Archivo por meses: enero 2014

EL AVANCE SOCIO-TECNOLÓGICO EN CHINA

China ha demostrado ser capaz de superarse a sí misma en lo que a la innovación se refiere, llegando a ser uno de los países más avanzados en este área en muy pocos años. Los esfuerzos del gigante asiático han dado su fruto, y ha logrado acercarse a los países más desarrollados principalmente en lo referido a los proyectos de desarrollo científico y tecnológico. Se ha ajustado en el campo de la innovación al modelo económico socialista, lo que ha hecho que China se halle en la mejor situación de su historia: se encuentra actualmente en el primer puesto en términos de eficiencia en la innovación a partir del índice de Innovación Global, por delante de 140 países.

El país asiático se ha dado cuenta de la importancia de la apuesta por la innovación tecnológica para promover así tanto la economía del país como el bienestar de la población y la mejora del medio ambiente; los avances tecnológicos han supuesto en los últimos años más del 51% del desarrollo del Estado. Tal es la importancia que se le está concediendo a la innovación tecnológica en los últimos años, que el país decidió invertir en el año 2012 más de un billón de yuanes en este sector.

  urban-development-shanghai

Al igual que sus vecinos Japón, Taiwán y Corea, China ha seguido en sus orígenes una evolución tecnológica orientada exclusivamente a la fabricación de bienes diseñados en el extranjero. Dichos países, no obstante, poco a poco fueron adquiriendo más espacio en lo que al diseño de los productos se refiere, y la mano de obra y el estilo de vida se fue encareciendo; hasta que, pasado el tiempo, lograron hacerse con el proceso de diseño. Esto les brindó la oportunidad de acercarse a las economías más avanzadas, y la propiedad intelectual pasó de pertenecer exclusivamente a Estados Unidos, Alemania y Francia, para incluir también a Japón, y posteriormente a Taiwán y Corea. Un proceso idéntico está ocurriendo en la actualidad en China, que ha apostado por el cambio entre “made in China” (hecho en China), y “created in China” (diseñado en china), tal y como nos cuenta Jiazhen Yu, una estudiante universitaria procedente de China adherida actualmente a un proyecto de movilidad Erasmus: “antes, el país se centraba en una labor intensiva y trataba de tomar ventajas en el hecho de crear productos a muy bajo coste. Ahora, sin embargo, la labor no es tan barata como antes y está aumentando considerablemente el valor de la mano de obra”. Continúa diciendo que “se está tratando de fomentar la enseñanza universitaria para lograr mejores profesionales, y se está haciendo un llamamiento a la necesidad de innovación para lograr un verdadero desarrollo”.

ebook-y-futuro-1024x695

China ha buscado perder la dependencia hacia las tecnologías básicas de occidente, y este es el motivo por el que se ha buscado una mejora en hechos tan esenciales como el transporte. Jiazhen Yu nos habla del avance de este sector al preguntarle por el desarrollo tecnológico que más ha ayudado a la población. Nos habla desde su propia experiencia: “uso mucho el transporte público para poder ir a la universidad, y se agradece que haya mejorado tanto”, asegura, “hace unos años tenía que levantarme dos horas antes para poder llegar al colegio porque no había medios de transporte suficientes para poder llegar a tiempo de otra forma. Al menos a mí y a las personas que disponen de recursos económicos normales, nos ha ayudado mucho esta mejora”. Finaliza hablando de los trenes de alta velocidad, diciendo que se han acortado distancias de una manera impensable hasta hace muy poco. Son amplios los avances en este sector, las ciudades se han acercado más a partir del tren de alta velocidad que se ha puesto en marcha en los últimos dos años. El trayecto que antes se llevaba a cabo en un fin de semana se realiza ahora en unas pocas horas, lo que hace que se pueda vivir en una ciudad y trabajar en otra, algo imposible hasta hace muy poco. La construcción de estas líneas de trenes comenzó en el año 2004, estando los primeros trenes fabricados en el extranjero. Gracias a la apuesta por el avance tecnológico, sin embargo, China cuenta actualmente con miles de patentes en este sector, tanto nacionales como internacionales.

El avance tecnológico predominante, no obstante, proviene del sector aeroespacial. Tal y como nos cuenta Jian, nacido en China aunque criado en España, “principalmente los avances en navegación espacial han sido los que más han podido llegar a ayudar al país”. Añade a su vez que “hace poco lanzaron una nave al espacio, con éxito, para poder construir un laboratorio espacial”. Se refiere a la sonda Chiag’e, enviada desde el suroeste de china, que llegó a la superficie del satélite terrestre el pasado 7 de diciembre. Su labor consistía en liberar a Jade Rabbit, un explorador capacitado para grabar y obtener muestras de la superficie lunar. China ha sido el tercer país en llegar a la luna, y lo ha hecho sin ayuda exterior. China ha mostrado gran interés en el sector aeroespacial, queriendo desarrollar programas espaciales con fines tanto militares como comerciales y científicos.

 Problemas sociales:

Pero a pesar de que este país haya evolucionado de manera muy considerable en el ámbito aeroespacial y del transporte, hay que destacar que la evolución que ha sufrido en otros aspectos más sociales no ha sido tan destacada

Tanto Jiazhen Yun como Jian y Daniel (nacido en China pero residente en España también este último) han coincidido en destacar que el machismo sigue muy instaurado en la sociedad china. Se está trabajando a conciencia para mejorar este aspecto, y nos cuentan que la mentalidad de los jóvenes chinos ha evolucionado de manera notoria  en los últimos años. El Gobierno está intentando terminar con esta lacra impulsando leyes que protegen a las mujeres y sus derechos, pero también apuntan que la mentalidad de las personas de mayor edad no ha cambiado, tal y como llegó a afirmar Jian: “la mentalidad de los mayores sigue siendo bastante machista, más aún si son de zonas rurales, donde son bastante más cerrados y fieles a la forma de pensar de hace años. Cuando una pareja contrae matrimonio, la mujer pasa a “pertenecer” a la familia del marido. Es incluso muy habitual pagar un importe alto a los padres de la prometida.”

