Archivo de la categoría: Reportaje

A MEDIO CAMINO. La cuesta arriba del colectivo LGTBI

La lucha continúa. Año 2018. Manifestar la propia identidad sexual de cada individuo sigue siendo un obstáculo en la sociedad. El colectivo LGTBI (Lesbianas, Gais, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales) es una comunidad que se enfrenta en su cotidianidad a la discriminación y a las dificultades, tanto laborales como sociales, a causa de no encajar con los estándares sexuales o de género establecidos social e históricamente.

FOTO PORTADA

“Pensé que la discriminación por mi orientación sexual estaba superada en la sociedad en la que vivimos (…) He luchado mucho en mi vida para ser aceptada, por lo que no me puedo permitir esta falta de respeto hacia mi dignidad por mi inclinación sexual”. El caso de Patricia Salvador es un ejemplo más del rechazo que sufren millones de personas día a día y la protagonista de un suceso que tuvo gran repercusión en las redes sociales. Tras haber sido expulsada de un bar de Bilbao por exhibir muestras de cariño con su novia, Patricia decidió denunciar este acto discriminatorio en su cuenta de Facebook con el objetivo de hacer viral lo sucedido “para que este tipo de hechos no queden impunes”.

No es un caso aislado en España. A estos rostros anónimos que a diario sufren ataques por su condición sexual se suman otros conocidos. No en vano, el secretario general del PSC, Miquel Iceta, padeció el pasado 11 de diciembre sendos ataques a través de Twitter que ya investiga la Fiscalía por un presunto delito de odio. El profesor de la Universidad de Barcelona, Jordi Borrell, divulgó en su perfil de esta red social que el número 1 de los socialistas catalanes tenía “el esfínter dilatado” y bailaba “al son de Ciudadanos y PP”. “Es un ser repugnante”, cerraba tajante el mensaje.

Ignorancia permanente

Según las instituciones y asociaciones que tratan de paliar este problema, la razón que induce a la LGTBIfobia es, principalmente, el desconocimiento existente en la sociedad sobre las distintas opciones tanto sexuales como de género por las que puede optar un individuo.

Maialen Liceaga es una chica de 20 años y nunca ha sido discriminada por su bisexualidad. Sin embargo, considera que la sociedad percibe su condición como inexistente. Afirma que socialmente se contemplan únicamente dos opciones: la “normalizada” heterosexualidad y la “menos aceptada” homosexualidad, sin opción a un término medio. “Que se diga que la bisexualidad es una moda pasajera es como cuando a una mujer lesbiana le dicen: «si tú eres lesbiana es porque no has probado una buena relación sexual con un hombre»”, subraya Liceaga.

La sociedad sigue sin distinguir entre orientación sexual, e identidad y expresión de género. De hecho, en el ámbito educativo, la cuestión de la diversidad sexual y de género no profundiza más allá del aparato reproductor masculino y femenino. Jesús Estomba, miembro de la asociación Gehitu, considera que cuando se habla de sexualidad, se hace “desde una perspectiva heterosexual, obviando y ninguneando otras alternativas”. “Por eso, como entendemos que todavía existen esas lagunas en materia educativa, nosotros ponemos estos temas sobre la mesa, tratando la diversidad y otras alternativas que marcan la sexualidad, como la diversidad sexual, de orientación, la de género”, zanja Estomba.

Orientación sexual La atracción tanto física como emocional que una persona siente hacia otra. Heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad…
Identidad de género El sentimiento de identificación que tiene una persona hacia el sexo que se le asignó al nacer. Transgénero.
Expresión de género La manera en la que una persona expresa su género. Los estándares que definen este aspecto varían dependiendo de la cultura. Masculino, femenino o andrógino.

Además de este desconocimiento que las instituciones y asociaciones denuncian, la religión y los estamentos sociales que definen los roles de género asignados han contribuido a que exista un rechazo hacia aquellos que no encajan en esas normas establecidas. Socialmente no se concibe una forma de expresar el género de un modo que reúna las cualidades de una mujer y de un hombre, como la androginia.

Tampoco está socialmente aceptada la transexualidad, es decir, el hecho de que una persona decida cambiar su sexo biológico por no sentirse identificado con el cuerpo con el que ha nacido. “No me gusta ser un chico”, asegura la pequeña Danni de 6 años, que nació con cuerpo de niño y a los 3 años intentó cortarse el pene con unas tijeras. Fue en ese momento cuando su madre se percató de que Daniel “había nacido con el sexo equivocado”.

“No tenía ni idea de que esto existía”, aclara la madre de la pequeña, que considera que debería haber más información para concienciar a la sociedad sobre este tema. Precisamente este desconocimiento al que alude conlleva que esta condición se perciba como una enfermedad mental o incluso que las personas transexuales puedan verse inmiscuidos en episodios de transfobia.

“Verdaderos milagros”

Desde la Diputación Foral de Gipuzkoa se subvencionó con 3.000 euros a la asociación de Gehitu -asociación de San Sebastián que lucha por los derechos del colectivo LGTBI- para realizar actividades. También este año el Gabinete del Diputado General concedió una ayuda de 5.100 euros a la revista Gehitu Magazine. Unas cuantías que, según el técnico de la sección de Inversiones e Iniciativa Social del Departamento de Políticas Sociales de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Rafa Hernández, no son habituales. “Cuando las asociaciones llegan a la profesionalización dejan de recibir ayudas”, indica. Aunque con las primeras ayudas que reciben “llegan a hacer verdaderos milagros”, añade.

logo_gehitu_max

Desde hace 20 años, Gehitu lucha por normalizar la diversidad sexual y de género en la sociedad. Pero sobre todo en las familias cuyos miembros tienen distintas orientaciones sexuales; según la asociación, son los grupos que menos concienciados están y los que más prejuicios tienen que se centran en la tradicional y conservadora visión heterosexual. Es el caso de Maialen Liceaga que nunca ha hablado del tema con sus más allegados y ha preferido silenciar su orientación sexual porque se encuentra en el proceso transitorio de descubrimiento personal de su sexualidad. “Realmente, en mi ámbito familiar no lo he sacado a la luz porque no lo he hablado con nadie. Pero con mis amigos no he tenido problema”, declara.

Esfuerzo constante

Las barreras sociales a las que este colectivo se enfrenta en su día a día se están tratando de eliminar a través del continuo trabajo que tanto instituciones como asociaciones realizan. Desde Gehitu afirman que ha habido un cambio de mentalidad en la sociedad, en lo que a sexualidad y género respecta. A pesar de que los tiempos han cambiado para bien, según Jesús Estomba: “hay que seguir trabajando tanto en transexualidad como en homosexualidad y en cualquier vertiente relacionada con la sexualidad para lograr una aceptación completa hacia el colectivo LGTBI”.

En Gehitu estiman que el cambio de mentalidad al que hacen referencia debería trasladarse tanto a los colegios como a las familias. A juicio de Estomba, que ejerce como representante de la asociación donostiarra, “los padres acuden cuando ven algo raro, cuando surge un niño que quiere una camiseta rosa por ejemplo”. “Tanto los padres como los colegios actúan así cuando se van encontrando con situaciones que dicen y ¿ahora cómo resolvemos esto?”, describe.

No obstante, se están produciendo evidentes avances en materia de integración que tienen reflejo en las redes sociales. También los medios de comunicación, como generadores de opinión pública, tienen un papel fundamental en la normalización de esta coyuntura; así como las tramas de series o películas, o incluso el comportamiento de los representantes políticos en las instituciones públicas.

En el primer caso, Dulceida y el estilista Pelayo Díaz se han convertido en las personas más influyentes del 2017 para los “millenials”. Tanto la influencer, como el estilista de “Cámbiame”, pertenecen al colectivo LGTBI. Ambos, alardean de su orientación bisexual y homosexual en sus redes sociales para concienciar a todos sus seguidores.

cartel worldpride madrid 2017

“Mediante la comedia se está normalizando la transexualidad. Gracias a Alba he descubierto cosas que no conocía” dice el actor Víctor Palmero, que interpreta a la joven transexual Alba Recio en la serie “La que se avecina”. Este actor comenta que a pesar de que la serie pretenda hacer reír a la audiencia, a través de su personaje se está de normalizando esta identidad de género.

La política española avanza por una senda positiva en este aspecto social. Casos como la boda de Javier Maroto, vicesecretario general del PP, reafirmando su relación de 19 años con su novio en frente de miembros importantes de su partido. “Un paso al frente” con el que querían demostrar que el PP no tenía ningún problema con el matrimonio gay. “Las sociedades evolucionan, los partidos evolucionan y hoy mi partido y el Gobierno quiere sumarse a eso”, afirma Maroto. Por otro lado, la alcaldesa de la ciudad condal, Ada Colau, confiesa que en su caso no existía ninguna discriminación hacia este colectivo y se trata con total normalidad: “Ella venía a casa como una más, era todo perfectamente normal. Mi relación con mi novia me marcó durante mucho tiempo”, añadió.

