¿Qué problema puede causar la multiculturalidad en nuestra sociedad actual?

Educación, racismo, prostitución e inmigración son cuatro términos que ayudan a explorar el tratamiento de la multiculturalidad. Los agentes comunicadores jugamos un papel importante a la hora de tratar temas multiculturales. Así como diferentes organizaciones enfocadas al tratamiento de la inmigración y pobreza. Un ejemplo es Cáritas.

Multicultural1

 

Como es sabido en un sistema democrático se reconocen los mismos derechos para todos los ciudadanos, incluyendo los grupos minoritarios, pero hoy en día, aún, no se da, ya que en muchas leyes distingue a los grupos minoritarios. Además, hoy en día hay muchos países en los que la esclavitud sigue siendo algo común. Ante esto, debe quedar claro que cada individuo es dueño de su vida y que decide en ella, y que los demás deben respetar las opciones o decisiones de cada uno.

Pero, ¿qué es exactamente la multiculturalidad?

Universia describe la multiculturalidad como “es tanto una situación de hecho como una propuesta de organización social. Surgió como un modelo de política pública y como una filosofía o pensamiento social de reacción frente a la uniformización cultural en tiempos de globalización”. Esto es, la diversidad cultural es un fenómeno social, y como todos los fenómenos sociales está totalmente arraigado a la política. “Se ha concebido como una oposición a la tendencia presente de las sociedades modernas hacia la unificación y la universalización cultural que celebra y pretende proteger la variedad cultural, al tiempo que ser centra sobre las frecuentes relaciones de desigualdad de las minorías respecto a las culturas mayoritarias”.

Por su parte, Miguel Argibay describió el concepto en el 2003 en una publicación de Hegoa: “Significa que se constata la existencia de diferentes culturas en un mismo espacio geográfico y social. Sin embargo estas culturas cohabitan pero influyen poco las unas sobre las otras y no suelen ser permeables a las demás. Se mantienen en ghetos y viven vidas paralelas. La sociedad de acogida suele ser hegemónica y suele establecer jerarquías legales y sociales que colocan a los otros grupos en inferioridad de condiciones, lo que lleva al conflicto, al menosprecio, a la creación de estereotipos y prejuicios dificultando la convivencia social, siempre en detrimento de los grupos más débiles.”

Verónica Hidalgo Hernández, profesora de la Universidad de Cádiz diferencia el concepto multiculturalidad con el de interculturalidad y explica que “el prefijo <<multi>> hace referencia a la existencia de varias culturas diferentes, pero no ahonda más allá, con lo que nos da a entender que no existe relación entre las distintas culturas. Sin embargo, el prefijo <<inter>> va más allá, haciendo referencia a la relación e intercambio y, por tanto, al enriquecimiento mutuo entre las distintas culturas”.

De la multiculturalidad a la interculturalidad

Muchos expertos en el tema, sueñan con llegar al punto de pasar a la interculturalidad, un concepto totalmente opuesto, aunque relacionado, a la multiculturalidad, tal y cómo hemos visto en la definición de Verónica Hidalgo Hernández.

Debido a las dificultades que se hayan para llegar a la interculturalidad es una utopía posible; para llegar a ella son necesarios diferentes pasos y proyectos: de ellos se encarga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España y las juntas administrativas de las diferentes comunidades autónomas.

El Gobierno de Navarra por ejemplo, tiene un “Plan para la integración social de la población inmigrante” y en él se describe “si hay algo que caracteriza los tiempo actuales es el dinamismo. Toda sociedad que quiera progresar, debe saber asumir y adaptarse a los nuevos cambios para hacer de éstos impulsores del desarrollo social”. Su plan de actuación se basa en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948”. Su marco normativo está “constituido por normas de derecho internacional, por la Constitución y normativa estatal, así como por normativa foral”. Los “principios inspiradores son la globalización y la movilidad de las personas” y el “asumir” ese hecho “”esta movilidad debe ser considerada como algo positivo para nuestra Comunidad. Lo es desde el punto de vista del desarrollo económico y demográfico. Debemos comprometernos todos y todas en que lo sea también desde el punto de vista de la riqueza cultural y de la cohesión social. Las líneas estratégicas de actuación que se presentan pretenden diseñar una política global e integrar en materia de inmigración en la Comunidad Foral. Una política de inmigración no puede obviar la cooperación con los países de origen para alcanzar su desarrollo social, económico y político”.

