Archivo de la categoría: Reportaje 2014-2015

La participación ciudadana en mitad de la desafección hacia el sistema democrático

Necesidad de habituar al ciudadano a ser partícipe del proceso de administración de lo público.

Los efectos de la prolongada crisis económica han empujado al conjunto de la ciudadanía a estrechar el cerco sobre las instituciones y partidos políticos. Tras más de una legislatura sumergida en un proceso de involución político-económica que ha acabado por afectar el bienestar de casi la totalidad de las capas sociales, se han sucedido los actos de exteriorización y manifestación pública de este descontento en forma de concentraciones multitudinarias e incluso de organización ciudadana en forma de partidos, como es el caso de Podemos, con el objetivo de acceder a las tan cuestionadas instituciones. ¿Pero qué es exactamente lo que demanda el ciudadano? ¿Capacidad censora, mayor justicia social, potestad para tomar parte en las decisiones de carácter público?

Los ratios de abstención registrados en recientes procesos electorales constituyen el primer indicador de esta erosión ciudadana con respecto al sistema de democracia representativa, unas cifras que se han ido agudizando de manera cíclica en el transcurso de los años, rebasando ampliamente el tercio del total de la población en los últimos comicios.

“Un tasa de abstención del 35-40% es la que se produjo en las últimas generales da qué pensar también sobre  lo que el proceso y el sistema debería reflexionar en términos de adscripción hacia la ciudadanía. que el hecho de que sea normal y se haya mantenido no significa  que no tenga que hacer reflexionar hacia mayores cotas de participación ciudadana.” valora el politólogo y docente en la Universidad de Deusto Felix Arrieta.eurocamara

Sin embargo, estas cifras no han suscitado la necesidad de realizar ninguna reflexión en uno de los actores principales de la llamada vieja política, como es el Partido Popular. En palabras del popular vasco Fernando Lecumberri, la abstención “Es un tema que está sobredimensionado. Dicho esto un 36% y un 32% no está bien, a nosotros nos gustaría que votara todo el mundo porque somos de los que pensamos que tienes un derecho más consolidado a quejarte si participas en el proceso, que quedándote fuera o no implicarte y no verlo. Ahora está más palpable todavía la desafección que hay  del ciudadano con la política en general, los partidos en particular […] Pero bueno no son unas cifras realmente alarmantes.” Una formación política de reciente desembarco en las instituciones como es EH Bildu valora el actual nivel de abstención como un indicador claro de que “Por el nivel de abstención que hay, por la afinidad o afectividad que hay hacia la clase política, es absolutamente insuficiente el ámbito de la democracia representativa”.

Conviene entonces retrotraerse y ahondar en las bases de la democracia representativa. Al contrato social que se establece entre representantes -la clase política que ocupa el parlamento- y representados -el conjunto de la ciudadanía que, elecciones mediante, legitima ese mapa parlamentario y las decisiones referentes a la gestión de lo público que se toman en él-. El ciudadano delega un amalgama de poderes y derechos para que, en contraprestación, esa minoría que compone la clase política tome las decisiones que mayor beneficio le pueden reportar al conjunto de sus representados. Pero, ¿Y si esto solo trae pérdida del poder adquisitivo, aumento del índice de pobreza y desmantelamiento del sistema de ayudas sociales? lo que le lleva a cuestionar la efectividad del sistema y a adoptar una postura más fiscalizadora con respecto a la clase política.

Aquí si se produce un encuentro de posturas de las tres partes. Arrieta y Lecumberri, de la misma manera que anteriormente Jaka, convienen en diagnosticar esta desafección popular contra el sistema representativo y la clase política.

“El ciudadano está quejándose de otra cosa que es la esencia del propio sistema, la democracia , la representación parlamentaria, bueno una democracia representativa. Que yo, que él, que el alcalde, que el presidente del gobierno, que los diputados, los senadores no han sido capaces de encontrar fórmulas que solucionen sus problemas. Entonces, tú confías en un médico porque vas con una dolencia y te la cura.” Admite el teniente alcalde de Ermua.

“No sé hasta qué punto la crisis del sistema político se corresponde a una petición de más participación o se corresponde simplemente a un hastío con los partidos políticos tradicionales y a una querencia e cambio en el mapa” explica por su parte el politólogo.

Los entrevistados:

fernando lecumberri                     M1                          felix

Fernando Lecumberri                                Axier Jaka                                               Félix Arrieta

La participación ciudadana en la coyun tura

En mitad de este contexto de transición en el que, como comentamos, el despertar ciudadano y su rol en el juego político absorben gran parte de las reflexiones y cuestionamientos, emerge la participación ciudadana como posible vía hacia la catarsis dentro del sistema de democracia representativa. Partiendo del axioma democrático de que cuantas más personas intervengan en la toma de una determinada decisión pública, más representativa va a ser esta y, por tanto, más democrática y justa, la implantación de esta cultura integradora pasa por dos imprescindibles:

Primero, la apertura de procesos de deliberación y decisión al margen de elecciones. Es decir; que, como reclama Felix Arrieta, “podamos como ciudadanía  organizar nuestros colectivos y nuestras decisiones en base a espacios que las propias administraciones abran y que sean los representantes lo que faciliten también que la ciudadanía de manera directa pueda ejercer su papel en esas decisiones”.  Y segundo, una labor pedagógica para con el ciudadano para hacer de la participación en la política una práctica habitual. Y es que, como señala el concejal donostiarra Jaka, “normalmente la gente, quiere participar cuando un problema se ha hecho presente en su vida pública con un carácter imperante. No participa por participar, como una conducta habitual.”. Del mismo modo, y a pesar de encontrarse en una línea ideológica contrapuesta, Lecumberri matiza los deseos de participación de manifiesto en la sociedad como contextuales:“La gente participa y hemos solucionado. No; porque, para que esto fuera así el ciudadano debería de ser sumamente constante, y entonces sí que se crea ahí más feed-back, pero es que esto va por impulsos”.

Culturización política de la sociedad

La vertiente participativa del modelo de democracia representativa necesita, por tanto, de ciudadanos como agentes activos del juego democrático y no como espectadores del mismo y examinadores cuatrienalmente, perfil al que se asemeja más el prototipo de ciudadano común a día de hoy.  Impera la necesidad de que éste interiorice los beneficios que la expansión del aparato participativo proporciona en términos de libertad e igualdad, los dos principales valores democráticos; y, en suma, de autodeterminación, de tener la posibilidad de decidir sobre el futuro inmediato y los asuntos que afectan a uno. “Es necesario desde todos los ámbitos de la votaciónsociedad eduquemos para la participación, y concienciemos de que la recogida de basuras, transporte público, cualquier cosa, también nos implica y tenemos una decisión que hacer. Pero eso no puede suceder si primero no tenemos información y no nos educan en la codecisión y en la participación.” advierte Felix Arrieta. El concejal abertzale, por su parte, realiza la siguiente distinción entre ambos perfiles, valorándolos en el contexto de la ciudad de San Sebastián: “Hay dos perfiles de ciudadano. Y dos perfiles de relación administración- ciudadanía: De carácter constructivo, que es el tipo de relación por la que trabajamos nosotros. Hablamos de una ciudadanía con una conciencia política  con una conciencia de ser parte de una colectividad y que tiene que aportar y trabajar por esa colectividad y luego hay otro tipo de relación que es el ciudadano paga impuestos y lo único que percibe es, de parte de la administración una relación de prestación de servicios. Es decir, es un consumidor de servicios públicos.”