Celebraciones internacionales

La celebración del Orgullo Gay cada 28 de junio y el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, celebrado cada 17 de mayo, componen dos indicios más de la integración de este colectivo a nivel internacional. Por un lado, mediante el ambiente festivo del “gay pride” se pretende concienciar a la población e impulsar igualdad y tolerancia para este colectivo. Además, este año diversos ayuntamientos vascos se han sumado a esta celebración con el propósito de favorecer la integración de las personas LGTBI que se encuentran dentro de sus municipios.

MIGUEL ANGEL SILVESTRE

Por otro lado, a través del Día Internacional contra la LGTBIfobia, se pretende llevar a cabo acciones variadas para denunciar la discriminación que sufren las personas que pertenecen al colectivo LGTBI y poder asegurar sus derechos a nivel internacional.

“Entiendo que haya muchas personas que sí que tienen que enfrentar esto como un reto” asegura la joven Maialen. A pesar de caminar en el sentido adecuado, tanto en el ámbito educativo como en el social, aún quedan muchos pasos por dar para que este colectivo discriminado no vea su condición como un lastre social. “Nosotros podemos estar hablando de niños con vulva y niñas con pene y el mensaje que se emite desde el otro lado es completamente lo contrario”. Se trata de un trabajo continuo con oposiciones que, entre celebraciones y polémicas, ha conseguido que todo el mundo esté al tanto de la progresión de este reto en la sociedad.

El duelo de la igualdad en el ámbito laboral

Aún siendo difícil establecer una sociedad mundial igualitaria y suponga un gran desafío, no es inalcanzable. La cultura, la manera de organizar la sociedad y los ciudadanos, junto con sus opiniones y percepciones, son tres de los aspectos que no dejan avanzar a la sociedad hacia un edén donde la desigualdad de género no exista. He ahí es donde las instituciones gubernamentales, tanto nacionales como internacionales, deben actuar para conseguir una sociedad igualitaria para mujeres y hombres. A pesar de que esta desigualdad social puede darse en ambos géneros, es más propicia en las mujeres, y es que su presencia se está debilitando y haciendo cada vez más invisible.

La desigualdad de género está a la orden del día en todos los aspectos de la vida cotidiana pero, si en alguno se ha extendido principalmente a lo largo de la historia, ha sido en el ámbito laboral.

“Las mujeres siguen teniendo dificultades para  acceder a empleos decentes y sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres”

Según un informe publicado por la Organización Internacional del Trabajo titulado Las Mujeres en el Trabajo, las mujeres siguen teniendo dificultades para acceder a empleos decentes y sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres respecto a las oportunidades, al trato y a los resultados. Las mujeres son más propensas a encontrarse y permanecer en situación de desempleo en muchas de las regiones del mundo.
No sólo tienen menos oportunidades, sino que también suelen verse obligadas a aceptar empleos de peor calidad. El progreso ha sido lento y no ha conseguido llegar a todo el mundo, por eso en algunos sitios la situación es peor que en otros.

Captura

Según datos del INE del tercer trimestre del 2008, un 11.23% de la población estaba en paro, de las cuales 12,48% eran mujeres10,29% hombres, una diferencia de 2,19%. Nueve años más tarde (2017), la tasa de paro del tercer trimestre ascendió a un 16,38%, de los que 18,21% eran mujeres y 14,80% hombres. Por consiguiente, durante los años 2008-2017, la tasa de paro de las mujeres subió un 5,73%, mientras que la de los hombres un 4,51%. Durante estos años, la tasa de paro de la mujer ha sido mayor que la del hombre, sin diferencia.

“Las mujeres siguen teniendo dificultades para acceder a empleos decentes y sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres”

Además, la segregación ocupacional influye en el número y la calidad de empleo. En los países de ingresos medios altos, un 33,9% de las mujeres trabajan en los servicios de comercio mayorista y minorista, y un 12,4% en el sector manufacturero. En los países de altos ingresos, la principal fuente de empleo para las mujeres es el sector de la salud y la educación, con un 30,6% de las mujeres destinadas a esos empleos. La agricultura sigue siendo la fuente más importante de empleo para las mujeres en los países de bajos ingresos y de ingresos medios bajos.

En los países más desarrollados, las mujeres están más representadas en cargos directivos, profesionales y técnicos. Aún así, sigue existiendo una brecha considerable entre hombres y mujeres que ejercen cargos directivos y ejecutivos.

Las mujeres representan el 37% de los cargos directivos en España

A pesar de que la situación ha variado considerablemente en las últimas décadas, aún existe una brecha considerable entre hombres y mujeres que ejercen cargos directivos y ejecutivos. Así lo indica el Libro Blanco de la Unión Europea que se hizo público el pasado mes de marzo de 2017. En él se dan a conocer datos alentadores respecto al número de altos cargos ocupados por distintos géneros: De los 7,3 millones de personas que ocupan cargos directivos en empresas con sede en países que integran la Unión Europea, 4,7 millones (65%) son ocupados por hombres, siendo el 35% restante, 2,6 millones, ocupados por mujeres.
En España, el número de mujeres que ocupan cargos directivos representa un dos por ciento más que la media europea, situándose en un 37% con 76.000 directivas ejerciendo sobre un total de unos 208.000 puestos ejecutivos. A pesar de ello, se encuentra lejos de la cabeza del ránking elaborado por Eurostat, liderado por Letonia que cuenta con un 53% de mujeres ocupando cargos ejecutivos. El país letón es el único de los integrantes en la Unión Europea que cuenta con un mayor número de mujeres ocupando puestos de alta dirección en comparación al número ocupado por hombres.

Captura

Destacan por el lado negativo el 18% y 19% registrados por Alemania y el Reino Unido, quienes junto con Italia (22%) ocupan el podio de los países con peor ránking en este aspecto. A nivel mundial, los equipos con peor ránking lo forman Japón (7%), Argentina (15%), India (17%), Alemania (18%), Brasil y el Reino Unido con un 19%, según los datos publicados por el informe Women in Business publicado en marzo de 2017.

La brecha salarial entre ejecutivos se sitúa en un 16,2%

Otros de los aspectos a destacar que contribuye a que las desigualdades de este tipo sigan aflorando, son las elevadas diferencias que existen entre salarios de ejecutivas y ejecutivos en la Unión Europea. España es el 7º país en el ránking elaborado por Eurostat que mide la brecha salarial entre altos cargos, con un 16,2%. Solamente Chipre (16%), Irlanda (15,9%), Bulgaria (15%), Bélgica (13,6%), Eslovenia (12,4%), y Rumanía, que encabezan el ránking con un 5% de brecha salarial se encuentran por delante. El ránking de los países que forman la Unión Europea es del 23,4%, siendo los países con una brecha salarial más grande la República Checa (29,7%), Italia (33,5%) y Hungría (33,7%).

Las mujeres, además de recibir un salario más bajo que el de los hombres, luchan en contra de la precariedad laboral. Esto se debe a que tienen que lidiar día a día con las horas de trabajo y el cuidado de sus hijos, algo que realmente resulta difícil de sobrellevar.

La jornada parcial afecta más a las mujeres

La solución para que las mujeres puedan conciliar la vida laboral con la vida familiar ha sido la jornada laboral a tiempo parcial; una política impulsada por la Unión Europea que históricamente ha contado con un respaldo social mayoritario.

El problema reside principalmente en que las mujeres que tienen que hacerse cargo de sus hijos no han visto reducida su jornada laboral por esta circunstancia. Como consecuencia, muchas mujeres se ven obligadas a tener que renunciar a su puesto de trabajo para hacerse cargo de sus hijos y dedicarse exclusivamente a ello. Según informa la OIT, la tasa de mujeres activas en 2017 alcanza el 52%, 12 puntos porcentuales por debajo del de los hombres.
Esta situación, sumada a las deficiencias existentes en la estructura laboral del Estado español provocan situaciones críticas en el sector, castigado con un 26,1% de empleo parcial; en la Unión Europea solamente Polonia cuenta con una mayor tasa de empleo parcial, con un 27,5%. La media de la Unión Europea se encuentra en un 14,2%.

En España, entre un 70 y 80% de la tasa de empleo parcial vertical la componen mujeres, tal y como afirmó una sentencia emitida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en la que pidió de forma oficial al Gobierno español que instaurase modificaciones en la forma de contabilizar las horas por parte de aquellas personas que tienen un contrato de trabajo parcial vertical.

La norma española en cuestión “constituye una diferencia de trato en perjuicio de las mujeres” para el tribunal europeo, puesto que una gran parte del componente de personas que trabajan con una jornada laboral vertical pertenecen al género femenino.
La sentencia, además, afirma que todos los trabajadores a tiempo parcial vertical resultan perjudicados por la normativa española, “ya que, con arreglo a ella, se reduce el período durante el cual pueden recibir una prestación por desempleo en comparación con el período reconocido a los trabajadores a tiempo parcial horizontal”.