La imagen que se tiene de la mujer en china ha cambiado. En el pasado, la mujer únicamente se dedicaba a cuidar, en casa, de su marido e hijos, sin pensar por un solo momento en ponerse a trabajar, y era el marido el encargado de mantener a la familia. Pero esto hoy en día ya no es así, ya que actualmente las mujeres también trabajan y “muy a menudo tienen éxito en la escuela y en el trabajo, sobre todo en el sector de la industria.”, tal y como asegura Jiazhen Yu. Pero también añade que el hecho de que la mujer haya empezado a trabajar fuera de casa no solo tiene aspectos positivos, sino que también cabe destacar que es a la hora de lograr un trabajo o conseguir un ascenso donde la mujer está más discriminada. Hay sectores como el de la ingeniería, por ejemplo, que siguen prefiriendo contratar a hombres y siempre resulta más sencillo otorgarle un ascenso a un hombre antes que a una mujer. Sólo un 0,845 de la población laboral equivale a las mujeres, y en el parlamento chino solo el 0.271. A la hora de formarse para poder acceder a unos estudios superiores, también los hombres ganan por goleada, ya que 0,778 es la cifra exacta que representa a las mujeres. Afortunadamente, en este ámbito están evolucionando a grandes pasos, y cada año son más las mujeres que pueden llegar a situarse en la misma condición que los hombres.

violencia-machista-en-china1

De la misma forma, la libertad de expresión es un derecho que todavía no está muy instaurado en la sociedad china. El Gobierno está basado en la dictadura del proletariado, por lo que se parte del estado y se le otorgan una serie de obligaciones a los ciudadanos, y las autoridades ejercen un control muy fuerte en los organismos principales de información. El gobierno pretende informar a los ciudadanos de aquellas noticias que el gobierno cree que deben de conocer los ciudadanos. Algo menor ocurre en los organismos secundarios, es decir, en los otros periódicos que se publican en el país.

El Diario del Pueblo y la Agencia de Noticias Nueva China son propiedad del gobierno, e informan la primera de noticias nacionales y la segunda de noticias internacionales que el gobierno cree que los ciudadanos deben conocer. Todas las noticias se elaboran por periodistas que siguen una línea editorial muy clara, y todas ellas pasan por unos censores que hacen que deban superar varios filtros hasta obtener la autorización para ser publicadas.

Pero en China no existen únicamente dos diarios, y esto supone un gran problema para el gobierno chino, ya que en teoría todos los medios de comunicación deben apoyar la línea que sigue el gobierno. En caso de tener alguna duda sobre la información que van a publicar, deberían pedir permiso, pero en la práctica esto no sucede así.

En un principio, el gobierno ayudaba a los periódicos a financiarse, por lo que tenía mayor facilidad para controlar todo aquello que publicaban, pero al quitar estas ayudas, la situación cambió de manera considerable. La situación de los periódicos es diferente y tienen que buscarse la vida para lograr financiarse, y al haber un gran número de publicaciones distintas, al gobierno le resulta mucho más complicado controlar todo aquello que se publica, además de no contar ya con la predisposición de los medios a publicar noticias favorables. Por lo que la opción que tiene el gobierno para controlar lo que se publica es mandar a censores a los periódicos y revisar aquello que se va a publicar. En los últimos años el número de publicaciones ha aumentado, y esta acción de revisar todos los textos resulta realmente difícil de llevar a cabo.

Un ejemplo de esto se observa en la noticia que publicó el Diario Metropolitano del Sur, quien afirmó que la policía había arrestado al diseñador gráfico Sun Zhigang y que lo golpearon hasta acabar con su vida. Las ventas de este periódico aumentaron considerablemente tras la publicación de esta noticia, pero la policía arrestó y envió a la cárcel al editor del diario acusándolo de corrupción, y las ventas volvieron a disminuir debido a que el periódico volvió a guiar su publicación bajo la línea ideológica del gobierno.

Aún queda mucho que mejorar

Dejando de lado todo esto, China está haciendo un gran esfuerzo por crecer como país y por ofrecer a sus ciudadanos una vida mejor de la que tenían años atrás. Con el paso del tiempo, se ha podido observar el gran giro que ha dado este país, y los cambios que se han implementado para que los ciudadanos chinos puedan optar a una mejor calidad de vida. Uno de los más importantes ha sido el cambio de la ley del único hijo que se está produciendo ahora dejandoles así a las parejas chinas tener un segundo hijo. Este paso no supondría que el gobierno dejará a un lado el control de la natalidad, sino que haría un pequeño cambio, pero este seguiría controlado para evitar la superpoblación en el país asiático. La nueva ley pretende dejar tener un segundo hijo a todas aquellas parejas donde al menos uno de los dos progenitores sea hijo único. Esta norma favorece a miles de familias, ya que esta ley viene siendo aplicada desde 1970 aproximadamente. Se podrán así evitar también los abortos masivos, o casos de adopción que se dan cuando lo que se espera es una niña, ya que los derechos que tienen las mujeres en este país no son tan amplios como los de los hombres.

En el país asiático la compraventa de mujeres se había convertido hacía años en algo habitual. La mayoría de los matrimonios eran de conveniencia, y las familias de las mujeres las vendían por una importante suma de dinero a cambio de no volver a entablar relación con ellas. Esta situación provocó en algunos casos daños morales innegables a algunas mujeres, que sumados a la presión que tenían por evitar tener hijas, ya que esto era una deshonra, hacía que anualmente miles de mujeres acabaran con sus vidas incapaces de hacerle frente a la situación. Los datos estiman que eran 150.000 mujeres al año las que terminaban con su vida debido a la presión. Estas situaciones han mejorado considerablemente, a pesar de que aún existen casos similares, principalmente en pueblos y zonas rurales. Esta es la razón de que cada vez sea mayor la presencia de mujeres en las ciudades.

Intentan escapar a las ciudades en busca de una mejor calidad de vida. En las ciudades pueden trabajar y buscarse la vida por su cuenta, para poder así rehacer su vida. Sin embargo, en la ciudad también pueden estar expuestas a abusos laborales y de otra índole. Sigue hoy en día existiendo un gran mercado de tráfico de mujeres debido al desequilibrio existente entre hombres y mujeres. La situación va mucho mejor ahora, pero el cambio es lento.

Las redes sociales son otro de los elementos que más han evolucionado en el continente asiático. Cabe destacar que, pese a ser China el país del mundo con el mayor número de habitantes, en  las redes sociales más conocidas a nivel mundial como pueden ser Twitter o Facebook no son los usuarios que más abundan. Esto se debe a que en los últimos años han creado sus propias redes sociales a las que sólo pueden acceder los chinos.  Algunas de estas redes son Sina Weibo o Xiaonei de similar uso a las redes mundiales, y en estas redes también los usuarios pueden publicar libremente lo que quieran en sus muros,  por lo que el gobierno ve que con su poder no puede llegar a controlar las redes sociales y por lo tanto controlar  la difusión de los comentarios de la opinión pública. Aunque existen múltiples casos de condena y multas por parte del gobierno a usuarios que atentan en contra éste.