Ambos coinciden en señalar a la vieja política, es decir desde los ideólogos de la Transición hasta las actuales instituciones políticas, como principales responsables del problema. A quien Jaka acusa de “desculturalizar políticamente  a la sociedad”. El politólogo y docente en la Universidad de Deusto alude a una falta de consenso en el modelo educativo. “En los 37 años de democracia ha habido 6 leyes educativas en este país. Que haya habido 6 leyes significa que no ha habido un consenso del modelo educativo que queremos. Si no existe tal consenso  al final pasa que cada generación ha vivido un modelo distinto”

Empezar desde el barrio

El participativo es un modelo de democracia representativa o tipo de cultura política cuya introducción y expansión a lo largo de la totalidad de capas y niveles sociales donde el trabajo debe comenzar a realizarse en una escala bottom-top. Es decir, desde la dimensión más local hacia arriba. Y es que, por un lado, la apertura de procesos participativos a nivel barrio o municipio entrama menor complejidad para su articulación al ser su magnitud mucho menor y, por el otro, la posibilidades para incidir sobre asuntos que afectan al ciudadano (como puede ser la construcción de una carretera o el traslado de una estación de autobús) que el ciudadano ostenta son muchos mayores.

Sin embargo, cuando acudimos a las instituciones políticas en busca de su perspectiva con respecto a la apertura de de procesos de codecisión para el ciudadano en su ámbito más próximo, encontramos disparidad de concepciones en lo que a la participación ciudadana a nivel local se refiere.   bildu hari gara

Fernando Lecumberri habla de la participación como algo indisociable de la transparencia y, a su vez, el camino hacia la recuperación de la ejemplaridad  y el prestigio de la clase política: “La gente está contenta sobre todo cuando actúas con mucha transparencia. Porque participación y transparencia es que van solapados, es lo mismo.”

Este es el tercer año consecutivo que el ayuntamiento de Ermua desarrolla un plan de presupuestos participativos, en el que habitantes del municipio vizcaíno y el propio ayuntamiento eligen conjuntamente en un acto celebrado en el cine las tres principales líneas estratégicas que se van a atacar durante el ejercicio. Al final del mismo, el ejecutivo rinde cuentas y muestra el estado de los planes de actuación y el dinero invertido en los mismos.

Por su parte, hablar de EH Bildu Donostia es hablar de una de las formaciones políticas de la Comunidad Autónoma Vasca que mayor proactividad están mostrando en lo que a participación ciudadana respecta.

“Nosotros estamos poniendo otra  manera de hacer normas, que es que las normas las haga la ciudadanía, quien luego será quien las cumplirá. Por eso ponemos procesos ciudadanos en marcha de abajo arriba que son la ciudadanía quienes empieza a hacer las normas y luego nosotros le damos el acabado final.” comenta Axier Jaka, concejal en Participación y Medio Ambiente. En la jóven formación existe una firme convicción en que  tanto el ejercicio a nivel local de democracia deliberativa (asociaciones, asambleas para hacer presión y que se les escuche) como la democracia directa (consultas municipales para que el ciudadano decida) es el camino hacia un modelo más democrático y justo. El mayor ejemplo es la reciente aprobación de una propuesta de reglamento de consultas ciudadanas elaborado conjuntamente con la ciudadanía.

“Mediante la práctica que es ir a votar, ir a participar, poco a poco  irá inculcándose esta cultura, se va a normalizar, se va a cada vez generalizar más. […] hay colectivos y asociaciones que son muy vanguardistas desde el punto de vista político y tiran y tiran para democratizar cada vez más su municipio, comunidad, etc. así iremos creando prácticas políticas  y se va a ir cambiando la cultura política. “ afirma Jaka.

reportaje en formato revista

Grupo 12

Alfredo González

Miriam Torres

Borja Mora

Oscar Guezuraga

SS

La imparable invasión

Nos pasamos la vida alarmándonos con problemas banales y sin sentido, nos sentimos merecedores de todo y dueños del mundo en el que vivimos. El Hombre tiene tendencia a conquistar y explotar los recursos de todo territorio que se le pone por delante. Crecemos, nos desarrollamos y con ello aumenta el consumo que hacemos de los recursos naturales del planeta. Esta sobreexplotación está llevando al planeta a su límite y lo único que nos preocupa es que se nos inundan las casas y hoteles que construimos, por moda, a la orilla del mar.

calles mojadas

Los problemas medioambientales no son una novedad, convivimos con ellos a diario desde hace décadas, pero no nos preocupamos por ellos hasta que nos afectan directamente o, más bien, hasta que los medios deciden que nos afectan. Hasta que nos muestran la triste y desconcertante realidad en la que se encuentra nuestro hogar. Ahora que nos sentimos invadidos por el mar, ahora que sentimos que no tenemos el control, ahora que hay algo que no sabemos, actuamos. Pero, como muchos piensan, ¿Será demasiado tarde?

Como dice el profesor Stephen Hawking, físico teórico británico y autor de ‘Breve historia del tiempo’, “El peligro radica en que el calentamiento de la Tierra se vuelva autosostenible, si es que no lo ha hecho ya. El deshielo de los casquetes polares ártico y antártico reduce la fracción de energía solar que se refleja en el espacio y eso aumenta aún más la temperatura. El cambio climático tal vez extermine la selva amazónica y otras selvas tropicales, y acabe así con una de las principales formas en que se elimina el dióxido de carbono de la atmósfera. El aumento de la temperatura marina puede desencadenar la liberación de grandes cantidades de metano, atrapado en forma de hidratos en los fondos marinos. Ambos fenómenos potenciarían el efecto invernadero y, por lo tanto, el calentamiento de la Tierra. Tenemos que revertir con urgencia el calentamiento de la Tierra, si es que todavía estamos a tiempo.”

31

Ante esta realidad, ¿qué pensamos o, más bien, qué podemos hacer?

Varias organizaciones gubernamentales, como los ayuntamientos, llevan a cabo planes y estudios, cada una en su territorio, para poder solventar el problema, o por lo menos adaptar las infraestructuras para que se vean lo menos afectadas posible. Estas entidades, dan la impresión de haber asumido la situación y de estar adaptando sus municipios a lo que, para ellos, es ya un hecho inevitable. Es, como nos decían los responsables de los proyectos llevados a cabo por algunos ayuntamientos de la costa Vasca que estaban unidos por un proyecto llevado a cabo a nivel europeo, que consistía en realizar una serie de estudios de tres años, por sectores, para analizar cuanto aumenta el nivel del mar año a año y poder adaptar las infraestructuras. A pesar de que se mostraron optimistas en lo referente a la situación que estamos viviendo, las acciones que están llevando a cabo demuestran que no tienen mucha fe en que se pueda revertir el problema.

san sebastian mar alto

Mientras tanto, las entidades no gubernamentales, como Greenpeace, a pesar de mostrarse escépticos ante la situación en la que nos encontramos están llevando a cabo estudios en los casquetes polares, o sea en el que se considera el foco del problema, y haciendo llegar los resultados a todo el mundo. No solo para informar a la sociedad, sino que también para concienciarla e intentar que los ciudadanos que la componen se involucren y se identifiquen como la solución de este. Lo más impactante, es que, así como  organizaciones en todo el ancho del mundo se vuelcan para encontrar una solución para este problema, la sociedad constituida por individuos, ni siquiera es consciente de la magnitud del problema. Lo único que ven es que sus casas, hoteles y discotecas favoritas, se inundan por “olas gigantes”.

                          olon4

Podemos sacar algo en claro de todo esto, y es que por muy importantes que sean las medidas llevadas a cabo por las grandes, y no tan grandes, organizaciones, si la población no se vuelca con la causa nunca dejaremos de tener que hacer frente a problemas medioambientales, ya sea un agujero en la capa de ozono o un aumento del nivel del mar. Nosotros no somos dueños ni del planeta ni de sus recurso naturales y no es correcto que nuestro modelo de vida insostenible agote los recursos que nos han sido concedidos solo para lucrarnos y producir productos que no somos capaces de consumir, llevándonos a desechar indecentes cantidades de residuos que contaminan nuestro entorno.