Otro de los factores que también influye de forma notable en la situación de actividad laboral es el nivel de estudios adquirido por la persona en cuestión. Las mujeres con estudios de educación superior alcanzaron una tasa de actividad del 80% en 2016, mientras que aquellas que cuentan con estudios primarios superan por poco el 50% de actividad laboral.
Otro aspecto a tener en cuenta también es el estado civil de las mujeres que se encuentran en situación activa de empleo, ya que aproximadamente el 70% de las mujeres divorciadas o separadas se encuentra activa, muy por encima de aquellas mujeres casadas, que se aproximan al 55%, si bien la tasa en esta situación ha ascendido considerablemente desde 2002, cuando apenas alcanzaba el 40% según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Gráfico

Instituto Vasco de la Mujer: EMAKUNDE

“Avanzar en igualdad requiere un cambio en la cultura empresarial pasando de contemplar únicamente la producción a tener en cuenta a las personas y sus diversas realidades. Las empresas y entidades privadas son también responsables del avance de la igualdad de mujeres y hombres en nuestra sociedad”. Esta afirmación, obra de Izaskun Landaia Larizgoitia, directora del Instituto Vasco de la Mujer, muestra una de las propuestas para trabajar en pro de la igualdad en el ámbito empresarial y organizacional.

La institución ha propuesto este 2017 una actualización de la herramienta para elaborar diagnósticos y planes para la igualdad de género en empresas y otras entidades, que ya fue presentada con anterioridad en 2011.

La actualización de esta herramienta responde principalmente a “la necesidad de que las herramientas y metodologías incorporen elementos que respondan a la diversidad de las empresas y a su realidad actual”. asegura Landaia.

La herramienta presentada por la organización tiene como propósito evaluar el grado de cumplimiento de las dos leyes orgánicas, como son la Ley Orgánica 3/2007 de 22 de marzo, que recoge la condición de obligatoriedad para las organizaciones con un capital humano mayor de 250 personas de establecer un plan de igualdad entre mujeres y hombres, mientras que al resto de organizaciones, plantea la posibilidad de forma voluntaria para aquellas organizaciones que quieran hacer efectivo el plan. A su vez, la Ley 4/2005, de 18 de febrero, para la igualdad de mujeres y hombres habla sobre la obligatoriedad que tienen las empresas de carácter público de establecer estos planes para la igualdad y se refiere a su vez a la necesidad de implantar estos planes para la igualdad en empresas de carácter privado.

Impulsando esta herramienta, el Instituto Vasco de la Mujer tiene como objetivo principal “incidir desde la igualdad en la estrategia de la empresa y lograr la implicación del grupo, de todas las personas, para que sean copartícipes en los cambios hacia una cultura más igualitaria en las organizaciones y en la sociedad” demostrando de esta forma que dar pasos en igualdad es dar pasos hacia la “innovación y la excelencia”.

27685211645_859c6f018b_z

Programa de colaboración de desarrollo directivo 

Los datos indican que no existen tantas mujeres en lo que respecta a puestos de dirección y gerencia. No obstante, existen programas que colaboran en la inclusión de las mujeres en cargos de trabajo más importantes, que en su mayoría, están liderados por hombres.

El “Programa de colaboración de desarrollo directivo destinado a mujeres predirectivas, directivas y empresarias” es uno de ellos, que en colaboración con la EOI (Escuela de Organización Industrial) consiguió celebrar en 2016 su sexta edición. El principal propósito de este programa es proporcionar una formación de manera estructurada e integral desde el punto de vista de género, para concienciar y instruir a las mujeres a poder llevar a cabo las competencias que requiere un cargo gerencial en cualquier ámbito empresarial.

De esta manera, las mujeres que tienen un perfil directivo pueden adquirir conocimientos y perfeccionar sus competencias, así como desarrollarse personalmente y poder conocerse mejor a si mismas, además de “explotar” su potencial. El programa ha contado con la participación de 35 mujeres pertenecientes a 27 empresas diferentes. Dicho programa, que se lleva a cabo tanto de manera presencial como on-line.

“No estamos hablando de un problema de
algunas, estamos hablando de construir una sociedad más sana y más justa.”

Licenciada en Educación Especial y Antropología Social y Cultural, Ane Elorza, dedica gran parte de su tiempo a la lectura y a informarse de manera exhaustiva sobre un reto tan presente en la sociedad actual como lo es la desigualdad de género.

¿Qué te ha llevado a interesarte tanto por la lucha en contra de la desigualdad de género?
Empecé en el movimiento feminista cuando vine a la Universidad. Siempre me ha interesado la realidad y observar, analizar, y si se puede cooperar y aportar lo que pueda en los temas sobre los márgenes. Estudié educación especial, que también es aquella población que queda un poco al margen respecto al resto de la población. Descubrí el grupo de mujeres de la Universidad en Ibaeta. Y hasta hoy, ha sido un proceso de sentirme cada vez más cómoda.

¿Ha cambiado tu forma de pensar en los últimos años respecto a la desigualdad de género?
No sé si cambiar pero sí que tras leer y compartir muchos espacios y tiempo con personas interesadas en el tema, me he ido informando y formando. Ha cambiado en el sentido de que vas desarrollando tu propio camino. No sé si más o menos, mejor o peor, pero sí que es diferente.

¿En qué ámbito crees que se produce esa desigualdad de género?
Creo que en todas las áreas se pueden ver rasgos de este tipo. Es verdad que en algunos contextos esa desigualdad o ese funcionamiento puede ser más visual y en otros no tanto. Pero creo que igual que todas las personas estamos sujetas a vivir cierta desigualdad, en los contextos también pasa un poco lo mismo. Todos los contextos están influenciados por ese estilo de funcionamiento que es más estructural, que deriva de esa forma de organización social y política que yo opino que responde más a perspectivas patriarcales y de su mano, capitalistas.

¿La sociedad está lo suficientemente concienciada en cuanto a este tema? ¿O crees que existe gente a la que no le interesa o que hace caso omiso a este tipo de problemas?
Creo que si existe una desigualdad existe también una relación de poder. Es totalmente lógico que ciertas personas a las que les asignamos todo o la mayoría del poder se sientan cómodos. Es verdad que la persona que es oprimida, evidentemente, tendrá unos recursos para poder reflexionar sobre su condición de persona oprimida pero si lo hace llegará a un punto de concienciación que igual a las otras personas no les interesa tanto porque se encuentran en una ubicación cómoda para ellos. Como sociedad, en general, sí que creo que se han hecho algunos avances, que se han dado algunos pasos. Hemos llegado a identificar aspectos que no son políticamente correctos. Hasta ese punto hemos llegado, cosa que hace años no era así, pero falta muchísima voluntad política para cambiar esto.

¿Existe una razón por la cual las mujeres ocupan menos cargos en la alta dirección de las organizaciones?
Creo que esta un poco unido a lo que os he comentado antes. En cada ámbito, significa una cosa. En el ámbito laboral, por ejemplo, el estar en puestos de dirección es ejercer el poder. No creo que sea casualidad que casi todos los altos cargos que están en direcciones sean hombres, ya que que existe un miedo a perder esos privilegios que les da el estar en esa posición. A su vez, me parece que en los últimos años ha cambiado bastante el panorama laboral. La presencia de la mujer ha crecido significativamente en este terreno, pero es necesaria la lectura de la división del espacio público y privado. Históricamente, el espacio privado ha asignado y responsabilizado a la mujer de ello. El espacio público, y dentro del público el contexto laboral, es un terreno bastante significativo que se le ha asignado al hombre.

¿Sigue existiendo una percepción en la población que considera al género masculino más capacitado para ejercer el liderazgo que el femenino?
Sí. Además la presencia de la mujer en el ámbito laboral, es decir, en el espacio público, es una realidad objetiva. Pero al mismo tiempo, la mujer no ha dejado de liderar el espacio privado. No solamente liderar, sino que es la mayor responsable del espacio privado, esto es, en el contexto familiar, la crianza de los niños… Todos los ámbitos están totalmente ligados con los cuidados y otros aspectos que se suelen unir a la feminidad y los dotes que conlleva esa supuesta feminidad.

“El contexto laboral, es un terreno bastante significativo que se le ha asignado al hombre”.

¿Considera que la sensibilidad cultural podría paliar la desigualdad de género?
Si, de hecho creo que la educación es una de las claves más potentes o con más importancia que tenemos en la sociedad. Educamos según los ciudadanos y las ciudadanas que creemos en el futuro. Entonces, si en ese sentido educamos de una manera que no es para nada igualitaria, difícilmente vamos a tener en el día de mañana una sociedad que pueda tener un discurso con contenido respecto al tema de igualdad de género. Y sí, creo que a la vez que la sensibilización cultural tiene que ir la voluntad y la responsabilización política. Considero que la sensibilización cultural, a nivel de calle y a nivel más informal, se puede hacer y hay un montón de grupos y movimientos que lo hacen, el movimiento feminista, por ejemplo. Pero creo que todo ello tiene que tener el respaldo y ser aliado de la lucha un poco más a nivel político e institucional, esto es, tiene que ser complementaria una lucha con la otra.