La prostitución

Cuando escuchamos la palabra “puta” muchos de nosotros inconscientemente pensamos en la típica mujer de la carretera que viste con un top y una minifalda y va provocando, mujeres sucias que puede transmitir enfermedades. Como Julia Roberts en Pretty Woman. Sin embargo pocos nos preguntamos porque están ahí o que es lo que les ha llevado a esa situación ¿lo hacen por placer o por necesidad? Todas estas cuestiones nos las clarifica el experto J.A.M que quiere mantener el anonimato. Tenemos el concepto erróneo, ya sea por ignorancia o por otras cuestiones de que la mayoría de ellas lo hacen por placer, para beneficiarse económicamente o simplemente por ser de los pocos trabajos que no necesitan en principio la firma de un contrato, pero no somos conscientes de que muchas de ellas lo hacen por necesidad e incluso hay extremos que lo hacen por supervivencia. Hemos tenido acceso a hablar con una prostituta que trabaja en las calles de Baracaldo. La mujer de treinta siete años que intenta mantener a sus dos pequeños colombiana de nacimiento lleva casi una década en el País Vasco. Se adentró en este mundo hace tres años, por la imposibilidad de encontrar un trabajo y llevar más de dos años en paro. “Fue muy duro tomar la decisión de prostituirse pero era la única forma de sacar a mis hijos adelante y darles de comer y un techo para dormir. También, es verdad que muchas gente cree que podría haber buscado otro trabajo más digno, pero fue mi último recurso”.

Generalmente, las personas que no conocen el mundo de la prostitución creen que es el “peor” trabajo que existe, ya que vendes tu cuerpo. El experto J.A.M nos aclaró el concepto de la dignidad en el ámbito de la prostitución “desde la óptica del confort de la que nos encontramos podemos llegar a pensar que vender el cuerpo es algo indigno, pero no somos conscientes que al perderlo todo el ser humano es capad de cualquier cosa y no por ello deja de ser indigno sino es igual de digno el trabajo de estas mujeres”. Al igual que nos dijo la mujer colombiana que “muchas compañeras mías son incapaces de salir de la prostitución, ya que en muchas ocasiones crea adicción al ver tanto dinero junto” el experto menciono “al entrar en la industria de que nadie le informa acerca de los posibles impactos y es fácil quedar atrapado en el dinero de por medio y no se dan cuenta del impacto que está teniendo tanto psicológica como físicamente.

 

Se les resulta difícil creer que cuando se miró lógicamente, algunas personas no se contagian de lo perjudicial que es”. La prostitución a fin de cuentas es un negocio donde los prejuicios, la ignorancia y el desprecio son tres términos que van anexos a la sociedad en la que vivimos.

Inmigración y racismo

Cuando una persona me habla no me fijo en el color de la piel sino en el color de sus sentimientos. Esto aunque parezca una frase de Shakespeare en la vida real seguimos pensando que nuestra raza es mejor que la desconocida por eso hemos hablado con Benjamín Rodríguez keniata de 24 años que lleva desde los 12 viviendo en la localidad guipuzcoana de Zarautz. “los primeros años fueron los más duros ya que me sentía solo y no me relacionaba con mis compañeros poco a poco fui integrándome y hoy en día me considero parte de esta comunidad, todavía hay gente que me mira raro por la calle pero en general no”.

En cambio, Rosario Pérez de 17 años que nació en Cuba y vino a España con 5 años opina todo lo contrario a Benjamín Rodríguez. Nos comentó que para ella no ha sido nada fácil integrarse en la sociedad vasca, ya que somos gente muy cerrada “nunca he tenido como dicen los vascos una “cuadrilla” siempre he sido la chica distinta de mi clase y los compañeros me hacían burla y de hecho hoy en día sigo sin tener muchos amigos, pero no sé si será porque nos vamos haciendo mayores y vamos madurando que ahora no me hacen de menos”

El tema del racismo está muy presente en la realidad de nuestra sociedad. , ya que se nos hace difícil compartir las diferencias culturales y nos cuesta integrar a la gente de fuera, por lo que muchas veces se sienten marginados.