Está claro que no hay problema hasta que los medios de comunicación deciden que lo hay, que la situación es lo suficientemente importante como para que aparezca en todos lados.

Pero, ¿en serio vamos a esperar a que nos lo digan para empezar a hacer un esfuerzo por el planeta que nos da la vida y nos acoge? Por nuestro hogar.

niveles

Realizado por: Amaia Ortiz, Juan Molinero, Jon Beunza, Borja Palacios y Carolina Martín

Algunos artículos relacionados:

El aumento del nivel del mar. National Geographic.

El aumento del mar podría subir 20 metros a finales de siglo, según un estudio científico. 20 minutos.

La NASA afirma que el aumento del nivel del mar es imparable. 

He aquí el formato revista

La desigualdad laboral, el cambio está en nuestras manos

Uno de los aspectos de la desigualdad de género que más preocupa en pleno siglo XXI es la diferencia existente entre mujeres y hombres dentro del mercado laboral. Esta desigualdad laboral ha disminuido notablemente en los últimos cincuenta años  pero aún siguen existiendo aspectos que se deben erradicar para llegar a la completa igualdad. La renta personal media anual en Gipuzkoa en el 2009 nos detalla la diferencia salarial que hay entre sexos: las mujeres ganan una media de 14.811€ mientras que los hombres una media de 26.049€. Además de esto, los empleos a los que optan las mujeres son de menor cargo que los de los hombres; las mujeres ocupan un nivel más bajo que los hombres en la jerarquía laboral.

desigualdad

Esta desigualdad existe en todos los ámbitos de la vida cotidiana y es palpable en la mayoría de las sociedades de hoy en día. Sin embargo, no es percibida por todo mundo. Hay un concepto que llaman techo de cristal; éste afirma que hay una barrera invisible que limita a las mujeres en lo que respecta al ámbito laboral y al social de una manera general. Aunque no todas las personas lo perciban, sí hay algo que sigue limitando a las mujeres y ese problema de ‘invisibilidad’ tiene como base la trayectoria histórica de los roles de la mujer.

Son muchas causas las que generan y exacerban esta desigualdad, y la gran mayoría tienen como base la educación y la cultura, el papel de los medios de comunicación, la desinformación de la ciudadanía en este tipo de temas, y el mismo desinterés de la población por no sentirse parte del problema ni de la solución.

Vivimos en constante violencia cultural que nos lleva a desigualdades en el día a día. Por ello, es importante hacerle frente. Sensibilizar a la ciudadanía es uno de los cambios más necesarios. Es imprescindible que la gente tenga criterio propio; que sean conscientes de la situación real y sobre todo que tengan una actitud proactiva. Para poder lograr esto, es imprescindible un cambio comprometido con la educación; trabajar con los agentes socializadores (familia, amigos, contexto y entorno), y trabajar el tema de la coeducación y del currículo oculto. A nivel personal, es importante alejarse de la pasividad y el conformismo; es imprescindible discutir y adoptar nuestra responsabilidad frente al problema.

desigualdad_social

Uno de los principales agentes de cambio son los jóvenes, pero uno de los problemas que caracteriza a este sector de la población es su desinterés general por la desigualdad de género. Este desinterés surge por la falta de conciencia y desinformación en el tema.

Recalcando el protagonismo y la importancia del papel que tienen los jóvenes para llegar a cambiar esta situación, tenemos que empezar por cambiar el modelo educativo, transmitirles nuevos valores y percepciones.

Mediante este video vamos a representar varios ejemplos de desigualdad laboral en nuestra sociedad: https://www.youtube.com/watch?v=BTLKUBrJc4o

Y para concluir, adjunto el reportaje que hemos realizado sobre el tema:

Reportaje

Autores: Jose Capellín, Lucía Olaizola, Jone Gil, Nerea Valencia y Carla Del Valle De Lersundi

 

Lo importante es participar

La llegada del año 2015 se antoja realmente agitada en lo que al panorama político español se refiere. España sigue sumida en la crisis económica, a la que se han sumado más crisis de diversas índoles, como pueden ser la crisis social o la política. Además, es un año electoral, en el que la ciudadanía puede alejar al bipartidismo del insultante poder que ha ejercido estos últimos años.

La recesión económica global ha sido un desastre para el mundo desarrollado. Concretamente en Europa, a finales de 2014, es difícil vislumbrar algún signo de clara recuperación. España no es una excepción, siendo el segundo país con mayor porcentaje de parados de la Unión Europea solo superado por Grecia, con una tasa del 24%, muy lejos del 11% de la media de la Zona Euro. Además, la deuda que el país ha contraído llega al 92% del PIB del país, ascendiendo a más de 966.000 millones de Euros.

No sólo las cifras macroeconómicas sufren, las cifras que manejan las familias de clase media tampoco dejan a nadie indiferente. El SMI (Salario Mínimo Interprofesional) se encuentra en 757 euros mensuales, más de 1.700.000 familias en las que nadie tiene empleo, y además España ha sido uno de los países donde más ha crecido la desigualdad entre ricos y pobres.

La política debería ser la vía de escape ante semejante problema. Un grupo de personas competentes que pudieran hacer todo lo posible por utilizar los recursos obtenidos del sudor de los ciudadanos para el bien de todos. Para eso hay un método muy importante: la participación.

En las elecciones del 20 de Noviembre del año 2011, 24.590.557 personas depositaron su voto en la urna. Poco más de 10.830.000 personas votaron al Partido Popular, que ganó las elecciones con mayoría absoluta.

Muchas de las medidas que se tomaron durante la legislatura han sido criticadas hasta la saciedad y puestas en evidencia por la gran mayoría de los ciudadanos del estado, que sin embargo no ha podido hacer nada por evitarlo. ¿Por qué se abstiene la población? Aquí tenemos las opiniones de diversos expertos del tema.

 ¿Qué es la participación?

 Xabier Barandiaran, Director del Máster de Investigación Consultoría e Innovación Social de la Universidad de Deusto y actualmente profesor de dicha Universidad, valora el concepto de participación de manera muy positiva, aunque para ello hace unas consideraciones previas: “En las sociedades complejas la democracia se consolida a través del sistema de representación. Otra cosa es que la participación directa de los ciudadanos sea un elemento complementario muy importante. Cuantos más ciudadanos participen en democracia de manera directa en distintas estructuras de deliberación pública mucho mejor. No creo que la democracia directa pueda sustituir a la democracia de representación salvo que fuéramos un país muy muy muy pequeño. Eso ya es imposible. En las sociedades donde vivimos hoy la democracia es una democracia representativa. Elegimos a nuestros representantes, que son los que gestionan y gobiernan”.

Por otro lado, José Antonio Pastor, el actual Secretario General de los Socialistas Vizcaínos desde 2002 y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista desde 2005, cree que la participación ciudadana se puede articular de distintas formas: “En el ámbito local hay experiencias que se han puesto en marcha hace unos años que no se han hecho de carácter general. Por ejemplo, a la hora de establecer o de aprobar los presupuestos del Ayuntamiento hay una fórmula que es la de los presupuestos participativos que consiste en montar reuniones, asambleas ciudadanas, foros cívicos donde el responsable municipal de turno informa de los proyectos o de las ideas que tiene el equipo de Gobierno y los ciudadanos pueden intervenir, pueden aportar ideas, pueden criticar otras y pueden modificar el presupuesto”.