“Todas y todos tenemos una responsabilidad respecto a la desigualdad de género”

¿De qué forma cree que se puede educar?
La clave es la coeducación. Todavía a día de hoy, en las universidades en las que se imparte magisterio, no se trabaja la coeducación -aunque es cierto que hay excepciones dependiendo de la profesora o del profesor-. En mi caso, en las dos carreras de magisterio que he estudiado no he cursado ninguna asignatura y la perspectiva de género ha sido transversal. Hay que educar a los niños desde una perspectiva de género y la coeducación dispone de una amplia lista de herramientas, pero a la vez, los profesionales que van a ser formados de esa educación tienen que estar formados.

¿Qué mensaje le gustaría transmitirle a la sociedad?
Me gustaría transmitir que todo el mundo, independientementedel cargo que ejerza, sea como sea, trabaje donde trabaje; todas y todos tenemos una responsabilidad respecto a la desigualdad de género. No estamos hablando de un problema de algunas, estamos hablando de construir una sociedad más sana y más justa. Cada una y cada uno que haga la lectura que deba hacer y que se responsabilice de la forma que crea oportuna.

EL BAJO COSTE DE UN PRECIO IMPAGABLE

40.   Ese es el número de colecciones que las empresas textiles preparan al año. Sin embargo, lo más lógico sería que hubiera dos: una para la temporada primavera-verano y otra para la de otoño-invierno. Pero, si algo está claro, es que los seres humanos no brillamos precisamente por nuestra lógica.

Este es únicamente un ejemplo del ritmo de vida tan insostenible que llevamos en muchos aspectos. Runners, comida rápida, 4G, más banda ancha, trenes de alta velocidad, textos cortos y si tienen fotos mejor, etc. Todo lo queremos ya. Y rápido. Y lo cierto es que todo esto tiene un precio, aunque el que “nosotros”, los occidentales, pagamos sea bajo. Y como son otros lo que lo sufren prácticamente no nos damos cuenta y “no hay problema”. O eso pensamos.

No obstante, resulta que la nueva corriente o modalidad de la industria textil, la fast fashion, es la segunda industria más contaminante del mundo. Y no hablamos del consumo que se llevaba en tiempo de nuestros abuelos donde ni el cambio de ropa era imaginable, sino la “moda rápida” de hoy en día. Déjennos enseñarles la parte más negra (o “black”) del Black Friday y derivados.

¿QUÉ ES LA FAST FASHION?

Para definir este concepto, que para  muchos resulta desconocido, nos tenemos que remontar a la década de los cincuenta cuando se implantó el “Prêt à porter”, que si traducimos literalmente significa “listo para llevar” y que hace referencia a la ropa producida en serie y más accesible para todos los públicos. Este concepto ha ido evolucionando a lo largo de los años hasta convertirse en lo que hoy en día conocemos como “fast fashion”.

Esta nueva forma de hacer moda cumple con varias características. Por un lado, la reducción de coste, tanto en la producción como en la calidad de los materiales. Por otro lado, la descolonización de la mano de obra, el consumo desorbitado y la falta de conciencia con el medio ambiente.

La cruda realidad de la industria textil es que emplea costes bajos en todos los sentidos y esto tiene consecuencias muy negativas en lo referente a los derechos de los trabajadores y al medio ambiente. Y son precisamente en estos ámbitos donde debemos enfocar nuestra atención, concienciar a la gente y emprender nuestro camino hacia el cambio.

LAS 5 CONSECUENCIAS DE UNA FAST FASHION MUNDIAL

Este mundo textil tiene graves consecuencias en diversos ámbitos. Con respecto al medio ambiente, uno de los recursos más utilizados en la Fast Fashion y que más afectado se ve por esta industria es el agua. Por un lado, debido a la enorme cantidad de agua que se necesita para producir las prendas, y por otro lado debido a la contaminación que ésta sufre. En consecuencia, la Fast Fashion se posiciona como la segunda industria más contaminante ya que provoca el 20% de la contaminación acuífera.

Mar de Aral en el año 1989 a la izquierda, 2014 a la derecha

Para poder elaborar una prenda se necesitan determinados materiales, y cultivarlos requiere grandes cantidades de agua; el cultivo de algodón, por ejemplo, necesita alrededor de un trillón de galones de agua dulce. En cuanto a la contaminación del agua, las máquinas empleadas en el proceso de elaboración desprenden fibras y sustancias químicas que se mezclan con el agua no contaminada de los ríos y los lagos, terminando por contaminarlos. Concretamente el 70% de los ríos, lagos y reservas de China – la región donde se concentra la mayor producción textil – están afectados por la contaminación, provocando que un cuarto de la población no tenga acceso a agua potable. Según datos del Ministerio de Protección del Medio Ambiente de la República Popular de China, el 38,5% del volumen de efluentes tóxicos vertidos al agua fueron obra de la industria textil.

No obstante, no sólo se produce una contaminación acuífera, sino que las playas cercanas a las plantas de tratamiento de aguas residuales también se ven contaminadas ya que a ellas llegan altas concentraciones de fibras acrílicas y de poliéster.

La deslocalización de las fábricas, una de las características principales de la Fast Fashion, ya mencionada anteriormente, no ayuda a reducir la contaminación que esta industria genera, sino que la amplia ya que los trayectos de traslado de las prendas son mayores, y el transporte en sí mismo      contamina el planeta.

Greenpeace encontró residuos hormonales y químicos cancerígenos

en las prendas elaboradas por marcas como Armani o Zara

Otro de los recursos empleados en la industria textil de la Fast Fashion son las tierras, en las que el agua también juega un gran papel. Se requieren grandes extensiones de tierra para el cultivo de los materiales empleados en la producción de tierras. Como se mencionaba en los párrafos anteriores, el cultivo de algodón requiere alrededor de un trillón de galones de agua dulce, y esto genera una devastación ecológica. Es el caso de Uzbekistán – el sexto principal productor de algodón – donde el cultivo de algodón ha producido un agotamiento de agua en el Mar Aral, así como el fracaso de la industria pesquera de la región.

Los materiales utilizados no favorecen la imagen de la Fast Fashion, al contrario, las numerosas cantidades de sustancias químicas que se emplean, concretamente 4kg de sustancias químicas por 1kg de camisetas, refuerzan la afirmación de que la Fast Fashion es la segunda industria más contaminante del planeta. Además, en el proceso de elaboración se produce un desprendimiento de microfibras de las prendas, y estas acarrean consecuencias realmente graves para los animales. Estas microfibras son peligrosas ya que se desprenden de las prendas, cayendo a los vertidos de agua, los cuales, como se ha mencionado en los párrafos anteriores terminan en los ríos y lagos, y, por tanto, los animales y especies que se encuentran en ellos ingieren las microfibras, acumulándose así en sus intestinos. Abigal Barrows llevó a cabo una investigación en la que demostraba cómo el 90% de los 2.000 peces analizados presentaban microfibras en sus organismos.  

En una reciente investigación elaborada por Greenpeace se encontraron residuos hormonales y químicos cancerígenos – EDCs –  en las prendas elaboradas por marcas como Armani, Diesel, Gap o Zara. Sin embargo el medio ambiente no es el único afectado. 

Datos

Datos sobre la industria textil. Fuente XL Semanal

LOS VACÍOS LEGALES PROVOCAN VACÍOS MORALES Y REALES EN EL PLANETA

Sin duda, los más perjudicados por la Fast Fashion son los trabajadores, que lejos de estar protegidos por los derechos laborales, son víctimas destinadas a seguir siéndolo. Así como cada cosa tiene su lado negativo o consecuencia, la producción barata y rápida de la fast fashion implica que grandes empresas algunas de las cuales tenemos en un pedestal, utilizan los vacíos legales y escasa legislación medioambiental y laboral de países desarrollados para descentralizar allí sus empresas y aprovecharse de la mano de obra más barata. Tal y como muestra el documental “The True Cost”, condiciones laborales inhumanas, salarios que a veces no superan los 10 euros al mes, niños y mujeres explotados, horarios inhumanos y un beneficio económico sin iguales para las empresas. Eso es lo que trae la Fast Fashion, y empresas como Inditex, H&M, Women Secret, GAP, Diesel, Calvin Klein y muchas más son las responsables de ello. Aunque por supuesto, no las únicas, porque los propios consumidores indirectamente también estamos aceptando que personas ganen 10 € mensuales cada vez que apostamos y compramos las prendas de esta “moda”.

Derrumbe del edificio Rana Plaza en Bangladesh. Fotografía de Rahul Talukder

Por ello, las prendas que lleven la etiqueta de “made in China” o “made in Turkey” son el realidad prendas que están hechas a raíz de la violación de los derechos de los trabajadores, y por ende, humanos.

Y es que, la Fast Fashion no solo carga a sus hombros el peso de las violaciones de derechos de los trabajadores, sino que también tiene sus manos manchadas de sangre. Al parecer y como decía Maquiavelo, el bien justifica los medios, y en este caso, siempre que sea en pro del dinero, todo está justificado.

En el año 2013, con la intención de recortar gastos, una fábrica de textiles situada en Savar, Bangladesh, decidió hacer caso omiso de las imperfecciones que su edificio conocido como Rana Plaza. El edificio se derrumbó llevándose con él 1.183 vidas y dejando 2.515 heridos. La respuesta que hubo por parte de un funcionario del gobierno de Bangladesh fue admitir que el 50% de las fábricas estaban funcionando con parámetros que nos era seguros. Y esta es otra prueba de que por mucho que se conozca la verdad, no se hace nada al respecto.

350.000 muertes y más de un millón de hospitalizaciones

a causa de los pesti- cidas y los desechos derivados del algodón

Pero resulta que en el sector del algodón también se dan este tipo de accidentes que nada tienen de imprudentes e inocentes. El algodón es altamente peligroso pues puede ocasionar envenenamiento y diverso efectos nocivos relacionados con el uso y el contacto con pesticidas. Si a esto le sumamos el hecho de que la mayoría de estos trabajadores son analfabetos que ignoran la peligrosidad de sus trabajos y de los productos a los que se exponen, tenemos como resultado las altas intoxicaciones que se producen entre los trabajadores de empresas productoras de algodón. Un ejemplo es Uzbekistán, el sexto mayor productor de algodón del mundo que suele “celebrar”  su año nuevo con 350.000 muertes y más de un millón de hospitalizaciones a causa de los pesticidas y los desechos derivados del algodón. Y eso, sin tener en cuenta la sequía que hay en dicho país a pesar de que el algodón sea el producto que más agua necesita para producirse.

Está claro que el hecho de respaldarse en una legislación pobre solo deja entrever el vacío moral en el que la sociedad está sumergiéndose. Y este vacío moral solo hará que el planeta cada vez se quede más vacío. De agua, de recursos naturales y de vida.

Hablamos con ADRIANA URIBESALGO

¿QUIÉN ES?

adriana

 

Apasionada. Emprendedora. Joven. Adriana Uribesalgo reúne todas las cualidades que cualquier empresa concienciada con el medio ambiente soñaría con tener entre sus trabajadores. Esta estudiante donostiarra de último año del grado de Liderazgo Emprendedor e Innovación, joven greenpreneur y actual trabajadora en Eko-REC (empresa dedicada a la fabricación de fibras sostenibles a partir de botellas de plástico PET) nos dedicó unos minutos de su apretada agenda para contarnos más acerca de la fast fashion.

P: La Diputación ha impulsado varios proyectos como la semana de la moda GK Green Fashion. ¿Sentís el apoyo de las instituciones para promover este nuevo modelo de consumo y producción? 

R: A nivel de Guipúzcoa tenemos mucha suerte, porque la Diputación está impulsando muchos proyectos de moda sostenible. Está generando muchas actividades abiertas a la ciudadanía y dando a conocer muchas marcas.

A nivel estatal, estamos en una posición muy “top” en comparación con otros sitios como Barcelona. Se hacen eventos de una calidad muy buena y muy interesantes.

Por eso, el siguiente paso es el de los consumidores, para decir “me voy a comprar una chaqueta de Labandera porque es una diseñadora de aquí, sostenible y voy a contribuir a la economía local”. Es decir, tomar la decisión de, en vez de comprar cuatro chaquetas en Zara, comprarte una en Labandera que encima es mil veces más bonita y mucho más original. Y no vale la excusa del estilo, porque como en todo, es cuestión de buscar, molestarse y darle vueltas.

P: ¿Crees que es necesario que el ciudadano de a pie abandone la fast fashion? 

R: La respuesta correcta es sí y no, porque no es tan sencillo como decir de repente que una fábrica no va a volver a producir. Esto supondría perder muchos puestos de trabajo de personas que, al fin y al cabo, tienen una familia que mantener. Pero sí que es importante cuidar la faceta medioambiental.

Hoy en día existe una clara motivación por el tema medioambiental en las empresas, y de hecho, empresas como H&M o Zara están tomando acciones a cabo que son muy importantes. Por ejemplo, el tema de recogida de prendas hace que luego empresas que tienen en cuenta la economía circular puedan producir hilo y prendas nuevas, que es algo que la gente no sabe. Es como un mercado invisible que luego provee a marcas sostenibles, y a su vez, también a las grandes marcas.

Pienso que es prácticamente imposible que la fast fashion desaparezca, porque lo que importa a las empresas son los costes, y éstos son mucho más asequibles si se da una producción en masa. Sin embargo, opino que en este aspecto va a haber un cambio, porque las grandes marcas invierten cada vez más en sostenibilidad; no sólo por el “green washing”, sino porque también sale más económico y ayuda a que aumenten su nicho de mercado.

¿QUÉ PUEDO HACER YO?

¡Cambia de hábitos!

algodon

  • Compra de manera alternativa
  • ¡Escoge ropa con historia! Desde tiendas o páginas web de segunda mano hasta diseñadores y comercios locales. Tienes mil opciones, pero nuestros favoritos en San Sebastián y a nivel nacional son:
  • Friday’s Project, Chicfy.com, Asos Marketplace, Brownie, Koopera, Double Agent USA y Miint
  • Calidad VS Cantidad
  • En lugar de pagar muchas veces por una pieza que se te va a estropear enseguida, invierte un poco más en una de calidad que te acompañará durante años, ¡y marcará tu estilo!
  • Fíjate en los materiales
  • La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo; ¡atento/a a lo que pones sobre ella! El algodón orgánico, cáñamo, bambú, tencel o lino son materiales excelentes que respetan tanto la salud de tu piel como la del medio ambiente.

¡Activismo!

  • Redes sociales
  • No hace falta salir a la calle con pancartas ni acampar enfrente de Zara para ser activista. Hoy en día, las redes sociales nos lo ponen fácil: basta con enviar un correo a las grandes marcas o preguntar en Instagram a través del hashtag #quiénhizomiropa para mostrar a la industria nuestra preocupación por las prácticas con las que llenamos nuestro armario.
  • Fashion Revolution
  • Si el activismo telemático se te queda corto, también te puedes unir a un movimiento civil que ataca a la fast fashion de frente. Fashion Revolution es una asociación presente en más de 90 países que busca cambiar la forma en la que la ropa se produce y se consume, a través de iniciativas tales como campañas de concienciación, la organización de debates en diferentes Parlamentos europeos, semanas de la moda sostenible en numerosos países…

¿QUÉ ESTÁN HACIENDO LAS INSTITUCIONES?

Guipúzcoa es una de las provincias que, a nivel nacional, un mayor impulso le ha dado a las prácticas éticas y sostenibles de la slow fashion. Este impulso se ha traducido en diversas iniciativas del Departamento de Medio Ambiente de la Diputación de Guipúzcoa:

GdM Donostia Moda FestivalCartel

En 2017 se ha celebrado la 5ª edición de la Jornada de Moda Sostenible y Talleres GK Green Fashion,  donde se han organizado diversos eventos, charlas y talleres que pretendían extender la cultura de la slow fashion

Desfile de moda sostenible

Este año, el palacio de Miramar ha acogido la 2ª edición del desfile de moda sostenible celebrado en el Palacio de Miramar el 25 de noviembre del 2017, en el que se mostró ropa fabricada únicamente con materiales reciclados.

Catálogo GK Green Fashion

Este catálogo, creado con la intención de concienciar sobre la necesidad de frenar la contaminación que conlleva la industria textil, así como orientar a productores y consumidores hacia un modelo de economía circular, muestra las colecciones de 8 firmas guipuzcoanas que, debido a los tejidos que utilizan y a las prácticas que ejecutan, actúan dentro de un marco sostenible o de slow fashion.

Proyecto UPCYCLING

Otro de los proyectos impulsados por el recién creado Clúster de Moda Sostenible es un concurso propuesto a los/as alumnos/as del centro AEG para diseñar los nuevos uniformes del punto de encuentro de Garbera, creado a partir de tejidos desechados.

Elaborado por: Grupo 4

Teaching-kids-how-to-make-friends-at-school

Desmontando mitos; Euskadi, colegios e inmigración

Euskadi cuenta cada vez con más inmigrantes en sus centros escolares, aún así, todavía queda mucho por hacer y numerosos prejuicios por eliminar.

teaserbox_7566152

Carla Goberna, Maialen Sagarzazu y Leire Neira| San Sebastián

Vivimos en una sociedad cada vez más diversa, siendo ésta una realidad que no se puede ignorar al afectar directamente a todas las esferas de la misma. Pese a ello, debemos tener en cuenta que la sociedad española, así como la vasca, han sido históricamente homogéneas y poco acostumbradas a lo diferente. Sociedades que cada vez acogen a más inmigrantes de todo el mundo, un fenómeno compartido por la gran mayoría de países europeos, de modo que se está dando un proceso de integración de toda esta diversidad cultural en las sociedades europeas. ¿Pero hasta qué punto es así?

En el País Vasco, el fenómeno se refleja en las escuelas. Estas nos muestran un nuevo paisaje social, mucho más variado y diverso que hace unos años. Según algunos datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en los últimos años ha habido una continua evolución ascendente del alumnado inmigrante en el Sistema Educativo de la C.A.P.V. Es más, hoy en día, un 7% del alumnado es extranjero, lo cual es una prueba más de que la transformación de la sociedad vasca es un hecho.