Logos-china

 Si bien son muchos los aspectos que han mejorado en el país, son también muchos los que aún se encuentran en un lugar poco privilegiado respecto al resto de países. Si al igual que la tecnología siguen avanzando también a ese ritmo los derechos humanos, el país asiático se convertirá próximamente en una potencia mundial con recursos inigualables.

Pulse aquí para verlo en formato revista

La confianza en los políticos, una asignatura pendiente.

“Los políticos en general, los partidos políticos y la política” es según los resultados del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el cuarto problema en la sociedad tras el paro, los problemas de índole económica y los casos de corruptelas. Este tema para la sociedad va por delante de la violencia contra la mujer, la inmigración e, incluso, del terrorismo.

Vivimos en una sociedad democrática representativa donde resulta casi imposible imaginar una vida política o un sistema político sin partidos. . Por lo que, podría decirse que la sociedad se ve representada por un grupo de políticos. Y, de cierta manera, se nos identifica con un partido. De hecho, dejamos en sus manos tanto nuestras necesidades como nuestros intereses.

partidos

Manifestación en Madrid del movimiento 15M

Pero, ¿qué sucede cuando esta valoración, respeto y confianza en quienes nos representan decae? En amplios sectores sociales de las sociedades políticas actuales es casi pala un partido palpable una gran desconfianza hacia la actividad política, los miembros de la clase política y los partidos. E, incluso, organizaciones en las que fácilmente se reconoce a un partido pueden no utilizar deliberadamente la palabra ´partido´ en el nombre que les identifica, a causa de las connotaciones negativas que conlleva. De esta manera, esta desconfianza nos lleva a pensar: ¿son los políticos representativos de nuestras necesidades? ¿Si los elegimos por qué dejamos de confiar o por qué seguimos confiando en ellos?

Numerosos hechos como el polémico 15-M, movimiento, el cual protestaba por el bipartidismo que existe en España, o las manifestaciones que se están haciendo para apoyar los servicios sociales y públicos imprescindibles como son la educación y sanidad. Todos estos acontecimientos es lo que reflejan los datos publicados en el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado a finales de septiembre; donde a la pregunta de cuál consideraban, a su juicio, que era el principal problema de España actualmente, la cuarta respuesta más contestada por los encuestados ha sido “los políticos en general, los partidos políticos y la política” tras el paro, los problemas de índole económica y los casos de corruptelas. Casos de corruptelas relacionados con políticos. Este tema para la sociedad va por delante de la violencia contra la mujer, la inmigración e, incluso, del terrorismo.

viles

Juan Ramón Viles, concejal de EAJ-PNV

Según el concejal del Partido Nacionalista Vasco, Juan Ramón, hay dos aspectos que nos dejan en una situación de incertidumbre: “uno de ellos es la confianza la desconfianza generalizada”. Para él, “el incumplimiento de una serie de decálogos de comportamiento en base a la honradez de las personas que ocupan un cargo público” es una de las grandes críticas que se está haciendo a la política. Y, es esto lo que hace que la imagen que se tenía de un partido u otro no sea el mismo. Aunque para Juan Ramón: “debería diferenciarse las actitudes que dan pie a responsabilidades penales y las que son de responsabilidad política”. Es decir, el cobrar una ‘X’ cantidad excesiva puede no ser un delito pero resulta poco ético. Y, es esto lo que perciben los ciudadanos.

CRISIS DE CONFIANZA, CREDIBILIDAD O TRANSPARENCIA

Crisis, se produce cuando ese estado normal, usual y familiar, se derrumba. Y, las cosas se salen de su lugar. (BAUMAN, 2002)

Jürgen Haberman sugería que la percepción de cierto estado de cosas como una “crisis” era una cuestión teórica. Por lo que, si hablamos de crisis necesitaremos una teoría. Los datos reflejados por el CIS y las manifestaciones anti-partidistas son una imagen de ello.  

josu mirena

Josu Mirena, concejal de EH Bildu

Lo cierto es que la confianza se ha convertido en un tema “importante” aunque “sea difícil de conseguir” como subraya Juan Ramón Viles. Es por ello, que algunos partidos como el de Bildu apuestan por “la participación ciudadana” como los Planes Especiales Urbanísticos, que se están llevando a cabo con la edificación del Polideportivo de Alza, por ejemplo. Tal y como nos explica el 2º Vicepresidente del partido EH-BILDU en San Sebastián, Josu Mirena: “Se tratan de planes especiales donde ya participan los vecinos y las instituciones, de manera conjunta”. Con esto, se pretende ser ‘transparente’. Y, es que para el representante de Bildu “al ser más transparente es ya muy difícil que les engañes”.

Sin embargo, para Susana García Chueca, la concejala del PSE-EE en San Sebastián, establece que más que transparencia es una cuestión ya de ‘credibilidad’, es decir, “cuán de creíbles se presentan los partidos ante la ciudanía”. Y, es esta ‘credibilidad’ la que más adelante generará confianza. El verdadero reto para la concejala es que nos encontramos “en una sociedad en la que siempre se ha hablado mal de los políticos.

vicrnte

Vicente García, concejal del PP

Aunque para el representante del Partido Popular (PP), Vicente García, este tema de falta de confianza en los políticos le parezca que carece de importancia. Ya que según el concejal “es más importante centrarse ‘en la resolución de problemas’. En la medida que la gente ve resueltas sus necesidades y problemas, la confianza aumenta; en función de que los problemas aumentan, al confianza disminuye.”

 

 

Ya se prefiera denominar transparencia,credibilidad o confianza. O, mejor dicho la falta de ellas. Lo cierto es que nos encontramos con una situación demoledora  donde la solución sería hacer que se esta situación de “yo no creo en los políticos y no me representan” se revierta.

 

EUSKADI Y LA IDENTIDAD VASCA

Es posible que no todos piensen mal de los políticos, y que haya determinados partidos políticos en los que las personas confíen. En el caso de EH Bildu que apuesta por la identidad vasca y se intuye una mayor confianza en él, ya que si comprobamos los datos de las primeras elecciones municipales en las que participó obtuvo un 24,96% de los votos, con los que consigue gobernar en el ayuntamiento.  