 Otra de las personas que nos habla sobre la participación es Luke Uribe-Etxebarria, parlamentario del Partido Nacionalista Vasco desde septiembre de 1999 hasta día de hoy, quien cree que la materialización más pura de la democracia sería la asamblea general: “Elegimos unos representantes y luego con una serie de contrapesos hacen un sistema que tenga altos niveles de calidad. Ocurre que conforme ha ido evolucionando la sociedad y conforme, sobre todo, a esta revolución comunicativa que estamos viviendo de hace 10-15 años lógicamente, por un lado, las ansias de participación de la ciudadanía en la cosa pública ha aumentado y sus posibilidades también. Yo creo que el sistema representativo hay que mantenerlo pero hay que abrir cauces de participación para que en el tránsito de esos cuatro años la ciudadanía pueda participar”.

La participación no ha dejado de bajar cada vez que se han producido elecciones sobre el Parlamento Vasco. En el año 2001, con los datos recogidos por parte del Gobierno Vasco, hubo una participación prácticamente del 80% porque había una incertidumbre muy importante. En aquella ocasión en el año 1998 ETA decretó una tregua, un par de meses después hubo elecciones al Parlamento Vasco y salió elegido el Lehendakari Ibarretxe. Sin embargo, ETA rompió la tregua en el año 1999 y la materializó el 28 de enero del año 2000 con el asesinato del teniente coronel Blanco en Madrid, empezando una campaña brutal que desencadenó un ambiente muy tenso y complicado como reconoció el parlamentario Uribe-Etxebarria. 

A partir de entonces, la situación se normalizó y la abstención incrementó poco a poco, llegando a estar el porcentaje muy cerca de ser el doble que la del año 2001 en las últimas elecciones realizadas. De hecho, después del año 2001 el número de votantes bajó cerca de 300.000 personas en sólo cuatro años. Así se puede ver que si está claro el resultado la gente no hace ni el esfuerzo ni ir a votar. En cambio, si está en peligro que otros ganen, seguramente sí que irán al colegio electoral. Por lo tanto, en momentos de incertidumbre es cuando los ciudadanos participan en la política y la abstención marca récords respecto al pequeño porcentaje que obtiene.

A pesar que la abstención no se considera una de las opciones ante la toma colectiva de una decisión, una alta abstención, tal y como está ocurriendo en los últimos tiempos, muestra que algo no está funcionando bien en el sistema democrático. Es una opción que adoptan un determinado porcentaje de ciudadanos. Se pueden establecer tipologías de abstencionistas: abstencionistas activos o abstencionistas conscientes. Es decir, no les convencen ninguno, saben que podrían votar en blanco pero lo que hacen es abstenerse. Esto puede ser un porcentaje creo que relativamente pequeño, pero de abstencionistas activos. En situaciones de incertidumbre la participación aumenta. El grado de incertidumbre es proporcional al aumento de la participación.

Por otro lado, los índices de abstención también reflejan, en gran parte, un enfado con el sistema. El enfado con el sistema se puede castigar por la gente que no vota debido a dicha razón, aunque hay que recalcar que siempre existe, en todas las elecciones que se celebran, una abstención estructural, teniendo gente que vive fuera del sistema en el que vivimos y que no está informada de lo que ocurre en la política, una situación que, a la postre, deriva en no ir a votar al colegio electoral el día señalado. Además de ello, hay que diferenciar entre el voto en blanco y el voto nulo. El voto nulo no contabiliza. El voto en blanco, al contrario, sí que contabiliza y generalmente suele beneficiar a las mayorías porque en el sistema proporcional las mayorías salen beneficiadas.

La abstención desde el punto de vista político

Luke Uribe-Etxebarria: “Me parece absolutamente respetable. Es una opción que adoptan un determinado porcentaje de ciudadanos. Yo creo que podemos establecer tipologías de abstencionistas: abstencionistas activos o abstencionistas conscientes, es decir, no les convencen ninguno, saben que podrían votar en blanco pero lo que hacen es abstenerse. Esto puede ser un   porcentaje creo que relativamente pequeño, pero de abstencionistas activos. Luego pueden estar otros que pueden decir: “yo me abstengo porque no sólo no me convence ninguno sino porque creo que todos son iguales y además nadie va a solucionar realmente mis problemas”. Este puede ser un porcentaje relativamente amplio”.

Xabier Barandiaran IrastorzaXabier Barandiaran: “Una sociedad en la que la abstención es muy alta refleja varias cosas. Primero refleja un enfado con el sistema. La gente piensa para qué va a votar y tenemos a mucha gente. En las elecciones europeas ni siquiera participa la mitad de la gente. En la medida en que la institución queda más lejos los niveles de abstención son más importantes. Yo creo que en el contexto actual en las sociedades individualistas la gente pasa. La vinculación de los ciudadanos respecto al sistema político ha decaído mucho. En segundo lugar, hay un cierto enfado con el sistema. Entonces la gente dice: “yo les voy a castigar no yendo a votar”. Ahora estamos viviendo otras opciones políticas que son más para castigar, desde mi punto de vista, que opciones de Gobierno. En la abstención también hay un carácter crítico. Luego siempre hay una abstención estructural, hay gente que vive fuera del sistema”.

 José Antonio Pastor: “A mí me suele fastidiar mucho la gente que se abstiene. La gente que se abstiene porque no confía en ningún partido político ni en el sistema porque pasa de todo yo no lo entiendo. Lo que tú no haces otro lo hace por ti. Si tú pasas de la política quiere decir que estás dejando en manos de otros cosas políticas que a ti te afectan y te van a afectar muchísimo. Me revienta muchísimo encontrarme con personas que no han votado nunca y se permiten el lujo de exigirte cosas o echarte la bronca. Puedo entender que voten a cualquiera y que estén enfadados, cabreados o que les hayamos engañado y entonces digan que no van a votar ahora, pero gente que no ha votado jamás, que pasa de todo, no le reconozco legitimidad para que después haga reclamaciones y exigencias a nadie de lo que está pasando”.

La realidad es que en España existe muy poca pedagogía política en los medios de comunicación. En televisiones o radios, en épocas no electorales apenas se trata de sensibilizar a la ciudadanía la importancia que tiene participar en las elecciones, ejercer la pequeña parte de poder que le corresponde. En el Informe de Juventud de España del año 2012, se puede ver que el principal sentimiento frente a la política entre todos los grupos de la sociedad, no solo jóvenes, es la desconfianza seguida del aburrimiento e indiferencia. Solo un porcentaje inferior al 10% tiene interés en la política.

 Es cierto que la política española contemporánea ha hecho todo lo que había que hacer para perder la confianza de los ciudadanos. Si bien es tan cierto que si todos los ciudadanos emitieran su opinión mediante el voto, ejerciendo su poder de votantes, la cosa podría cambiar. 

Tal y como nuestros entrevistados coincidieron en decir, la participación aumenta en épocas de crispación y movimiento, y la desconfianza de la ciudadanía en el gobierno actual, plagado de medidas impopulares, recortes, privatizaciones y corrupción, debería convertirse en un deseo para el cambio y la esperanza de que lleguen verdaderos profesionales a los cargos que verdaderamente son importantes para la gestión de un país y el beneficio de toda la ciudadanía. Y es que muchas veces no nos damos cuenta de que la política no solo está en el parlamento o en la campaña electoral. La política está en la ciudadanía, en todos y cada uno de nosotros, y nos afecta en el día a día de manera sensible y palpable. Por eso es tan importante ejercer nuestro derecho a votar. Lo importante es participar.

Ver el reportaje completo: Lo importante es participar

Beñat Escribano, Álvaro Salvadores, Daniel Zufiria.

Los 5 mitos más comunes de la crisis

Las creencias populares que la sociedad actual tiene sobre la crisis económica no se rigen por datos fundamentales. Existen distintos mitos, y como mito entendemos que se trata de un concepto que, por  desinformación por parte de grupos de poder (gobierno, medios de comunicación u otras instituciones) o por ignorancia popular, es deformado y erróneamente acreditado por la sociedad.

Todas las familias numerosas cuentan con las mismas ayudas

La Federación Española de Familias Numerosas (FEFN), explica que las familias de este tipo no cuentan con las ayudas suficientes como para poder llevar una vida con las necesidades básicas cubiertas. Añaden que en lugares como en Italia o Noruega, las familias numerosas obtienen muchas más ayudas, siendo España el país donde menos subvenciones se reciben dentro de la Unión Europea.

1.    La crisis la han originado únicamente los estadounidenses

Diferentes banqueros afirman que la crisis ha sido originada por el mercado global en su conjunto. En primer lugar, a nivel mundial, los causantes de esta crisis han sido algunos bancos, compañías de seguros y agencias de calificación de garantía instaladas estadounidenses. En segundo lugar, a nivel europeo, la rigidez de los mecanismos de funcionamiento del Banco Central Europeo. Y en tercer lugar, a nivel español, la “desmoralización global” originada por los defraudadores, los corruptos y los pícaros, en comandita con unos gobiernos que no han sido capaces de generar confianza en el pueblo mediante medidas coherentes.

crisis-economica-usa-6

2.    En el País Vasco han sufrido la crisis tanto como en España

La crisis en el País Vasco ha sido menor que en el resto de España. Cabe destacar, que en el País Vasco siempre ha habido unos índices de desempleo menores que en el resto de España y esto se debe a que hay más industria que en el resto del país, la organización de las instituciones empresariales y el gobierno, tienen una mayor cultura económica y una distinta composición.

1392720213_0

3.    Solo las empresas grandes han sobrevivido a la crisis

Es lógico pensar que las empresas de grandes dimensiones han sido menos vulnerables, ya que a menudo son las más solventes a nivel económico y, por tanto, más capaces de hacer frente a los ciclos económicos de recesión.

Sin embargo, ello no significa que el número de empresas que siguen actualmente en el mercado se reduzca a las empresas grandes. Las empresas medianas han sido igualmente víctimas de la crisis económica y, una vez que las organizaciones menores han caído, han constatado cómo los clientes de éstas han optado por consumir productos de las empresas más grandes y cuya popularidad es mayor.

30

 4.    España es el país europeo que más ha padecido los efectos de la crisis.

Se tiende a pensar que existe una gran diferencia a nivel económico entre España y otros países europeos considerados como los constituyentes del llamado ”Primer Mundo” como Alemania, Francia e Inglaterra.

Desde el punto de vista de muchos empresarios, la crisis económica se ha extendido considerablemente por Europa, por lo que la creencia popular de que España es la ”oveja negra” del continente queda desmentida. A pesar de que la crisis ha azotado con más severidad a Estados como Grecia o España, la situación de sus vecinos resulta ser similar. Esto se nota especialmente en algunos sectores: por ejemplo, la actividad comercial de empresas dedicadas a la venta y distribución los productos gourmet se ha visto seriamente dificultada en países como Francia.

espana

Este vídeo muestra el avance de la crisis económica española desde el año 1998 hasta hoy en día con un toque humorístico: https://www.youtube.com/watch?v=hIUVlaLiaKU

revista disponible en PDF:REPORTAJE MAQUETADO nombres

Trabajo realizado por: Susana Cendoya, Borja Lopetegui, Irene Olaizola, Amaia Santos y Judith Urquijo

Situación actual de los servicios sociales en Gipuzkoa

diario-noticias-de-alav-388948_20204_11

¿Qué está ocurriendo con las ayudas a la ciudadanía? ¿Gipuzkoa está en la misma situación que España? La crisis económica que está viviendo la sociedad vasca desde hace más de cinco años ha terminado pasando factura en muchos aspectos de la vida cotidiana de los guipuzcoanos, entre los que se encuentran las ayudas sociales que reciben los colectivos más necesitados, como las personas mayores y los discapacitados.

En un comienzo,durante la dictadura franquista la Iglesia fue la institución que se responsabilizaba del cuidado de los más desfavorecidos a lo largo y ancho del territorio español, siendo esta institución la principal fuente de ayudas también en el territorio de Gipuzkoa durante mucho tiempo, hasta que se dio un profundo cambio con la llegada de la democracia tras la muerte de Franco. Sin embargo, tras la Segunda Guerra Mundial, varias de las naciones más importantes de Europa comenzarían a desarrollar sus propios sistemas de ayudas sociales mientras se daban los primero pasos para llegar a lo que hoy en día es la Unión Europea. En España, debido principalmente a las décadas transcurridas bajo la sombra de la dictadura franquista, no sería hasta finales del año 1975 cuando se iniciaría un proceso de desarrollo del Estado de Bienestar a lo largo del último cuarto del siglo XX., dando lugar a un avance significativo en las políticas destinadas a las ayudas públicas por primera vez en la historia de este país.

Tras tres décadas de desarrollo económico y social en los que las políticas sociales cobrarían una gran importancia en la agenda de los gobiernos, en el año 2008 llegaría una crisis económica que provocaría una situación drástica en la que todo aquello relacionado con las ayudas a la ciudadanía se vería seriamente perjudicado y aún a día de hoy no se termina de revertir esta situación. La pregunta es, ¿Gipuzkoa ha sido capaz de minimizar el daño que han sufrido los servicios sociales en el resto de España por culpa de la crisis?

discapacitados pala

Gipuzkoa, mejor de lo que parece

El País Vasco, al igual que el resto de comunidades autónomas de España, se encuentra en una situación muy delicada. Debido a la crisis, se ha recortado en varios sectores primordiales dentro de la sociedad, como puede ser la educación, la sanidad, la investigación, así como también, los servicios sociales. El sistema de ayudas está directamente ligado con el Estado de Bienestar, es decir, un sistema que viene de la mano dentro de los presupuestos generales. En el caso concreto del País Vasco, la mayoría de las políticas sociales vienen dotadas desde el Gobierno Central, por lo que todos los recortes que se han realizado afectan también a Gipuzkoa y a su ciudadanía. Pese a esta mala situación, es importante destacar que en el año 2014, la Diputación Foral de Gipuzkoa ha destinado un 48,76 % de su presupuesto para gasto en las políticas sociales, lo que es equivalente a 327,28 millones de euros.

Hoy por hoy, el País Vasco es de las pocas comunidades que sigue apostando fuertemente por el fomento de las políticas sociales, algo que se puede observar en este artículo. Tal y como dijo Aitziber San Román (Concejal del PNV en Donostia) en una entrevista “ninguna comunidad autónoma del Estado español, independientemente del color del partido político que lo haya gobernado o lo esté gobernando actualmente, cuenta con políticas sociales tan progresistas como las que tenemos en el País Vasco”. Esta idea queda reforzada con esta publicación, ya que en Euskadi el apoyo a estos colectivos es un bien de suma importancia.

El Gobierno Vasco quiere crear un sistema de protección social donde las políticas sociales estén consideradas como el cuarto pilar de su estructura. Las prioridades que un Estado moderno siempre han de ser las de proteger la educación, la sanidad y la investigación. Pero con los años, y en especial con el impacto de la crisis, ha surgido la necesidad de cuidar a los que más lo necesitan. Tal y como dijo Aitziber San Román (Concejal del PNV en Donostia)  “Las políticas sociales deben ser constituidas como el cuarto pilar del Estado de Bienestar, afianzando lo realizado hasta ahora y mejorando todo lo susceptible de mejora”.

anciano2

Un futuro incierto

A finales de la década de los 50 y comienzos de los 60, se dio un fenómeno social conocido como el baby boom, un período en el que se dieron grandes tasas de natalidad. Con el paso de los años, ha surgido una gran preocupación de cómo se afrontará el futuro cuando todas estas personas lleguen a la vejez y dependan de una pensión.  Eider Mendoza (juntera de las JJGG de Gipuzkoa por el PNV) confirmó que “dentro del PNV se mantiene la apuesta inequívoca por sus sistema de protección social”, donde será importante acometer con urgencia “el sistema de financiación de protección social que nos hemos dotado, donde a mayor nivel de protección social, mayor nivel de recursos será necesario”. En este sentido, desde el PNV no se supo contestar a este interrogante que todavía no, pero dentro de muy pocos años, afectará a toda la sociedad. Tal y como dice en este artículo, el futuro de las pensiones es un problema que nos afectará a todos. Está claro que para poder hacer frente a una mayor demanda de pensiones será necesario tener más recursos, pero aún no se han dado verdaderas soluciones para poner solución a este futuro problema.

Sin embargo, pese al fuerte apoyo que existe por parte del Gobierno Vasco, la influencia de la crisis en los servicios a la ciudadanía ha sido también importante. Por este motivo, las ayudas tanto como las pensiones se han visto congeladas aunque el sistema que existía hace unos años también recibió críticas, puesto que como dijo José Ignacio Martínez (discapacitado): “Sería mucho mejor que existiera un sistema de ayudas económicas que variara dependiendo la situación individual de la persona”. Lo que se intenta proponer es que las ayudas no vayan variando en relación con el grado de minusvalía sino con la situación personal de cada individuo en función de sus necesidades.

En caso de querer saber más sobre el asunto de las ayudas sociales en Gipuzkoa,  a continuación podrás encontrar el reportaje completo en formato revista, donde se incluirá información detallada sobre qué tipos de ayuda se ofrecen y qué pasos hay que seguir para su obtención.

Revista: situación actual de los servicios sociales en gipuzkoa

Lander Fraga, Iker Guruceta, Mikel Martínez y David Tainta

 

 

Historia de un pescador

Los movimientos migratorios han causado cambios en la formación de nuestras sociedades actuales. Éste es el caso de Hondarribia, un pequeño pueblo pesquero situado en la provincia de Gipuzkoa, donde en los últimos años ha aumentado el número de inmigrantes. Babacar es uno de ellos, senegalés de 37 años al que el mundo de la pesca ha cambiado su vida completamente.

 leku

Babacar es senegalés de nacimiento y ciudadano del mundo; desde que era joven ha vivido en diferentes partes del planeta, siempre huyendo de la ley. “La vida en África es muy difícil” explica Babacar; la pobreza y la falta de recursos eran dominantes en su pueblo natal, por lo que decidió huir en busca de “algo mejor”. Pero lo que parecía algo mejor, terminó en una interminable vuelta al mundo.

Desde los 22 años Babacar trabajaba reparando el barco pesquero San Francisco, y cada vez que se acercaba a la costa vasca, mantenía contacto con el capitán de un barco pesquero de Hondarribia, Juan José Emazabel.

Barco 5

Babacar cuenta que la vida en Europa es totalmente diferente a la de África; la cultura es muy diferente, el idioma, la moneda, la sociedad, las casas… “Aquello que para vosotros es algo del día a día, era para mí impresionante y envidiable, mi oportunidad de salir adelante.”

En una sociedad homogénea, sin embargo, el esfuerzo de Babacar por encontrar su hueco fue costoso. El senegalés explica que la identidad autóctona estaba muy marcada, sobre todo en esa zona, puesto que conocer el idioma era imprescindible, obtener el permiso de residencia y, de alguna manera, el dejar su vida africana a un lado para empezar a ser legalmente vasco era determinante. Babacar explica que en realidad esta decisión fue difícil; él era africano, senegalés, perteneciente a esa cultura y a esos valores de su comunidad, además, su familia residía allí y su vida estaba allí; pero era su única oportunidad.

“El papeleo no fue fácil, tardé cinco años en conseguir el permiso de residir aquí, en Hondarribia; si no fuera por Juan José Emazabel, pero sobre todo por su hermana María Salud, yo no estaría aquí hoy”. Cinco años que tardaron en llegar, ya que tuvo varios problemas con la policía a la hora de conseguir los papeles, afirma Babacar. Por cada paso en Hondarribia, el senegalés se acercaba más a la cultura vasca; aprendió a hablar castellano y parte de euskera, conoció las diferentes religiones, las costumbres y demás. “Cada día que pasaba me esforzaba por hacerlo un poco mejor; con sólo 22 años no era “nadie” en el mundo y quería encontrar mi sitio aquí”. Finalmente, el contrato de trabajo en el barco pesquero es lo que ha garantizado el empadronamiento, y por consecuencia, el formar parte de Babacar en la sociedad vasca.

Multiculturalidad como base de nuestra sociedad

movimientos migratorios

La aceptación de Babacar por parte de los Hondarribitarras ha sido increíblemente positiva; el senegalés es conocido desde hace catorce años en el pueblo, y afirma que nunca ha sido infravalorado aquí.

En los últimos 14 años, el número de inmigrantes ha aumentado considerablemente en Hondarribia, convirtiéndose en uno de los pueblos más multiculturales de Gipuzkoa . La mayoría de inmigrantes son de diferentes países de África, y su llegada ha sido posible gracias a los barcos de pesca. Babacar ha conseguido que su familia pueda vivir en el pueblo, así como varios de sus amigos de Senegal. La comunidad senegalesa está cada vez más presente en Hondarribia, y su inserción ha sido absolutamente natural.

Este proceso es visible principalmente en la inserción de los niños inmigrantes. Babacar trajo a sus hijos cuando todavía eran pequeños, el más pequeño de ellos incluso no tenía un año. Desde el principio de su escolarización, los tres niños han sido respetados en todo momento y tratados como a todos los demás; aunque el hecho de pertenecer a otro país y a otra cultura marque diferencias, estos niños han aprendido el castellano y el euskera, las fiestas del pueblo y en general la vida de aquí. Babacar sustenta que sus hijos se sienten de aquí, tienen amigos Hondarribitarras, pero también árabes, marroquíes y demás. “Vivir en un sitio como éste, con personas diferentes y de muchos sitios, al final te ayuda a comprender que es importante mezclarse, compartir y participar aportando tu punto de vista, seas de donde seas, sea cual sea tu ideología”, añade Babacar.

Guztion Artean

Claro ejemplo de que la comunidad senegalesa está cada vez más presente en Hondarribia son las actividades que se realizan en el pueblo gracias a la ayuda de la organización Guztion Artean. Su objetivo es ayudar a que los senegaleses se integren en la sociedad, así como dar a conocer la comunidad senegalesa y africana en la sociedad vasca. Asimismo, realizan diferentes actividades mediante las cuales pueden tener un contacto más directo con los individuos, en este caso, con los ciudadanos de Hondarribia. Una de las actividades que Babacar recuerda como la más gratificante, fue la que se realiza todos los años en la Calle San Pedro, donde abundan los bares y sus tradicionales pintxos. Esta vez, con el objetivo de “sentirnos más cercanos a los hondarribitarras” según explica Babacar, los senegaleses residentes en Hondarribia realizaron una degustación de diversos productos del país africano.

Captura de pantalla 2015-01-06 a las 10.40.23

Hondarribia sigue estrechando lazos con Senegal

Gracias al deporte, Hondarribia y Senegal están cada vez más unidas. En este caso, gracias al donativo de Hondarribia Futbol Elkartea, los niños de Senegal visten de verde y disfrutan del fútbol. Babacar considera “un gesto muy bonito por parte de los ciudadanos de Hondarribia, que una vez más muestran su interés por que nos sintamos como en casa”.

Hondarribia Futbol Elkartea

En estos momentos, ya son más de 8 jóvenes de origen senegalés los que juegan en el equipo de Hondarribia, entre los que se encuentran uno de los hijos y la hija de Babacar.

