras de la superficie lunar. China ha sido el tercer país en llegar a la luna, y lo ha hecho sin ayuda exterior. China ha mostrado gran interés en el sector aeroespacial, queriendo desarrollar programas espaciales con fines tanto militares como comerciales y científicos.

 Problemas sociales:

Pero a pesar de que este país haya evolucionado de manera muy considerable en el ámbito aeroespacial y del transporte, hay que destacar que la evolución que ha sufrido en otros aspectos más sociales no ha sido tan destacada

Tanto Jiazhen Yun como Jian y Daniel (nacido en China pero residente en España también este último) han coincidido en destacar que el machismo sigue muy instaurado en la sociedad china. Se está trabajando a conciencia para mejorar este aspecto, y nos cuentan que la mentalidad de los jóvenes chinos ha evolucionado de manera notoria  en los últimos años. El Gobierno está intentando terminar con esta lacra impulsando leyes que protegen a las mujeres y sus derechos, pero también apuntan que la mentalidad de las personas de mayor edad no ha cambiado, tal y como llegó a afirmar Jian: “la mentalidad de los mayores sigue siendo bastante machista, más aún si son de zonas rurales, donde son bastante más cerrados y fieles a la forma de pensar de hace años. Cuando una pareja contrae matrimonio, la mujer pasa a “pertenecer” a la familia del marido. Es incluso muy habitual pagar un importe alto a los padres de la prometida.”

La imagen que se tiene de la mujer en china ha cambiado. En el pasado, la mujer únicamente se dedicaba a cuidar, en casa, de su marido e hijos, sin pensar por un solo momento en ponerse a trabajar, y era el marido el encargado de mantener a la familia. Pero esto hoy en día ya no es así, ya que actualmente las mujeres también trabajan y “muy a menudo tienen éxito en la escuela y en el trabajo, sobre todo en el sector de la industria.”, tal y como asegura Jiazhen Yu. Pero también añade que el hecho de que la mujer haya empezado a trabajar fuera de casa no solo tiene aspectos positivos, sino que también cabe destacar que es a la hora de lograr un trabajo o conseguir un ascenso donde la mujer está más discriminada. Hay sectores como el de la ingeniería, por ejemplo, que siguen prefiriendo contratar a hombres y siempre resulta más sencillo otorgarle un ascenso a un hombre antes que a una mujer. Sólo un 0,845 de la población laboral equivale a las mujeres, y en el parlamento chino solo el 0.271. A la hora de formarse para poder acceder a unos estudios superiores, también los hombres ganan por goleada, ya que 0,778 es la cifra exacta que representa a las mujeres. Afortunadamente, en este ámbito están evolucionando a grandes pasos, y cada año son más las mujeres que pueden llegar a situarse en la misma condición que los hombres.

violencia-machista-en-china1

De la misma forma, la libertad de expresión es un derecho que todavía no está muy instaurado en la sociedad china. El Gobierno está basado en la dictadura del proletariado, por lo que se parte del estado y se le otorgan una serie de obligaciones a los ciudadanos, y las autoridades ejercen un control muy fuerte en los organismos principales de información. El gobierno pretende informar a los ciudadanos de aquellas noticias que el gobierno cree que deben de conocer los ciudadanos. Algo menor ocurre en los organismos secundarios, es decir, en los otros periódicos que se publican en el país.

El Diario del Pueblo y la Agencia de Noticias Nueva China son propiedad del gobierno, e informan la primera de noticias nacionales y la segunda de noticias internacionales que el gobierno cree que los ciudadanos deben conocer. Todas las noticias se elaboran por periodistas que siguen una línea editorial muy clara, y todas ellas pasan por unos censores que hacen que deban superar varios filtros hasta obtener la autorización para ser publicadas.

Pero en China no existen únicamente dos diarios, y esto supone un gran problema para el gobierno chino, ya que en teoría todos los medios de comunicación deben apoyar la línea que sigue el gobierno. En caso de tener alguna duda sobre la información que van a publicar, deberían pedir permiso, pero en la práctica esto no sucede así.

En un principio, el gobierno ayudaba a los periódicos a financiarse, por lo que tenía mayor facilidad para controlar todo aquello que publicaban, pero al quitar estas ayudas, la situación cambió de manera considerable. La situación de los periódicos es diferente y tienen que buscarse la vida para lograr financiarse, y al haber un gran número de publicaciones distintas, al gobierno le resulta mucho más complicado controlar todo aquello que se publica, además de no contar ya con la predisposición de los medios a publicar noticias favorables. Por lo que la opción que tiene el gobierno para controlar lo que se publica es mandar a censores a los periódicos y revisar aquello que se va a publicar. En los últimos años el número de publicaciones ha aumentado, y esta acción de revisar todos los textos resulta realmente difícil de llevar a cabo.

Un ejemplo de esto se observa en la noticia que publicó el Diario Metropolitano del Sur, quien afirmó que la policía había arrestado al diseñador gráfico Sun Zhigang y que lo golpearon hasta acabar con su vida. Las ventas de este periódico aumentaron considerablemente tras la publicación de esta noticia, pero la policía arrestó y envió a la cárcel al editor del diario acusándolo de corrupción, y las ventas volvieron a disminuir debido a que el periódico volvió a guiar su publicación bajo la línea ideológica del gobierno.

Aún queda mucho que mejorar

Dejando de lado todo esto, China está haciendo un gran esfuerzo por crecer como país y por ofrecer a sus ciudadanos una vida mejor de la que tenían años atrás. Con el paso del tiempo, se ha podido observar el gran giro que ha dado este país, y los cambios que se han implementado para que los ciudadanos chinos puedan optar a una mejor calidad de vida. Uno de los más importantes ha sido el cambio de la ley del único hijo que se está produciendo ahora dejandoles así a las parejas chinas tener un segundo hijo. Este paso no supondría que el gobierno dejará a un lado el control de la natalidad, sino que haría un pequeño cambio, pero este seguiría controlado para evitar la superpoblación en el país asiático. La nueva ley pretende dejar tener un segundo hijo a todas aquellas parejas donde al menos uno de los dos progenitores sea hijo único. Esta norma favorece a miles de familias, ya que esta ley viene siendo aplicada desde 1970 aproximadamente. Se podrán así evitar también los abortos masivos, o casos de adopción que se dan cuando lo que se espera es una niña, ya que los derechos que tienen las mujeres en este país no son tan amplios como los de los hombres.

En el país asiático la compraventa de mujeres se había convertido hacía años en algo habitual. La mayoría de los matrimonios eran de conveniencia, y las familias de las mujeres las vendían por una importante suma de dinero a cambio de no volver a entablar relación con ellas. Esta situación provocó en algunos casos daños morales innegables a algunas mujeres, que sumados a la presión que tenían por evitar tener hijas, ya que esto era una deshonra, hacía que anualmente miles de mujeres acabaran con sus vidas incapaces de hacerle frente a la situación. Los datos estiman que eran 150.000 mujeres al año las que terminaban con su vida debido a la presión. Estas situaciones han mejorado considerablemente, a pesar de que aún existen casos similares, principalmente en pueblos y zonas rurales. Esta es la razón de que cada vez sea mayor la presencia de mujeres en las ciudades.

Intentan escapar a las ciudades en busca de una mejor calidad de vida. En las ciudades pueden trabajar y buscarse la vida por su cuenta, para poder así rehacer su vida. Sin embargo, en la ciudad también pueden estar expuestas a abusos laborales y de otra índole. Sigue hoy en día existiendo un gran mercado de tráfico de mujeres debido al desequilibrio existente entre hombres y mujeres. La situación va mucho mejor ahora, pero el cambio es lento.

Las redes sociales son otro de los elementos que más han evolucionado en el continente asiático. Cabe destacar que, pese a ser China el país del mundo con el mayor número de habitantes, en  las redes sociales más conocidas a nivel mundial como pueden ser Twitter o Facebook no son los usuarios que más abundan. Esto se debe a que en los últimos años han creado sus propias redes sociales a las que sólo pueden acceder los chinos.  Algunas de estas redes son Sina Weibo o Xiaonei de similar uso a las redes mundiales, y en estas redes también los usuarios pueden publicar libremente lo que quieran en sus muros,  por lo que el gobierno ve que con su poder no puede llegar a controlar las redes sociales y por lo tanto controlar  la difusión de los comentarios de la opinión pública. Aunque existen múltiples casos de condena y multas por parte del gobierno a usuarios que atentan en contra éste.

Logos-china

 Si bien son muchos los aspectos que han mejorado en el país, son también muchos los que aún se encuentran en un lugar poco privilegiado respecto al resto de países. Si al igual que la tecnología siguen avanzando también a ese ritmo los derechos humanos, el país asiático se convertirá próximamente en una potencia mundial con recursos inigualables.

Pulse aquí para verlo en formato revista