Susana García Chueca, concejala del PSE-EE

Susana García Chueca, concejala del PSE-EE

Según Susana García el sentimiento de identidad que promueven algunos partidos en un lugar como Euskadi puede ser causa de una mayor confianza en el partido que promueva dichos valores. Ella afirma que muchas veces se vota con “las tripas” y el compartir un sentimiento de identidad que promueve la lengua y la cultura de un determinado territorio puede ser motivo de confianza en un partido político.

Movimientos como el 15-M son un ejemplo, una llamada o un grito de cambio del sistema, del bipartidismo político. Incluso puede pensarse que este sistema creado en la transición haya podido tocar fondo.Pero, la pregunta que nos queda es… ¿Y, cuál es la alternativa al bipartidismo?

El PNV reclama una “estructura”, ya que alega que los movimientos como el 15M no han llegado aún a estructurarse. El partido socialista, por su parte, ha estado prácticamente toda la democracia en el ejecutivo del Ayuntamiento de Donostia. Es este partido, el Socialista de Euskadi, el que se encuentra en una situación similar a la del PP. El escenario de 2009 con la crisis, no pasó por desapercibido ante los euskaldunes. Y, en última instancia, se les ‘castiga’ quitándoles el poder. Para la entrevistada, el batacazo del PSE-EE, se debe a la coyuntura económica en la que nos encontramos inmersos, es decir, el hecho de que exista la crisis, hace que refloten otros partidos con una identidad mucho más arraigada. La entrevistada afirma que avanzan en función de lo que demanda la sociedad. Y, que para ella “esas críticas y el alejamiento se traslucen como unas ganas locas de creer en la política”.

No se trata de poner en cuestión el sistema de democracia representativa, sino de encontrar los cauces del problema, de ver el nivel de percepción bidireccional entre pueblo y representante. Todos los partidos quieren ganarse la confianza del pueblo, ya que si obtienen su confianza probablemente obtendrán su voto, que es lo que persiguen. Pero, para ello, tendrán antes que dar soluciones a esta asignatura pendiente.

Autores: Cristian Chueca, Xabier Gutiérrez, Virginia Meza, Elena Ochoa y Sebastián Velasco

Para ver el reportaje en formato PDF seleccione el siguiente enlace:

La confianza en los políticos, una asignatura pendiente

Otro enlace de interés:

Entrevistas a partidos políticos, PSOE, PNV, EHBildu y PP

 

 

 

 

 

La inmigración en el País Vasco

La movilidad de las personas es un fenómeno global de gran actualidad y sus consecuencias son palpables a nivel regional. La migración es  un concepto que cuesta definir de forma imparcial. Sin embargo, dejando ideologías aparte la migración es una realidad, y como tal, debe ser abordada con la importancia que requiere.

Entre los años 2004 y 2012 el fenómeno migratorio ha desarrollado unos avances sin precedentes. Esto ha provocado un fuerte aumento de la diversidad haciendo que esta se convierta en una de las características principales de la “nueva” sociedad vasca, que tiene como consecuencia la convivencia entre diferentes culturas.

Exíste una creciente presencia de personas inmigrantes en la Comunidad Autónoma Vasca que lejos de parar parece estar aumentando. Y es que la inmigración ha crecido más del triple desde el año 2004 hasta el año 2012, notándose este aumento sobre todo en la provincia de Guipúzcoa, donde esta ha crecido más del doble

diversidad-21

Con el tiempo no solamente han variado las cifras en la inmigración sino también los lugares de procedencia. En la actualidad, los lugares de origen más frecuentes en Euskadi son Marruecos y Rumanía que se corresponden con el 24% de la inmigración total. Sin embargo, la inmigración procedente de Colombia también ha experimentado un gran aumento. Esto, parece deberse a la similitud entre la cultura sudamericana y la hispana, lo cual permite mayores oportunidades laborales. Según nos cuenta Judy Coromoto, colombiana residente en San Sebastián,  “Cuando tienes trabajo la vida resulta más fácil. Yo siempre he tenido trabajo desde que estoy aquí, es probable que el ser colombiana me haya podido facilitar mucho la vida en este sentido”.

Aun así, a pesar de ser verdad que las personas procedentes de Sudamérica acceden con más facilidad a puestos laborales, según informa la encargada de Biltzen en San Sebastián, Jeanne, “los trabajos que realizan los inmigrantes procedan del lugar que procedan son los llamados de las tres “P”, es decir, Precarios, Peligrosos y Penosos”. Por lo tanto, es cierto que las similitudes culturales abren barreras para conseguir un trabajo, pero debería  ser evaluadas las condiciones que estos reúnen ya que generalmente son los que la gente local rechaza.

FOTOTO

Existe una idea generalizada de que las personas inmigrantes reciben más ayudas económicas que las personas del país vasco. Esto da lugar a tensiones debido a la difícil situación económica en la que se encuentra La Comunidad Autónoma Vasca. Sin embargo, las ayudas que se ofrecen son las mismas para todas las personas sin hacer distinción alguna entre lugares de origen. Desde Biltzen Jeanne explica que “Las ayudas son universales. Están para paliar situaciones de vulnerabilidad y riesgo de exclusión. Para poder acceder a ellas, tienes que cumplir unos requisitos, ya seas de Bergara o hayas nacido en Perú”

Por tanto la diversidad es nuestra realidad y como tal debe ser aceptada. Se deben plantear reformas que no solamente se centren en las políticas de acogida de las personas inmigrantes sino también que se dirijan hacia la integración y la convivencia.

20633178-diversidad-ilustracia-n-del-a-rbol-de-la-mano-multia-tnica-sobre-la-raya-de-fondo-archivo-de-capas-p

Como Isaac Newton decía “La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”

Clara Aizpún, Estíbaliz Fernández, Diego Hermoso, Marta Sáenz y Ana Villar.

Reportaje disponible en el siguiente enlace: La inmigración en el país vasco

¿Vuelve el consumo a casa por Navidad?

Llegan las primeras estimaciones del resultado de la campaña navideña.

AUTORES: Mikel Aramberri Ibarguren, Maite Herbella Rodríguez, Unai Macias Fernández, Lorena Rodriguez Santamaría, Ainhoa Ruano Lizaso, Patricia Ruiz Martín

Sin que nos haya dado tiempo a olvidar del todo la placentera sensación de rayos de sol del verano,  las bombillas de colores, adornos brillantes y guirnaldas de colores nos vienen a recordar la llegada de la navidad, una época de consumo obligatorio para transitar por estas tradicionales celebraciones. La campaña de navidad arranca con ilusión y ganas para los comercios que esperan que el consumo navideño experimenté un crecimiento generalizado. Pero si tenemos en cuenta la caída de los ingresos, un posible empeoramiento de la crisis o un querer ahorrar más por miedo a perder el trabajo… ¿por qué gastar más en Navidades.

Especialmente en estas fechas, el consumo se justifica como fuente una de bienestar, que, a su vez, se conecta con la satisfacción de necesidades: alimento, seguridad, cultura, vestido, regalos… Pero la cuestión de las necesidades ha sido siempre un tema difícil de manejar y más aún, teniendo en cuenta el clima actual. Desde el año 2008 la situación ha sido terrible para la economía española y, sobre todo,  para los ciudadanos que han sufrido recortes del Gobierno en diferentes áreas laborales, la subida del IVA y de los impuestos, el creciente desempleo…

La crisis de la que tanto se habla, ha creado miedo en los consumidores. En los últimos años han bombardeado a través de los medios informaciones negativas, que ha llevado al país a un estado de desconfianza y precaución a la hora de realizar ningún tipo de gasto. Y según los expertos, este es un panorama que parece que no mejorará ni un poco en 2014. La crisis hace evidente la contracción del consumo. “Sin consumo no hay demanda, sin demanda, no hay venta, sin venta no hay producción y sin producción no hay ingresos”. Se trata de un círculo vicioso del que parece imposible salir.

“Han vuelto los tiempos de apretarse el cinturón”. Detengámonos a reflexionar ¿Qué hacía antes que ahora no? ¿Han cambiado mis necesidades? O por el contrario, ¿han cambiado mis hábitos de consumo? Lo que está claro es, que la crisis ha supuesto un “antes” y un después.

Los reyes llegan a nuestros hogares…

En época de navidad es muy habitual salir a comprar los regalos pero no siempre los consumidoresreyes+magos se encuentran conformes con el producto o con el precio ¿Dónde acudir en caso de que nos pase esta situación? El Instituto Nacional de Consumo es el instituto que se encarga de informar a los consumidores o defenderlos en caso que sea necesario. La función de este órgano es orientar, informar y asesorar a los consumidores que lo necesiten. Una vez que sabemos de su existencia la pregunta que primero se nos viene a la cabeza es ¿A dónde tengo que acudir en caso de que me pase algo parecido a lo que hemos mencionado anteriormente? El Instituto Nacional de Consumo cuenta con una página web en donde cuelga todos los informes anuales que hace sobre la seguridad de los productos comercializados y el control del mercado. Asimismo, los ciudadanos que quieran acceder a esta página web lo pondrán hacer o bien desde un ordenador o desde una tablet o smartphone. Por ello, nos podemos poner en contacto fácilmente a través de la página web o teléfono de contacto o bien acercándonos hasta una oficina de consumo que podemos encontrar en todas las provincias españolas. 

Por otra parte, las personas que acuden a los órganos de consumo de nuestro país no sólo van para preguntar acerca de un suceso personal sino que personas que estudian el consumo también se acerca para saber más acerca de él. El instituto Nacional de Consumo informará a cualquier persona que quiera preguntar acerca de este ámbito.

Además, El Instituto Nacional de Consumo se compromete con los ciudadano a resolver sus dudas en un plazo corto y a resolver sus quejas en el caso de que se hayan realizado. Como podemos ver es un Órgano del Estado accesible a todos los ciudadanos porque su función como hemos mencionado anteriormente es orientar, informar y ayudar con sus quejas a los millones de consumidores españoles sobre productos o servido adquiridos tanto en España como en la Unión Europea.

Pero no tan cargados como antes

“Del filete, al pollo; de las cenas fuera, a las reuniones en casa; de la carta, al menú…” Sus majestades de Oriente han querido también ajustar sus presupuestos en una época de crisis global y aunque los camellos vienen cargados, no será tanto como otros años. Actualmente, ahorrar es el verbo que más se conjuga. Los hábitos de los españoles  y sus demandas han cambiado con una crisis, a la que aún no se le ve final. Todo ello hace que en muchos hogares cada vez más paquetes vayan a atender necesidades básicas y que el menú de muchas de las cenas y comidas que se celebran en estas fechas cambie. ¿Pero qué opinan los establecimientos  y las instituciones oficiales al respecto?

Carros colmados de turrones, vendedores ajetreados y listas de la compra hacen que el ambiente por excelencia en Navidad se mantenga en el  territorio vasco. Los clientes han estado  mirando, preguntando, comprando y ajustando el presupuesto para preparar las comidas más copiosas con el menor gasto posible.  Las pequeñas y medianas empresas se unen a este ajetreado ritmo de la Navidad, pero sin conseguir los mismos resultados que otros años. Así nos los confirma Teresa Urkiola, coordinadora del equipo de Kontsumobide en Gipuzkoa,  Victor Montes, encargado de un supermercado de la cadena BM y  Mikel A. Mutuberria, dueño del restaurante Mikel.

En este sentido,  Teresa Urkiola,  señalaba que las cosas no han cambiado de la misma forma para todas las personas. La población se divide en segmentos, y en cada segmento la crisis ha afectado de manera diferente, en función de la capacidad económica que tiene cada uno.  Esta capacidad adquisitiva ha ido variando y adaptándose a las circunstancias al igual que las variables para satisfacer sus necesidades. Es por ello, que, debido a la crisis, las familias normalmente tienen un patrón de consumo que definitivamente no es fijo ni estable.

Quién más, quién menos, ve acercarse las Navidades haciendo rápidas consultas al billetero para comprar los elementos que presentaremos en la mesa para unas fechas tan señaladas. Es cierto que, sabiendo buscar, se pueden encontrar alimentos a precios asequibles, aún así no es tan sencillo como parece.  Pero para gustos, los colores,  desde el punto de vista de los pequeños y medianos establecimientos, Víctor Montes, sacaba en claro que  la solución es más sencilla de lo que parecía y que los comercios deben adaptarse a las demandas de los consumidores. El caso, según él, “no es solucionar los errores, sino afianzarlos y a partir de ahí crear nuevas estrategias”.  Aún así, a pesar de las ofertas y promociones Navideñas de los establecimientos, es posible que este año los mariscos y determinadas carnes caras se queden fuera de las mesas.

Por lo tanto, no hay duda de que el consumidor ha cambiado. El consumidor es más meticuloso, a la hora de afrontar grandes y pequeños gastos.  Se trata de una conducta evolutiva va adaptándose a los cambios sociopolíticos que hemos visto en los últimos años. Con la crisis, el consumidor no sólo es más selectivo, sino que tiende a desconfiar más y por tanto ser más precavido con los temas económicos, y por tanto, reclama más que antes.

Mikel A. Mutuberria en el sector de la hostelería, afianza la idea de que es uno de los sectores más vulnerables en esta época de crisis. Sin embargo, el nicho de mercado se mantiene, y los consumidores encaran las festividades manteniendo las tradiciones pero manifestando un consumo más responsable.

Lo que está claro  es que la crisis ha afectado a los hábitos y comportamientos de los ciudadanos vascos, y parece que no se trata de una situación pasajera, la tendencia consumista de antes seguirá sin resurgir incluso en Navidades y la cautela en el consumo tardará por olvidarse.

¿Continúan las viejas costumbres?

Según datos proporcionados por el Instituto Nacional de Consumo seis de cada diez ciudadanos dicen haber cambiado sus costumbres para reducir el gasto estas Navidades. El “¡apaga la luz cuando salgas del cuarto!” resuena como un eco frecuente.

Ticket de compra

Hemos podido observar y corroborar que ahora llevamos a cabo un consumo mucho más responsable. No sólo nos importa llegar a final de mes sino que además queremos ahorrar algo por si las cosas van a peor. Es por eso que además de prestar especial atención a  las facturas que nos llegan a casa estamos también especialmente interesados en cuidar con todo detalle  la lista de la compra: según el Instituto Vasco de Consumo, el 41,2% de los ciudadanos vascos ha cambiado de pautas para ahorrar en alimentación, y lo consiguen. Se impone el sentido común en el carro de la compra, lo que ha desvelado nuevos hábitos en un consumidor más racional, exigente y ahorrador. Con el ahorro por bandera, los consumidores vascos se inclinan más que antes hacia productos congelados y la carne más barata. El consumo de pescado y fruta, se desploma con la crisis. Las marcas de distribución, o blancas, en distintos establecimientos suben como la espuma. “Ya suponen el 35% del consumo, el mayor porcentaje de Europa” según los informes del IVC. En este punto podemos destacar también, que los expertos anuncian que aún lo peor está por llegar. El País Vasco es una de las comunidades que menos ha sufrido la crisis de momento, y esto es algo que preocupa mucho a los ciudadanos, ya que creen que lo peor está por llegar y por eso el ahorrar adquiere tanta importancia a día de hoy.

Los supermercados son los que más han podido notar está caída. Afirman que antes a la gente de daba apuro comprar productos de marca blanca, ya que lo consideraban “de mala calidad”. Uno de los entrevistados mencionaba “Antes la gente quería demostrar que podría comprar los productos más caros y consideraban que las marcas blancas no estaban hechas para ellos, ahora la cosa ha cambiado por completo”. Y esto lo hemos podido comprobar también mediante las encuestas realizadas, la gente no piensa en la calidad sino en el ahorro.  A pesar de ello, los supermercados afirman no haber sido los más perjudicados por esta crisis, es cierto que los hábitos de consumo han cambiado pero, “Una de las ventaja de nuestro sector es que hay que seguir comiendo” afirma el encargado del supermercado BM de Pasajes, Víctor Montes. Más que bebiendo: la venta de bebidas ha caído en mayor medida que la de alimentos.  Esto nos lo confirma también Mikel A. Mutuberria propietario de un restaurante “se tiende a sustituir las bebidas alcohólicas por otras sin alcohol”. El “como en casa, en ningún sitio” se impone: las ventas de bebidas con destino a la hostelería cayeron en un 3.1% en el 2012.

El cambio de hábitos está claro para los vendedores. “Se mira mucho más que antes el precio, ahora pondera más que la calidad” explica Víctor. La compra reflexiva ha sustituido a la del impulso. Prima lo esencial y cae lo innecesario. En cuanto a cosas básicas se refiere así como la alimentación hemos podido observar un cambio a la hora de consumir, pero la situación actual también afecta a otros sectores. Estamos en una época en la que intentamos arreglar las cosas antes de deshacernos de ellas por completo, es decir, antes se rompía el coche y comprábamos uno nuevo. Hoy lo intentamos arreglar, buscar las piezas necesarias, y en caso de que sea irreparable los coches de segunda mano empiezan a ser la primera opción. Y al igual que con los coches muchas tiendas y artículos de segunda mano están cogiendo el mismo protagonismo que las marcas blancas. Mientras el producto lleve a cabo la función necesaria, no es tan importante cómo lo haga.

A todo eso le podemos añadir que el sector de la hostelería ha sufrido también un duro golpe, principalmente en lo que a la población joven se refiere. Aquellos que no tienen trabajo no pueden permitirse irse de vacaciones no salir a cenar todos los fines de semana. Haciendo una de las entrevistas, la de Mikel A. Mutuberria, destaca también este aspecto. La media de edad de la clientela ha subido mucho, “antes venían muchos más jóvenes, pero ahora con la crisis se puede observar un importante cambio en el perfil del consumidor, además de los hábitos del mismo”.

Por un lado o por el otro hemos podido observar, que el consumo actual es más responsable. No nos preocupamos tanto por la imagen que tengan el resto de nosotros, sino por poder llegar a final de mes con algo ahorrado, olvidamos los caprichos, y miramos el precio varias veces incluso en diferentes establecimientos en busca de lo más barato. Es decir, la casa le gana la partida al bar, el pollo al filete y el precio a la calidad.

Por una Navidad diferente…

Pasear por las principales calles y centros comerciales es suficiente para percibir una mayor animación del consumo por estas fechas. Aún así, la Navidad que antes era dominada por el consumo, parece ahora cegada por la crisis económica y sus consecuencias que se nos proyectan casi a diario a través de los medios de comunicación. Este panorama resulta un tanto desesperanzador, pero tristemente es al que nos hemos tenido que acostumbrar en los últimos años. Pero… ¿realmente esto es verídico?, ¿qué opinan los consumidores al respecto?

uehtqwjg

Teniendo en cuenta todos los datos y resultados obtenidos en las anteriores fases de nuestro trabajo hemos querido llevar a la práctica toda esa información recabada y confirmar mediante la opinión de los consumidores si verdaderamente las tendencias relacionadas con el consumo han cambiado. Para ello, hemos llevado a cavo un muestreo de conveniencia. John W. Creswell (2008) lo define como un procedimiento de muestreo cuantitativo en el que el investigador selecciona a los participantes, ya que están dispuestos y disponibles para ser estudiados. Es decir, se trata de una técnica de muestreo no probabilístico donde los sujetos son seleccionados dada nuestra conveniente accesibilidad y proximidad a los encuestados.

No se trata de una muestra representativa de toda la población, sino que de una selección de consumidores fáciles de reclutar. Nuestra intención no ha sido reunir resultados representativos de la población, sino que recabar información útil para responder a preguntas, hipótesis y contrastar el estudio realizado hasta este momento.

Nuestra metodología de trabajo ha consistido en primer lugar en la selección de los puntos más interesantes de los resultados obtenidos hasta el momento para posteriormente realizar una encuesta teniendo en cuenta nuestras necesidades información. Seguidamente, seleccionamos la muestra, en este caso compuesta por diez consumidores seleccionados al azar e interceptados en la salida de un centro comercial. Concretamente, contamos con la participación de siete mujeres y tres hombres de tres diferentes franjas de edad[1]. Finalmente, analizamos los resultados y esto es lo que conseguimos:

El estudio realizado sobre los hábitos de consumo en el período de crisis, confirma que la situación económica sigue modificando las actitudes de los consumidores guipuzcoanos respecto a sus compras. La crisis ha hecho mella en nuestra sociedad. Las circunstancias nos han obligado a modificar nuestro comportamiento, en cierto modo, podemos decir que hemos vuelto a nuestros orígenes, una revolución donde se premia la experiencia low cost. Y es que, según nos confirman los resultados obtenidos, en el último año se muestran más reflexivos y críticos, ya que prestan ahora más atención a la relación calidad precio frente a otros años anterior.

La crisis ha engendrado nuevos consumidores que responden de manera muy diversa ante la coyuntura económica actual.  Nuestros abuelos sabían muy bien a lo que se referían cuando decían que “hay que valer para un roto y para un descosido”. Solo que ahora, según los consumidores vascos “ahora nos toca enmendar el armario entero”. En general, los resultados de la encuesta nos demuestran que debido al impacto de la crisis han cambiado sus actividades, de manera que prestan mucha más atención a los precios y por tanto, pierden más tiempo buscando y comparando ofertas. Y es que es normal que miremos mucho más el bolsillo en épocas de crisis que de bonanza y que las personas se inclinen más por las marcas blancas en del supermercado o las promociones  tipo 3×2 o gratis un 10% más de producto… Pero estas opiniones no dejan de revelar la realidad, pues cada persona reacciona de manera diferente y con distinta intensidad ante la crisis. Mientras que unos miran con esperanza al futuro, otros están convencidos de que la situación actual no mejorará.

En cuanto a los hábitos de compra de alimentación, todas las personas encuestadas compran principalmente los productos de alimentación en hipermercados y supermercados, mientras muy pocos lo hace en tiendas de barrio y sólo  un encuestado en comercios especializados. Aún así, es cierto que la población más joven tiende a comprar en mayor medida en hipermercados y supermercados, mientras que la compra en tiendas tradicionales aumenta con la edad. Las principales razones para realizar la compra en un determinado tipo de establecimiento son la calidad, la cercanía y la comodidad, pero mayormente los precios y las ofertas. Además la compra suele hacerse dos o tres veces por semana, y en menor medida semanalmente.

Según nuestro estudio, la “generación crisis” es más conservadora, depende menos de las marcas institucionalizadas y buscan el valor de la experiencia que les aporta la marca o en algunos casos, los establecimientos. Es por ello que, un comportamiento que se ha incrementado con la crisis y que se puede mantener en el futuro, es la compra de productos de “marca blanca”, debido a que los consumidores señalan que la seguirán comprando principalmente por su relación calidad precio.

Por su parte, la mayor valoración de las características de productos y establecimientos la reciben principalmente las condiciones de limpieza e higiene, las ofertas promociones y tarjetas descuento, seguido de la fecha de caducidad. La valoración de los lugares de compra indica que la facilidad de acceso es muy valorada, mientras que otros aspectos como la rapidez de preparación o la existencia de otros servicios es lo menos apreciado por la población entrevistada.

Como consecuencia de la reducción de gastos, los residentes en Gipuzkoa pasan más tiempo en casa ahora. Sin embargo, podemos deducir que ésta tendencia parece ser pasajera, ya que casi la mayoría de los encuestados afirma que ocasionalmente sale fuera a disfrutar de los restaurantes, cafeterías, hoteles…

En definitiva, nuestro estudio que intenta analizar la influencia de la crisis sobre la conducta de los consumidores, ha puesto de manifiesto que:

  • El consumidor está siendo mucho más prudente a la hora de comprar y consumir, de tal manera que su principal finalidad es satisfacer sus necesidades más básicas e inmediatas, dejando para más adelante aquellas que de alguna manera se puedan relacionar con el lujo o los caprichos.
  • En ocasiones, siguiendo este mismo esquema, los consumidores en general no renuncian al capricho: compran barato o a bajo precio para ahorrar y, ocasionalmente, darse “un pequeño lujo” a la medida de sus posibilidades. Se trata de la bipolarización del consumo[2], fenomenología que se viene observando desde hace ya algunos años.
  • Se constata un incremento de la frecuencia de compra: más visitas a las tiendas pero comprando menos, en menor cantidad o gastando menos dinero.
  • Finalmente, se comprueba una vuelta al consumo del hogar. El hogar en su sentido más genuino, el sitio en el que se cocina, se convive y se entretiene la familia. Es posible que este escenario precipite una actitud diferente de las familias en relación con su hábitat y los medios de ocio, relajación y entretenimiento relacionados con el mismo.

En cualquier caso, si la crisis no se acrecienta, las emociones y los deseos  seguirán siento elementos determinantes en las conductas de los consumidores. Renunciar a un anhelo es, para la mayor parte de la gente, una represión de las emociones. No obstante, si analizamos en profundidad los resultados de la encuesta, los consumidores, en general, son conscientes – o creen ser conscientes- del mundo en l que viven. Muchos de ellos se consideran responsables y promulgadores de un consumo responsable ya que organizan sus actividades de manera consciente y aspiran a un estilo de vida autocontrolado.