20141031 Infantil Femenino B

Hondarribia y Senegal: Nosotros

La multiculturalidad latente en el pequeño pueblo pesquero ha creado conciencia de las ventajas que puede ofrecer “vivir con otros” y construir una sociedad común para la prosperidad. Babacar dice que en los 14 años que lleva aquí la sociedad de Hondarribia ha pasado de convivir a coexistir; mientras que hace unos años los inmigrantes eran “los otros”, Babacar, como otros muchos como él, puede decir orgulloso que es Hondarribitarra.

Para ver el reportaje en formato PDF seleccione el siguiente enlace: Historia de un pescador

Artículos que le pueden interesar:

España a ras de cielo – Hondarribia, la pesca de la integración

http://www.rtve.es/alacarta/videos/espana-a-ras-de-cielo/espana-ras-cielo-hondarribia-pesca-integracion/2088253/

Africanos al rescate de la pesca

http://elpais.com/diario/2009/07/26/paisvasco/1248637208_850215.html

Trabajo realizado por: Cecilia Charro, Maialen Gajate, Elena Narbarte, Ana Luisa Rubia y Leticia Vicente.

Entorno educativo-acoso

¿Es el acoso escolar un reflejo de la crisis de valores?

La educación moral se aprende por medio de unos modelos de referencia que pueden ser la religión, los amigos, la familia y la escuela. El momento en el que más destaca el aprendizaje en el proceso del ser humano es en el periodo que abarca desde la infancia hasta la juventud, aunque el aprendizaje sea algo que transcurre a lo largo de toda la vida. Hoy en día nos encontramos en una crisis de valores, por lo que vemos que esta educación moral no está funcionando como debería.

                             

Entorno escolar

Los centros escolares cumplen un papel fundamental en lo que a la transmisión de valores se refiere, ya que se encarga de enseñar a los alumnos aspectos de la educación moral que no pueden aprenderse fuera del entorno escolar. El que los niños se relacionen con otros niños y aprendan a compartir, a respetarse tal y como son, es algo que debe inculcarse en los años de aprendizaje y con unas técnicas que desarrollan los centros para que así sea.

 Los programas de los centros educativos incluyen en cada una de sus asignaturas técnicas que posibilitan la educación en valores morales. Aunque la escuela y el profesorado tratan de inculcar estos valores morales a los alumnos. Si estos valores no están en consonancia con los valores que se transmiten en el hogar, surgen casos conflictivos en la forma de socializarse entre los menores.

Los centros escolares no son las únicas instituciones que transmiten los valores educativos a los menores, pero sí, es un lugar donde la educación de valores es significativa por ser un lugar donde pasan la mayor parte del tiempo y se relacionan con otros menores. Conviene evitar algunos errores frecuentes en la atmósfera educativa y en el modo de enseñanza para salir de esta crisis de valores.

La educación es un elemento esencial para la construcción de referentes, en ella se traza la necesidad de un replanteamiento de la educación y del entorno, por ese motivo el aprendizaje de los valores y de actitudes requiere la aplicación de una metodología.

Mª Dolores Olaya Villar, Catedrática de Pedagogía, explica que esta metodología de la que hablamos, facilita a los alumnos el proceso de aprendizaje utilizando una serie de técnicas:

  1. Técnica de participación activa. Esta estrategia hace que el sujeto entre en contacto con otras personas en diversas situaciones y ello contribuye al cambio de actitudes.

  2. Técnica de trabajo cooperativa, está ligada a los aprendizajes de tipo conceptual en el cual se pretende un desarrollo de habilidades de relación social y de trabajo en equipo.

  3. Técnica de la comunicación persuasiva lo que se pretende enseñar con esta metodología es la comprensión y aceptación de los argumentos o razones que justifiquen una conducta o una actitud.

Entorno familiar

La familia es uno de los principales transmisores de valores hacia los menores. Como ya hemos mencionado, los más pequeños pasan la mayor parte del tiempo en la escuela o en casa con sus familias por eso, es importante ser consciente de la importancia del papel de las familias en la buena educación de estos.

Nos atrevemos a situar a la familia, por delante de la escuela a la hora de transmitir estos valores. Haciendo referencia a este tema, Miguel Ángel Dieste, director de un colegio católico en Gipuzkoa, señala: “Aquí es cierto que se cuenta con los padres desde el primer momento porque al final ellos son los últimos responsables de la educación de sus hijos. El colegio es una ayuda, un refuerzo,… pero yo no puedo educar en valores si en casa no se les educa en valores, eso lo tenemos clarísimo”.

Entorno familiar

En las últimas décadas, esta educación en valores se ha visto perjudicada por una serie de cambios sociales. Un claro ejemplo de ello es la inserción en el mundo laboral de las figuras tanto paternas, como maternas. En muchos casos, esto provoca falta de tiempo para pasarlo en familia. Esta falta de tiempo suele repercutir en la correcta transmisión de estos valores. Esta falta de comunicación en cuanto a valores trae problemas muy serios en la sociedad, como la ya sonada crisis de valores.

Un reflejo de esta situación de crisis en el ámbito familiar, lo encontramos en los problemas de acoso escolar. Son numerosos los estudios y datos que indican que detrás de un caso de maltrato escolar se encuentra un problema familiar.

El Director Miguel Ángel Dieste, afirma: “una persona que tiene problemas de relación es porque también en su casa hay algo. Normalmente, es en el 95% del total de los casos de bullying”.

Entorno religioso

Otro elemento fundamental que fortalece la transmisión de valores es la religión, que puede estar presente tanto en el entorno familiar como en el escolar. A lo largo de la historia, la religión ha influido y ha generado cultura en todos los países del mundo. La cultura de la que nos dotamos hoy en día proviene del catolicismo y esta cultura la conforman una serie de valores que han sido transmitidos por los agentes educativos como la familia, los profesores y las órdenes eclesiásticas.

 La mentalidad de nuestros antepasados está más ligada a la religión católica en comparación con la de los ciudadanos de esta sociedad. Los valores en los que estos han tenido fe han sido transmitidos de generación en generación pero actualmente, la creencia de estos valores ha ido decayendo cada vez más aunque la importancia de la religión está ascendiendo ligeramente.

Según el informe Jóvenes españoles 2010, elaborado por la fundación SM, “la religión sigue ocupando uno de los últimos lugares en una escala de valoración de las cosas más importantes para los jóvenes (22%), aunque sube tres puntos porcentuales con respecto a los datos de Jóvenes españoles 2005. No obstante, un 53,5% se define como católico.”

Este descenso gradual en el papel que ejerce la Iglesia en la sociedad, también hace que los valores religiosos desciendan con ello. Según Miguel Ángel, director de un colegio religiosos de Gipuzkoa: “Los valores religiosos siempre son valores, para mi, amplificados. Quiero decir, que yo puedo decir: Siempre tienes que hacer el bien o puedo decir tu siempre tienes que hacer el bien, incluso, a los que no te caen bien o te hacen la vida imposible y además, les perdonas. Ahí se sobredimensionan, para mi”.

Esta comparación entre los valores que antes se inculcaba en relación con los de ahora provoca una reestructuración de la mentalidad religiosas de la sociedad. Actualmente, se valora más la calidad de la enseñanza que se recibe por los profesores en vez de evaluar el acto de fe por el cual se rigen la cultura de una persona.

Hoy en día, los valores del cristianismo siguen estando presentes en la comunidad cristiana aunque su influencia en la sociedad depende de la creencia de cada persona. Las órdenes eclesiásticas siguen cumpliendo su rol de inculcar los valores a la sociedad y además, están mostrando a los ciudadanos que, en un mundo tan plural como éste, a través del respeto y la aceptación al prójimo, se puede convivir con otras personas que no adquieren los mismos valores culturales y religiosos. Asimismo, como son uno de los agentes educadores importantes de esta sociedad, ellos son los que dan ejemplo de cómo se tiene que establecer una cultura de paz dentro de la sociedad multicultural, evitando los valores que generen conflictos en la comunidad actual.

Entorno religioso

Y… ¿qué deberíamos hacer?

Después de todo, deberíamos replantearnos la educación de nuestros hijos tanto en la escuela, como en la familia y en la fe, y asegurarnos que transmitimos correctamente los valores más importantes de los seres humanos, ofreciéndoles de esta forma, un futuro más tolerante y más humano.

Revista completa disponible en el siguiente enlace: Revista retos

Trabajo realizado por: Aitana Estrecha, Soraia Mera, Cristina Sampedro, Marina Tellería,  Claudia Urbizu

168561_360167514091704_193241601_n

El velo en la sociedad occidental

La globalización es un fenómeno reciente, y como todo cambio trae consigo ventajas, desventajas y ciertos problemas a la hora de asimilarlo. ¿Como lo ha asimilado la sociedad? ¿existe tolerancia hacia las personas con distintas creencias religiosas?¿Será posible la convivencia entre ellos?

Sucesos recientes en el País Vasco nos hacen pensar que no (“Un conductor impide a una mujer con burka subir al autobús en Vitoria”).

La mujer con velo es discriminada en la sociedad occidental; analizaremos este problema y trataremos de dar respuesta a todas estas preguntas.

Dialogue

“¿Convivencia? No, ¿Tolerancia? Tampoco”

La convivencia y la tolerancia son aspectos muy importantes que no existen en este “conflicto” entre religiones.

Dentro del País Vasco, la convivencia es casi inexistente, podría decirse que cada una de las religiones se comportan como islas que están separadas unas de otras y las cuales no tienen relación ninguna entre ellas, cada una de estas funciona a su manera.

Si hablamos del respeto en esta convivencia, nos damos cuenta que no existe como tal a niveles básicos, no existe este respeto a la hora de la entrada al mercado laboral de una persona de otra religión, como podría ser la musulmana. El llevar un velo como parte de su religión puede condicionarla a la hora de ser aceptada en un trabajo, puede provocar rechazo a otras personas. Aunque pensemos que somos tolerantes y respetamos, no es así. En realidad somos únicamente personas políticamente correctas, lo que vulgarmente llamaríamos como unos “queda bien”. Si esto no fuera así no existiría este pequeño conflicto entre religiones, y existiría una convivencia armoniosa entre todos nosotros. Si nos preguntan siempre decimos que sí, que respetamos y toleramos a los demás, pero sí existen esos problemas de convivencia es porque a nivel personal no lo hacemos, nos dejamos llevar por nuestro prejuicios y rechazamos muchas veces a los demás por ser diferentes a nosotros.

Por otro lado, desde el punto de vista opuesto, los musulmanes que conviven con nosotros no se sienten rechazados, pero sí que notan que nuestra sociedad les tiene cierto miedo. De entre los millones de musulmanes que hay en el mundo, ni siquiera el 2% es radical, sin embargo, la percepción de occidente es bien distinta.

Las bases del islam son el respeto, el amor y la ayuda mutua, pero por desgracia se han realizado malinterpretaciones, generalmente ideas llevadas al extremo que dan lugar a fanatismos religiosos. Es cierto que se dan en esta religión, pero no es más que una minoría que tanto musulmanes como no musulmanes trata de erradicar.

Llama la atención que los vascos también sintamos “miedo” hacia estas personas, cuando vivimos una situación similar con la banda terrorista ETA.

La lógica dice que tendríamos que sentirnos identificados, y dar ejemplo al resto de la sociedad mostrando respeto mutuo y una convivencia en armonía.

A lo largo de la historia ha existido un respeto entre las diferentes religiones, pero cada una vivía por su lado. Es ahora con la globalización cuando estas tienen que empezar a convivir y cuando se empiezan a dar ciertos problemas. Existe cierta falta de respeto entre diferentes religiones, esto puede deberse a una “mano negra” a la cual perjudique que exista convivencia.

Llevar velo: ¿decisión propia o impuesta?

Hoy en día nos sigue llamando la atención encontrarnos a una mujer cubierta por un velo, aunque no le damos muchas vueltas a la cuestión de: “¿Llevará esa mujer el velo porque quiere? o… ¿Está obligada a llevarlo?”.

Aquí entran en juego muchos factores que se deben tener en cuenta. Se trata de una cuestión cultural de la que nuestra  sociedad al parecer no tiene ni voz ni voto; al ser algo ajeno a nosotros, a la cultura de nuestra sociedad, la gente cree que no puede dar su opinión al respecto. A raíz de las fuentes contrastadas se puede ver que hay mujeres que llevan el velo porque ellas quieren y otras tienen que ponérselo quieran o no por el entorno cultural en el que viven, porque sus padres o marido se lo hacen llevar, etc.

10-04-23veloExisten distintos tipos de velo, aunque hay que decir que algunos de ellos no están impuestos por la religión islámica y son muy extremistas, ya que no dejan al descubierto ninguna parte del cuerpo de la mujer; lo normal sería encontrarnos una mujer con velo, pero con la cara al descubierto.

Estos son los velos que podemos encontrar actualmente:

  • Chador: Se trata de una vestimenta que cubre cabeza y cuerpo y que sólo deja al descubierto la cara.

  • Shayla: Se trata de un pañuelo que va enganchado al hombro y que tapa el cabello pero deja la cara descubierta.

  • Khimar: Parecida al Shayla, con la diferencia de que también cubre cabeza, hombros y cuello.

  • Al-Amira: Se trata de una especie de gorra que cubre la cabeza y un pañuelo enrollado al cuello, solo deja la cara descubierta.

  • Niqab: Se trata de un velo que cubre toda la cabeza y cara excepto los ojos.

  • Hijab: Es un pañuelo que cubre solamente el cabello.

  • Burka: Posiblemente el más conocido de todos, se trata de un traje que cubre toda la cabeza y el cuerpo, incluidos los ojos, para poder mirar tiene una malla de tela cosida.tipos-velo-grafico

Tal y como se dice en el apartado anterior, hay aproximadamente un 2% de personas radicales dentro del Islam que se cierran en banda a todo lo que no sea seguir su religión, y el que no lo haga es un pecador; por lo que entre otras cosas, imponen a las mujeres a llevar el velo.

Por otro lado, hay mujeres que llevan el velo por “protección”. Vivimos en una sociedad en la que la imagen de la mujer se ha utilizado con muchos fines (algunos más graves que otros), entre los que podemos nombrar anuncios de ropa, publicitar algunas marcas, etc. Esto es algo que en el islam no se completa en absoluto, y aunque a simple vista creemos que están atentando contra los derechos de la mujer, otros lo defienden como una forma de proteger a la mujer de cualquier tentación de mirar su físico y de que esta pueda ser agredida, en definitiva, de protegerlas de “mentes enfermas”.

¿Qué nos deparará el futuro? 

Las bases para que se dé la convivencia son el respeto y la tolerancia. La tolerancia tiene que ir más allá de dejarles vivir. Lo ideal sería lograr que se produjera un intercambio de experiencias, un aporte de valores, una relativización de las creencias de cada personas y para que esto suceda, hay que ser valientes.

Debemos saber ponernos en el lugar del otro, tener la educación necesaria para hacerlo y para que llegue un momento en el cual seamos capaces de tolerar a los demás.

Finalmente, hay que dejar claro que el multiculturalismo en nuestra sociedad es algo positivo y que debemos de apreciar; todos podemos aprender los unos de los otros para seguir progresando a lo largo del tiempo y conseguir un mundo mejor. La pregunta es: ¿Llegaremos a alcanzar esta meta?

Revista completa disponible en el siguiente enlace: El velo en la sociedad occidental

Ander Arruti, Borja Iñiguez e Iñigo Rocandio.