¿Qué piensan los españoles que viven fuera?

Iratxe Martín, Arrigorriaga (Erasmus en Miskolch, Hungría):

En ningún momento me sentí discriminada. Pero tampoco integrada, por el idioma principalmente. Pero aun así sí que noté diferencias culturales en la ciudad en la que estaba. Sí que vi que en ellos había más diferencias entre hombres y mujeres. Y eso el principal obstáculo fue el idioma y luego como nos pusieron a los erasmus a todos juntos no tuvimos necesidad de relacionarnos, aunque a los húngaros y húngaras a los que conocimos con ellos cero problemas. Es más, tenían interés de saber cosas de dónde veníamos.

Andrea Remirez, Estella (Erasmus en Nuevo Méjico, EEU):

No me sentí discriminada, el coordinador de relaciones exteriores vino a buscarnos al aeropuerto. Era un señor cubano muy amable y hablaba castellano, nos ayudó con una maleta que se había perdido y nos instaló en el apartamento. Además nos llevó al supermercado para hacer la primera compra indispensable. La gente tenía adoración por España y les encantaba hablar con nosotros. Siempre te decían que su tío, su madre, su abuelo o algún familiar eran españoles. Así que no sentimos ninguna discriminación, sino más bien al contrario.

Irati Arka, Oiarzun (Estudios en el extranjero: Finlandia; San Francisco, EEUU; Shangai, China; India):

Cuando he estado fuera no me he sentido discriminada en ningún momento porque el país era abierto y había muchos españoles también. La acogida fue buena y siempre intentas relacionarte más con lo de allí pero siempre tiendes a juntarte con los que hablan tu mismo idioma. No he tenido ningún problema, pero es verdad que a veces el choque de culturas crea conflictos: en China nos llamaron la atención por ir hablando en el metro cuando hay que estar callados y cosas de ese estilo.

Iñigo Oteiza, Oteiza (Trabajo en Santo Domingo, República Dominicana):

Cuando llegué el mayor problema no fue con los dominicanos sino con los españoles ya establecidos allí y que regentaban negocios en la ciudad. En cuanto al idioma ninguno, debido a la condición del país de ser un estado Latinoamericano.

Leire Aramburu, Arrigorriaga (Beca trabajo en Irlanda):

La verdad que discriminación no he sentido ninguna. Llegué conociendo a la perfección el idioma. Además, unos amigos de la familia desde hace muchos años me han acogido en su casa y soy para ellos como una hija más, eso sí, con más privilegios porque al no ser hija directa pues ya sabes (ríe).

Daniel García Sardelli, Barcelona (Trabajo en Londres, Reino Unido):

No, de hecho a pesar de que los ingleses tienen un carácter más frio me sorprendió lo educada que es la gente generalmente, tanto con extranjeros como entre ellos. La acogida genial, suele darse el caso de que frecuentamos otros extranjeros y que se muestran muy predispuestos a ayudar ya sea por satisfacción o porque comprenden por experiencia que no es fácil al principio, y la verdad es que al principio me han ayudado mucho. Mi condición de extranjero no me afectó para nada ya que perteneciendo a Europa actualmente tengo todo derecho como si fuera nativo siempre y cuando disponga de pasaporte.

Sacamos en conclusión que las personas que salen de nuestro país en busca de una formación o de un futuro distinto, rara vez encuentran obstáculos para cumplir sus objetivos. Uno de los factores para que esto suceda, puede ser que en el caso de la gran mayoría de los entrevistados, sus estancias han sido cortas (meses) y con motivos de estudios, por lo que están respaldados por Universidades y Gobiernos (al ser receptores de una beca); también localizamos que la nacionalidad, juega un papel importante.

Entrevista a Jon Casado

 He aquí el formato revista: La Multiculturalidad y sus problemas

Abajo, Ainara. Alonso, Irati. Arguedas, Nagore. Astiazaran, Daniel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *