Archivo de la etiqueta: capitalismo

CONSUMIDOS POR EL CONSUMO

“De compras con el cerebro”

consumo

¿Quién necesita el último modelo de las zapatillas Nike? y ¿El nuevo bolso de Michael Kors? ¿Es realmente necesario todo lo que compramos? Compramos por comprar, usamos y tiramos. El consumo es un proceso social y económico, proveniente del capitalismo que se ha introducido en la vida de las personas. Este acto de adquirir y gastar productos o servicios, en los últimos años se ha convertido en un hábito desmesurado. Precios baratos, productos llamativos… todos ellos creados para satisfacer nuestras necesidades.

Tenemos bajo nuestro alcance todo tipo de productos tanto alimenticios como materiales. Cuando hablamos del consumo no nos estamos refiriendo a un término negativo, sino a consumir para satisfacer nuestras necesidades o deseos. El problema viene cuando el consumo se ejerce en exceso y compramos por comprar de una manera impulsiva, entonces es cuando empezamos a hablar de “consumismo”.

Hoy en día vivimos en una sociedad donde solo encontramos la satisfacción cuando consumimos y poseemos nuevos bienes. Además, las bases de la sociedad capitalista actual fomentan dichas actividades, por lo tanto, lo único que conseguimos es impulsar el consumo. Asimismo, todo aquello que se consume sin ser realmente una necesidad puede considerarse como un exceso, por ello nos preguntamos, ¿hasta qué punto necesitamos lo que compramos?

BUY

Iñaki Martínez Peñalba, presidente de la Federación Mercantil de Gipuzkoa afirma que “la persona por definición es influenciable. Los animales son más instintivos, las personas en cambio nos dejamos llevar más por otras emociones.  El consumo hace que creamos que por tener un coche mejor vamos a ser más felices o vamos a tener más éxito… al final jugar con las emociones es una cualidad del ser humano y podemos darle usos diferentes. Al igual que por comprar un coche podemos ser altruistas…”.

La sociedad de consumo se refleja según el desarrollo socioeconómico de cada individuo. Esta sociedad basada en el consumo ofrece productos cada vez más diversificados relativamente asequibles para todo tipo de rentas; se promueve de este modo un consumo que proporciona una mayor igualdad social, y por lo tanto, una mejora de la calidad de vida.

Antes se consumía para satisfacer las necesidades básicas, hoy en día en cambio, los hábitos de consumo tienen como objetivo principal satisfacer los deseos y caprichos de los consumidores. Es ahí donde el sistema económico y el consumo actual comienzan a crear necesidades artificiales y a sacar provecho de ellas. La publicidad y diferentes estrategias de venta son las técnicas que consiguen atrapar a los clientes hacia estos hábitos de compra.

Teresa Cormenzana, antigua presidenta de la Federación Mercantil opina que la persuasión de la publicidad es excesiva de manera que cada persona actuará de diferente manera.  “Dependerá del espíritu crítico de cada cual y demás elementos. Me sorprende que a determinadas personas se les haga insoportable no alcanzar todo lo que la TV propone. La escala de deseos materiales de algunas sociedades concretas son muy curiosas; momento de alcanzar la tele de plasma, momento coche de lujo… y los que ya superan todo esto quieren tener tiempo”.

Estas técnicas de marketing hacen de las “personas” meros “consumidores” con cada vez menos identidad personal. Todas estas personas forman parte de una masa desenfrenada; sienten que son especiales, pero realmente pertenecen a un mismo grupo social en el que todos los individuos tienen un comportamiento y cultura similar. Todos ellos consumen las mismas marcas de ropa, escuchan las canciones de los mismos ídolos juveniles, llevan en las orejas los mismos cascos de música, utilizan los mismos teléfonos móviles y ven las mismas películas en el cine.

Nos hemos transformado en una sociedad consumista, avariciosa y competitiva, ya que nos hemos acostumbrado a vivir queriendo competir con el otro, y de este modo, consumiendo cada vez más y más hasta llegar a ser mejor que el que está al lado.

Época consumista

Nos encontramos en una fecha clave para hablar del consumismo y una no tan buena para afrontarlo. Ha entrado el nuevo año, diciembre y enero se han convertido en los meses en los que más se está consumiendo del año, con las compras navideñas, los trajes de nochevieja y los regalos de reyes, los establecimientos se han repleto de gente.

080108-rebajas

Desde el 1 de enero del 2015, muchas tiendas han podido ofrecer ya descuentos, aunque en teoría, las rebajas comienzan el día 7 de enero, como campaña de rebajas de invierno.

La cuesta de enero para algunos no es tan empinada, y aprovechan para comprar los regalos de reyes en diciembre o principios de enero y el día 7 salir de rebajas y comprar aquello que ahora pueden conseguir más barato.

Los consumidores, en la mayoría de las ciudades, disponen de oficinas en los ayuntamientos para ser asesorados acerca de este periodo, pero esta época es, sin duda, una de las más conflictivas del año en cuanto a cliente – comerciante, muchas veces con la necesidad de requerir a profesionales que concilien con estas disputas.

El problema de los consumidores es que no conocen los derechos que tienen en esta época y que cada año es mayor la media de dinero que se gasta cada consumidor en estas fechas.

Lo principal no es que los precios bajen más o menos, sino que la calidad no sea la que cambie. Los comerciantes deben ofrecer el mismo método de pago y además, proporcionar facturas a los consumidores por si necesitan devolverlo. Otro derecho importante de los consumidores en la época de rebajas es que haya suficiente stock en una prenda rebajada. Estos son los principales problemas y violaciones de derechos que se dan entre el cliente y el establecimiento a la hora de comprar.

¿Qué es lo que opina la gente acerca de todo esto?

Consumismo

No es el tiempo ni la variedad lo que hacen que tengas que irte a casa con las manos vacías. Los jóvenes dicen que no es sólo tiempo lo que necesitan para ir a comprar sino dinero para gastar. “No es tanto el tiempo el que importa, cuando de verdad necesitas algo sacas el tiempo justo para ir a comprarlo, sin embargo, el dinero es algo que no es tan fácil de conseguir si de verdad te hace falta para comprar un determinado producto ya sea necesario o no”.

Los adultos, con una experiencia mayor a la hora de consumir y en general, mayor poder adquisitivo, piensan que la calidad y la atención al cliente viene dada en mayor medida en los pequeños comercios. Elena Trocaola, comerciante y consumidora, opina que “la atención al cliente es importantísima.  Y me parece muy importante que te enseñen bien lo que se está ofertando, la calidad, el producto, etc. a todos los niveles, una información más exhaustiva de qué es lo que vende cada consumidor. Y lo dicho, anteriormente, la atención al cliente, me parecen dos temas muy importantes”.

Link de la Revista:

Revista final 

Enlaces de interés (rebajas 2014):

http://www.rtve.es/noticias/20140107/rebajas-se-generalizan-unas-ventas-estimadas-3900-millones-euros/840960.shtml

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/td1-rebajas-291214/2932012/

 Irene Puelles; Natalia Reino; Sara Rubio; Julia Ubiria