Esta situación está revolviendo y modificando el concepto general que tenemos de lo que es ser inmigrante. Respecto a ello, Mertxe Sagarzazu, directora del centro escolar Ama Guadalupekoa situado en Hondarribia, Guipúzcoa, expresa lo siguiente: “Para mí un inmigrante no es aquel que está desde los tres años, sino aquel que llega con doce o trece e incluso más, porque puede tener más dificultades para adaptarse.”

Captura de pantalla 2018-01-09 a las 11.00.35

Colegio concertado VS colegio público

Con el aumento del número del alumnado inmigrante en los centros escolares Europeos se han abierto varios frentes entre los colegios concertados y los públicos, debido a que hay un mayor número de inmigrantes en los centros públicos, llegando a surgir debates sobre si existe una discriminación a los inmigrantes por parte de los colegios concertados.
Respecto a esto último, podría decirse que en Euskadi existe una tendencia a la escolarización de los inmigrantes en los colegios públicos, según Félix Etxeberria, catedrático en Pedagogía y profesor de la UPV/EHU, esto es «una consecuencia de un proceso histórico». Según Etxeberria también se debe a las diferencias económicas, ya que las escuelas concertadas tienen problemas económicos a pesar de recibir dinero publico, por este motivo los inmigrantes que son “los pobres de hoy en día”, van a la pública porque tienen menos recursos.

Más de un sindicato ha lanzado la idea de que algunos centros concertados crean matrículas paralelas para evitar así acoger a un mayor número de alumnado extranjero y con menores recursos económicos. Esta acusación fue desmentida por el actual director de Kristau Eskola, Mikel Ormazabal, quien comentó en una entrevista para el periódico Deia, el pasado marzo de 2017, que “decir que KE usa un sistema de matriculación paralelo para que no haya inmigrantes es mentira. Hay centros de KE que tienen un 90% de inmigrantes y cuando quiera lo podemos ir a ver. Es cierto que hay otros que no tienen, pero igual que en la pública”.

Por otro lado, tendríamos el caso de la zona del Bidasoa y concretamente de la ciudad Hondarribia, en donde la situación es bien distinta. Cuando Mertxe Sagarzazu habló de su colegio, Ama Guadalupekoa, el cual también es parte de Kristau Eskola, dejó bien claro que no “no hay ningún promedio” de inmigrantes, si algún inmigrante había solido escolarizarse en el centro era por circunstancias extraordinarias y habían puesto los medios necesarios para facilitar su integración y su buen funcionamiento académico. También dijo que “Cuando han llegado inmigrantes se les ha atendido, por lo que el que quiere estudiar tiene la opción de estudiar y el que no quiere repite o se le manda a un formación básica, pero no se va porque es inmigrante sino porque no ha querido estudiar, ya que se les dan facilidades. El profesorado se implica para que esto no ocurra.”

También, quiso hacer hincapié en las diferencias que hay entre el número de alumnos que hay por clase entre un colegio público y uno concertado y en cómo este factor influye en la enseñanza, también aprovechó el momento para desmentir las acusaciones de las listas paralelas; en sus propias palabras, “Nosotros en la ESO tenemos que tener treinta alumnos por clase y en la pública tienen veinticinco, por lo que se pueden mover en veintidós tranquilamente, nosotros en cambio nos movemos en más. Para mi, la diferencia está en ese factor a la hora de atender, por eso creo que las ayudas tendrían que estar ahí, porque no podemos poner gente de más ya que habría que pedir un permiso especial del 10%. Por eso mismo digo que las listas que mandas son reales, no me invento ningún nombre para tener ninguna ayuda”.

En cuanto al factor socioeconómico, para ella, no ha supuesto ningún problema, ya que este centro, al igual que otros que tienen características similares, fue fundado con el principal objetivo de que todos los ciudadanos de Hondarribia tuvieran la oportunidad de estudiar en el centro, es por eso que dejó claro que en el centro que ella dirige nadie se queda fuera por no tener un buen nivel socioeconómico. Ella misma dijo que, “tenemos un número de impagados al año, de personas que sabemos que no van a poder pagar, y eso se acepta y es parte de los valores del centro”.

Entonces, si no es el factor socioeconómico el que empuja a los inmigrantes a los centros concertados, ¿Cuál es el motivo?

Lengua de acogida

El desconocimiento de la lengua perjudica el ritmo de integración académica de los alumnos inmigrantes, eso sí, no parece que haya problemas en los casos de una escolarización tempran, a los dos o tres años, ya que a esas edades los niños no suelen tener dificultad para aprender un idioma nuevo. No obstante, si se empieza más tarde, cuando el alumno ha sobrepasado los diez u once años, las dificultades que se encontrará serán mucho mayores.
En cuanto a la procedencia de los alumnos escolarizados en Euskadi, la mayoría son originarios de Marruecos, Colombia, Rumanía, Bolivia y Ecuador. Respecto a ésto, en general, los alumnos que proceden de países de habla hispana se adaptan más rápido al hablar castellano, pero el resto tienen que aprenderlo y eso puede influir en su integración y posteriores resultados académicos. De todas formas, hay un tema que tarde o temprano todos ellos tendrán que abordar: el euskera.

Ekaitz Pérez, alumno de la Universidad de Deusto, opina lo siguiente al respecto “Me parece mal que se les exija hablar euskera o aprender un mínimo de euskera. El euskera no sirve para integrarse, porque al final puede hablar castellano y ese es el idioma predominante.”

En el País Vasco el modelo educativo está dividido en tres modelos diferentes; en castellano llamado (modelo A), el mixto (modelo B) y en Euskera (modelo D), este último lo encontramos instaurado en los colegios públicos. Lo que está bastante claro es que los inmigrantes que no se escolarizan desde pequeños tienden a escoger el modelo A por motivos obvios, el desconocimiento total del euskera. Es por esto por lo que los estudiantes que eligen el modelo A no obtienen un dominio lingüístico mínimo en la lengua vasca e incluso los que eligen el modelo B tampoco terminan de aprenderlo.

Según la directora de Ama Guadalupekoa, “El hecho de que los inmigrantes vayan también a colegios concertados es en gran parte porque tienden a ser bilingües, eso juega un papel importante. La tendencia es mandar a los inmigrantes que no saben euskera a un colegio bilingüe. Prácticamente siempre se descarta la publica para el alumnado que llega durante el curso”.

En en el caso concreto de Ama Guadalupekoa, cuando viene un inmigrante con doce años o más, le ponen en primero de la ESO y ven que no tiene base, no solo por el idioma sino por el nivel y otros factores, se les retrasa un año para que puedan aprender y coger más soltura y seguridad para el próximo curso. También puede suceder que tengas más facilidades y conocimiento del esperado y que les pase de curso, pero la mayoría de casos no suele ser así, ya que según ella al pasarles de curso: “les estás creando una laguna impresionante y no pueden seguir adelante”.

elementary-school-lrg

¿Racismo y discriminación?

El centro escolar es un reflejo de la sociedad en la que nos encontramos actualmente, una sociedad que ha día de hoy sigue presentando conductas xenófobas y racistas.
Según el informe del Defensor del Pueblo (2003), el profesorado acepta el derecho del alumnado inmigrante a tener una educación (73,4%), pero de ellos solo al 24,1% les gustaría tener inmigrantes en el aula. En este informe también se hace referencia a la tendencia de los alumnos nativos a tener actitudes negativas hacia los alumnos inmigrantes debido a los prejuicios raciales y también por las desigualdades socioeconómicas, factores que provocan discriminación y aislamiento.

Martin L, alumno de la Universidad de Deusto, tiene una madre inmigrante pero el joven nació en San Sebastián, “pese a ello, he recibido comentarios un poco discriminatorios en el colegio, por ejemplo por el tono de la piel. Aunque no sea técnicamente racismo, sí que hay ciertas conductas discriminativas.”

Algo parecido le ocurrió a una niña musulmana. En su caso, la suspicacia no viene por el color de su piel, sino por su burka. Este hecho ocurrió en un centro escolar de Vitoria. Ella llevaba el velo a la escuela todos los días aunque el reglamento del centro impidiera que cualquier alumno se tapara la cabeza con algún complemento. El centro contacto con los padres de la joven para que convencieran a su hija de quitarse el velo en el aula, pero los padres no estaban de acuerdo por lo que la niña siguió llevando el velo. El centro finalmente decidió sacar de clase a la joven para llevarla a un aula cerca de la dirección donde los profesores acudían ahí a darle clase.

El periódico Deia publicó un artículo que trataba sobre este mismo tema, de los casos de discriminación por racismo, de género y de identidad sexual que se habían dado recientemente en las aulas de Euskadi. El artículo resulta alarmante, ya que los casos de 2016 duplican en número a los de 2015, pasando de 25 a 49, siendo más de la mitad de ellos por racismo. En el artículo se mencionan las dificultades judiciales y policiales que siguen existiendo en este terreno, ya que según Beatriz Artolazabal, consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, sigue existiendo cierta escasez estadística sobre los casos de discriminación o de delitos de odio, por lo que todavía no se puede conocer con exactitud la dimensión cuantitativa y cualitativa de esta realidad social. Con todo ello, la consejera manifestó su preocupación, ya que las diversas encuestas que han realizado a la población, “constatan que la discriminación aumenta”, y que en muchos casos no se llega a formalizar una denuncia “por miedo, desconocimiento o desconfianza”. Además, en el artículo también menciona que en muchas ocasiones, las víctimas que han sufrido discriminación no sienten una compensación después de haber tenido que pasar por el proceso judicial.

Es por eso que el Gobierno Vasco, junto con el Departamento de Educación y en coordinación con el Consejo Escolar de Euskadi, así como distintos agentes educativos, han creado una serie de objetivos en el “Programa Complementario de Educación en Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación 2017-2020”, para los próximos cursos donde uno de esos objetivos se fundamenta en evitar el racismo.

Derecho a la identidad

Debido a los rápidos avances de una sociedad cada vez más globalizada, nos encontramos en una situación en la que hay más diversidad cultural, identitaria, lingüística y religiosa en las escuelas. La falta de integración conlleva muchas consecuencias sociales como, por ejemplo, bajos rendimientos académicos o la exclusión social, un problema es reflejo de nuestra sociedad. Nuestros sistemas institucionales y políticos no han evolucionado a la misma velocidad que este fenómeno, por lo que la gestión democrática de la diversidad probablemente sea uno de los mayores retos al que las sociedades occidentales nos enfrentamos actualmente.

Amin Maalouf, reconocido escritor y periodista franco-libanés, opina en su obra El desafío del mundo que “En este siglo no hay forasteros, sólo hay compañeros de viaje”. Esta frase viene a decir que a la hora de aceptar la realidad que viene siendo la diversidad cultural, previamente hay que entender a un inmigrante, una persona que pertenece a dos sociedades diferentes. La respuesta al problema estaría en la integración sin que por ello una persona tenga que renunciar a su identidad de origen. Tenemos que empezar a hablar de multiculturalismo.

Amin_Maalouf_par_Claude_Truong-Ngoc_novembre_2013Amin Maalouf

Por un lado, es verdad que no se puede negar que el origen de una persona es hasta cierto punto determinante, pero por otro ese argumento es muy contraproducente  puesto que no se le puede decir a esa persona que nunca será igual que el resto solo por su orígen, es por eso que la verdadera actitud de reconocimiento debe ser la siguiente, en palabras de Maalouf: “Podréis llegar a ser uno de los nuestros plenamente, sin dejar de ser vosotros mismos”. Esta dualidad es lo que permitiría la verdadera integración del inmigrante en un contexto como el actual.

Siguiendo el hilo del asunto, en otra de sus obras titulada Identidades asesinas, Maalouf habla sobre el momento en el que un inmigrante pasa a formar parte de una sociedad distinta a la suya de origen, en el que tendrá que adaptarse a las normas del lugar incluso cuando no encajan o no son compartidas por su cultura de orígen. Es muy frecuente que una persona inmigrante se sienta rechazado por parte de su entorno y que, incluso, sienta que cada acercamiento que hace es un forma de rechazar o renunciar a sus propios orígenes. Por este motivo muchos inmigrantes tienden a juntarse solo con personas de su misma etnia, nacionalidad, cultura, etc, siendo frecuentes la creación de guetos en las grandes ciudades. Este fenómeno se acaba repitiendo también en el ambiente escolar de la gran mayoría de los países occidentales que acogen a inmigrantes en sus aulas, lo cual es un serio problema porque éstas personas no terminan de integrarse correctamente.

Lo que nos debe quedar claro es que las personas tenemos  múltiples pertenencias que, por separado, nos unen a un determinado grupo pero que, en su conjunto, forman nuestra propia identidad, que es única e irrepetible. No obstante, hoy en día tendemos a considerarla como el grupo al que pertenecemos, por este motivo decimos “soy judío”, “soy árabe”, etc… A partir de esta afirmación la gente se imagina su religión, sus costumbres e incluso se puede llegar a atribuir los crímenes que otros de su país o raza hayan cometido. Todo  ser humano debería asumir su propia diversidad y entender su identidad como la suma de sus diversas pertenencias en vez de confundirla con una sola, normalmente usada como un instrumento de guerra. Sobre todo cuando el origen de una persona no coincide con la cultura de la sociedad. También deberíamos hacer todo lo posible para que nadie se sintiera excluido.

Para que este cambio suceda, nuestra sociedad debe cambiar, como dice Tony Judt en su libro Algo Va Mal, “Ya no nos preguntamos sobre un acto legislativo o un pronunciamiento judicial: ¿es legítimo? ¿Es ecuánime? ¿Es justo? ¿Es correcto? ¿Va a contribuir a mejorar la sociedad del mundo?” Eso a nadie importa, porque todos estamos corriendo a hacernos ricos, o al menos a evitar ser pobres.”

Para finalizar nos quedamos con la reflexión de este escritor: “Como ciudadanos de una sociedad libre tenemos el deber de mirar críticamente a nuestro mundo. Si pensamos que algo está mal, debemos actuar en congruencia con ese conocimiento.”

La igualdad, el alma de la libertad

A pesar de que en muchos países se están tomando medidas para disminuir la violencia de género, todavía existen muchas desigualdades que impiden que podamos “hablar de progresos reales hacia la igualdad, el desarrollo y la paz” palabras del Secretario General de la ONU Ban Ki-moon.

Secretaria-general-onu

Fuente: Derecho Internacional Público

 

 

 

 

 

Comenzamos un nuevo año y la violencia de género no cesa. Este año 2017 ha iniciado con una víctima en la localidad de Madrid. En el año 2016 cuarenta y cuatro fueron las mujeres asesinadas por sus parejas, de las cuales veintiséis habían denunciado sufrir maltratos y dieciséis contaban con alguna medida de protección, que no fueron suficientes.

Dejando de lado estas cifras, según el Observatorio de Violencia Doméstica del Consejo General de Poder Judicial las denuncias de malos tratos han aumentado un 14%, lo que muestra que las mujeres están teniendo el valor para pedir ayuda o que sea el entorno el que actúe en su defensa. Porque este no es un problema solo de las mujeres, es un problema de la sociedad, y por supuesto, actuar.

1457186421_146797_1457195854_noticia_normal

Fuente: El País

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, también se ha producido un aumento en el número de condenas, de las 10.570 sentencias que han sido dictadas, 7.344 han sido condenatorias y 3.226, absolutorias, en el tercer trimestre del año 2016, de junio a septiembre.

Otro de los datos que llama la atención es la retirada de las denuncias, que durante el último trimestre del año 2016 ha recogido un porcentaje muy similar al del mismo trimestre del año anterior, un 13,3% en relación con el total de las mujeres víctimas de la violencia de género. Además, el 016, El Servicio Telefónico de Atención y Protección para Víctimas de Violencia de Género (Atenpro), ha batido el record de llamadas con casi 66.000 de enero a septiembre.

016

Fuente: Blog de la Voz

El año 2017 ha comenzado con una víctima nueva por violencia de género, es por eso que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tras saber la noticia aseguró que en su cuenta de Twitter que: “El asesinato de una mujer en Madrid el primer día del año nos recuerda la urgencia de un Pacto de Estado contra la violencia de género”.

Captura de pantalla 2017-01-13 a las 14.58.28

Fuente: Twitter

Según un informe del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) afirmaba que cuando las mujeres interponen la denuncia y toman declaración, estas no son escuchadas como deberían, ya que sólo se tiene en cuenta el último episodio que haya sucedido y la valoración es menor y también las medidas de protección. Por lo tanto, y una vez hecha la evaluación del año 2016, hay que sentar las bases para un Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

EVOLUCIÓN EN LA IGUALDAD DE GÉNERO: UN PROGRESO LENTO Y DIFICULTOSO

La violencia física es, sin duda alguna, uno de los tipos de violencia de género más empleados contra una persona junto a la violencia psicológica. Gracias a la información que nos ofrecen páginas web como la del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, MIR (Ministerio del Interior del Gobierno de España), Consejo General del Poder Judicial o Memorias de la Fiscalía General del Estado, hemos podido conocer el número de mujeres y hombres que han sufrido violencia de género en España durante este último año 2016.

GRAFÍCO 1 (1)

Fuente: elaboración propia

En este primer gráfico podemos observar el número de mujeres que han sido víctimas por la violencia de género en España el pasado año 2016. Para ello, se ha dividido el número de víctimas por territorios, para observar en qué comunidades autónomas ha habido más casos, y en cuáles menos. Gracias a la información que nos ha detallado la web del “Observatorio Violencia” (web que ofrece contenidos oficiales del Ministerio de Interior del Gobierno de España), sabemos que Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid son las comunidades autónomas donde ha habido más víctimas de violencia de género, con 95.091, 58.681 y 70.902 mujeres, respectivamente.

Los territorios que más llaman la atención por sus excesivas cifras han sido las Islas Baleares (16.436) y Canarias (30.520), territorios que, siendo pequeños, superan en número a comunidades autónomas mayores que estas, como por ejemplo Cataluña (5.028), Extremadura (8.377) o incluso Castilla y León (18.889) en el caso de Canarias.

Las comunidades autónomas que menos víctimas por violencia de género reflejan en el año 2016 son: País Vasco (872), La Rioja (2.915) y Cantabria (5.013), además de las ciudades autónomas como Ceuta (1.122) y Melilla (1.431).

COMPARANDO REGISTROS…

“Una persona que maltrata no nace, se hace”. Esas son las palabras de Luisa Nieto Corominas, psicóloga de la Fundación Aspacia, que trabaja día a día para conseguir que la violencia de género se elimine en todas sus expresiones; y cómo no, con el objetivo de proteger a las víctimas y promover la igualdad. Estas declaraciones, que fueron realizadas por el periódico El Mundo un 28 de noviembre de 2014, a día de hoy van ofreciendo sus frutos, aunque aún queda mucho trabajo por delante.

GRÁFICO 2

Fuente: elaboración propia

Tal y como refleja este gráfico, el registro del número de mujeres víctimas mortales por violencia de género ha ido descendiendo con el paso de los años en estos pocos años de vida del Siglo XXI. Concretamente, 2016 es el año en el que menos víctimas mortales ha habido desde que comenzó el siglo, con un total de 44 víctimas; aunque hay que reconocer que aún hay ocho casos en investigación: cuatro de ellos en Andalucía, dos en Canarias, y uno en Galicia y Madrid.

GRÁFICO 3

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Teniendo en cuenta este reciente registro, se puede observar que desde el año 2010 (73 víctimas por aquel entonces) el número de víctimas ha descendido un 39,73%, algo impensable durante los primeros diez años de este siglo, donde se registraron una media de 71,2 víctimas (del año 2000 al 2010).

GRÁFICO 4

Fuente: elaboración propia

En el caso de los hombres, para acceder al número de víctimas mortales por violencia doméstica en España en este siglo, se han consultado webs como el Portal Estadístico de Violencia de Género o al del Ministerio del Interior. En ella se han podido obtener el número de víctimas mortales que, tal y como podemos observar, va reduciéndose con el paso de los años, pasando de 44 víctimas en el año 2000 a 4 en el año 2014 (último año al que hemos tenido acceso); es decir, un 90,9% menos.

GRÁFICO 5

Fuente: Archivos y documentación del Ministerio del Interior

CASOS REALES DE VIOLENCIA DE GÉNERO

A pesar de los avances que se han ido llevando a cabo en los últimos años para lograr la igualdad entre mujeres y hombres, especialmente en el ámbito laboral y económico, los casos de violencia de género (física y psicológica) siguen siendo elevados. A pesar de todo, según la asociación Mujeres Unidas contra el Maltrato (MUM), los casos que llegamos a conocer son una minoría. Hay muchas mujeres que han decidido hablar sobre su caso de maltrato para que haya más visibilización sobre el tema y otras mujeres denuncien su situación.

  • Melanie. Año 2007. 23 años

El primer caso a destacar es el de Melanie. Esta mujer sufrió maltratos por parte de su pareja hasta el 1 de octubre de 2007. Se conocieron cuando ella tenía 23 años y él tenía 27. Al principio todo era como un sueño, aunque el maltrato empezó pronto. Al poco de empezar ella se fue a Granada para comprarle un regalo; él, al no saber dónde estaba, estuvo llamándola sin parar, nervioso. Cuando la vio le olió la ropa para ver si había estado con alguien. Se sintió avergonzada y traicionada, pero aun así, tras eso se fueron a vivir juntos. Después todos los maltratos tenían excusa, justificación y perdón. El le decía que el alcohol le volvía violento y ella creía que era su salvadora y tenía que ayudarle cayendo en su trampa.

Pero la violencia física no era la peor, la psicológica le afectaba más. Es una violencia más sutil pero a la larga le dejaba secuelas más graves. Así, su autoestima se iba deteriorando. Cuando decidió terminar con la relación, él intentó asesinarla, ella no sabía lo que estaba pasando, sólo que le dolía todo. Hasta el día en el que se vio en el hospital no creyó que ella era una mujer maltratada. Aún después de intentar asesinarla ella pensó en no decir su nombre para que no fuera a prisión. Finalmente la justicia, condenó al agresor a 16 años y 4 meses de cárcel por distintos tipos de maltrato e intento de asesinato.

  • María. Año 2010. 16 años

Llama la atención también el testimonio de María. Con sólo 16 años ya tenía pareja, la cual le sacaba 11 años. Ahora, con 32, ve la realidad desde otra perspectiva. Todo comenzó con insultos, desprecios… El problema es que María estaba completamente enamorada de su novio. La “auténtica pesadilla”, como ella misma relata en declaraciones a El Diario Vasco, llegó cuando estaba embarazada de cinco meses. En ese momento, cuando todo se agravó, llevaban dos años de relación. La llegó aislar completamente, alejándose de sus familiares y amigos. Todo cambió cuando se vieron involucrados sus hijos, hasta ese momento la única esperanza de María. El hecho de pegarles también a ellos hizo que ella consiguiera dar el paso y llamara a la policía. Cinco años después de aquello, él ya se encuentra en prisión.

  • José Ignacio. Año 2010

El último caso a destacar es el de José Ignacio Y. Su caso apareció en los medios en el año 2010. Según la noticia elaborada por El Confidencial, su exmujer lo anuló durante años; la violencia era tanto física como psicológica. Vivió un calvario durante su matrimonio. Ella le preguntaba: “¿Crees que alguien va a creer que alguien que pesa 50 kilos puede pegar a un tío de más de 100?”. Su mujer llegó a amenazarle con tirar a un hijo por la ventana y después tirarse ella. Y lo último, fue denunciarlo por malos tratos tras fingir una paliza si él no renunciaba al piso y le daba el dinero que le exigía, ya que ¿quién iba a creer que el maltratado era él? “El hombre maltratado también existe. No es ni un concepto nuevo ni un símbolo ni la nueva peor moda”.

¿SON SUFICIENTES LAS MEDIDAS Y LEYES ESTABLECIDAS?

Un caso de violencia de género supone un atentado contra alguno de los derechos fundamentales que todo ser humano posee, tales como la igualdad, la libertad, la no discriminación, la vida, etc. Por ello, se han creado a lo largo de la historia una serie de normativas y leyes para sancionar todas aquellas personas que transgredan algunos de los derechos mencionados.

El Artículo Número 15 de la Constitución Española afirma el derecho de TODOS a la vida y a la integridad física y moral, sin que en ningún caso puedan ser sometidos a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Sin embargo, en la realidad ocurre todo lo contrario. La violencia de género ya no se trata de un problema que afecte únicamente al ámbito privado, sino que ésta se manifiesta como un signo de la desigualdad que existe en nuestra sociedad.

igualdad

Fuente: Ganas de vivir

Llegados a este punto, debemos diferenciar las medidas legales existentes para las mujeres y para los hombres, ya que no son las mismas. La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, afirma que la violencia de género debe entenderse como “toda violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sidos sus cónyuges o quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aún sin conveniencia”. Hay que destacar que se trata de una ley que únicamente recoge la desigualdad que producen los hombres sobre las mujeres, es decir, los casos de violencia de género de hombres hacia mujeres, siendo el principal objetivo de esta ley responder a todas esas mujeres que sufren o hayan sufrido algún caso de violencia de género.

A lo largo de los años se han creado diferentes declaraciones y leyes para respaldar a aquellas mujeres que han sufrido algún caso de violencia de género, tales como la convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación sobre la mujer de 1979, la Declaración de Naciones Unidas sobre la eliminación de la violencia sobre la mujer del año 1993, la Declaración de 1999 como Año Europeo de Lucha contra la Violencia de Género, todas ellas, como hemos mencionado, referentes a la violencia de género que se ejerce sobre las mujeres.

VIOLENCIA-DE-GENERO-STOP2-290x290

Fuente: Women in Management

Sin embargo, una vez analizadas las leyes existentes para las mujeres sobre la violencia de género, nos planteamos la siguiente duda: ¿por qué los hombres no pueden ser incluidos en las leyes de violencia de género? Varias noticias publicadas en diferentes diarios afirman que, teniendo en cuenta las cifras oficiales de casos de violencia de género de mujeres y de hombres, “se puede ver claramente quienes son las víctimas y quienes los verdugos”. Las leyes se han creado teniendo en cuenta las cifras existentes, en las que podemos ver que el número de mujeres que han sufrido casos de violencia de género es mucho mayor.

Por ello, el género femenino está considerado muchas veces como el género víctima y el género masculino como el agresor. Según dicho artículo, “no hay establecidas relaciones de poder de la mujer sobre el hombre por lo que no se les puede aplicar la Ley de Violencia de Género vigente”. También afirman que “en los casos en los que un hombre sea maltratado por una mujer, hay que sacar el género de la ecuación y juzgar cada caso con su contexto y sus motivaciones propias, que serán diferentes en cada caso”. La pregunta es: ¿con estas medidas se está consiguiendo realmente una igualdad de género entre hombres y mujeres? ¿O las diferencias cada vez son mayores?