En este vídeo hemos realizado unas preguntas a algunos viandantes acerca del consumo.

www.youtube.com/watch?v=HBEmDfrgRD0

“Los Reyes Magos realizan un balance del año…. “

Comenzamos esta investigación, porque estamos viviendo una época de crisis que marcará una etapa en la historia, pero sobre todo muchos cambios y sospechamos, que secuelas. Este trabajo comenzó en la investigación de informes del Instituto Nacional de Consumo de años anteriores a la crisis, en los que observamos que eran años de bonanza, desenfreno y consumo. Es cierto que hasta el 2007 disfrutamos consumiendo y gastando sin medida. Comprobamos estos datos en gráficas que señalaban cómo las ventas crecían en el sector automovilístico, por ejemplo, y los inmuebles adquirían cada vez mayor valor hasta que era imposible adquirir uno sin pretender hipotecarse de por vida, pero un día, la burbuja explotó.

Recortes_g

No podemos arrepentirnos de los gastos realizados y los bienes consumidos ya que iban acorde con la época y las capacidades que ofrecía el momento histórico. Por supuesto, siempre hay casos de excepción, ya que como tristemente sabemos, “no hay pobres sin ricos”, pero en general el nivel de vida era bueno.

La segunda parte de la historia la estamos viviendo ahora: tanto consumo había generado deudas que los ciudadanos no podían pagar, los bancos dejaron de prestar créditos, personas que no han podido terminar de pagar su casa han sido desahuciadas y diferentes casos desembocados en tragedias. El Gobierno recorta en sanidad y recorta en educación, ¿Qué han hecho los consumidores? Recortar también, en su gasto.

Tras las investigaciones que hemos llevado a cabo, y las entrevistas realizadas, tanto a expertos del sector del consumo como a trabajadores, los resultados de nuestra investigación son claros y contundentes: la crisis ha afectado en el consumo de los ciudadanos pertenecientes a diferentes sectores y ha afectado a diferentes niveles.  No hay que echar demasiado la vista atrás para darse cuenta de que esta etapa se ha vivido ya en la historia, de un amanera u otra, pero se trata de un proceso cíclico. Observando a nuestros abuelos, por ejemplo, son personas que han vivido recortando los gastos toda su vida, pero esa actitud no es más que una característica de toda una generación que ha vivido en una época de crisis, que conoce lo que ha sido tener carencias y por ello se han comedido. Esto lo vivimos ahora. Las generaciones anteriores a la nuestra no comprendían en frenesí del consumo, el comprar por gusto y no por necesidad. Era la visión de personas que compraban para comer, y vestían con escasas prendas, mientras que nuestra generación prefería comer fuera y compraba ropa sin necesidad de ella. Ahora podríamos decir que comprendemos más esa mentalidad. Por lo tanto, el mejor regalo que podríamos darnos estas Navidades los unos a los otros es la palabra esperanza.

Las investigaciones señalas que los compradores compran menos, en general se consume menos. En cuanto a los alimentos, se compran más productos congelados, con la intención de que estos alimentos se echen a perder con mayor dificultad y las marcas blancas están en auge.

Las marcas con renombre daban seguridad, sin embargo, ahora pesa más el ahorrar que el adquirir una marca reconocida, lo que ha llevado a los consumidores a comprobar que los productos de marca blanca no carecen de calidad y cubren las mismas necesidades. En sí, las personas salen menos a comer fuera de casa, no se va al cine y no se efectúan tantos gastos relacionados con el ocio.

Refiriéndonos a la situación actual que ha dejado la crisis, en el consumo, es oportuno hablar de las secuelas que hemos mencionado anteriormente. Las secuelas que dejará, no sólo en la economía, sino en la forma de pensar de los ciudadanos. Nos enfrentamos a una sociedad mucho menos impulsiva que la de antes. Una generación nueva, que consume con cautela, que mira más sus gastos y no tiene miedo de reclamar cuando no le cuadran los números de la factura. Una nueva sociedad, en su conjunto, responsable.

No obstante, éste puede ser mayor si se le ofrece al consumidor la posibilidad de probar lo que quiera comprar, pues consideramos que es a través de lo sentidos donde el consumidor creará un vínculo real con el producto. La moda de la vitrina acristalada ha pasado a la historia y el autoservicio ha llegado para quedarse.

Evolve Die

Resulta evidente la necesidad de un cambio total en la actitud del vendedor que sepa satisfacer sus necesidades. Estamos presenciando la evolución de la “tienda almacén” al establecimiento moderno, donde gobierna el marketing de los cinco sentidos y el cliente se convierte en el protagonista de nuestra función. El campo de batalla se ha endurecido. Como si de un proceso de selección natural se tratase, las compañías que sepan adaptarse al entorno actual sobrevivirán a esta etapa. Como diría Darwin: solo nos queda evolucionar o morir.


[1] Las franjas de edad a la que pertenecen los encuestados son las siguientes: dos encuestados en la franja de 15-20, uno en la de 21-25, cuatro entre 40-50, dos entre 51-60 y una persona +60. Para más información sobre el perfil de los encuestados consultar las encuestas realizadas.

[2]  Terminología empleada por varios autores que señala los cambios en el hábito de consumo de la sociedad entre al lujo y el low cost. 

Para leer el texto en formato PDF pulse usted a continuación:

¿Vuelve el consumo a casa por navidad?

La guerra de Siria, ¿realidad o manipulación?

2 millones de exiliados y refugiados. 100.000 muertos en los ataques diarios que se dan en las Manifestación siria por la libertad ciudades del país. El 70% del país totalmente destruido por los continuos bombardeos que se dan entre el gobierno de al-Asad y el Frente de Liberación Sirio. Enfrentamiento con países vecinos a la vez como Turquía o Israel. Los datos son estremecedores sin obviar las consecuencias del mismo conflicto. El desempleo que ya era alto ha aumentado, la injerencia y mayor influencia de sectarismos religiosos que vienen incluso de países vecinos también resulta un problema incluso de carácter mundial y por supuesto, el posicionamiento que toman las principales potencias mundiales,  además de la participación activa de los países vecinos en la guerra, hacen que el conflicto sirio haya pasado a ser una cuestión problemática y que influye al mundo entero.

El futuro tanto social como político que espera a esta nación de Asia Menor es, como mínimo, incierto. La Primavera Árabe, revolución por la justicia y la igualdad social así como por la defensa de los derechos humanos, ha sido la gota que ha colmado el vaso en Siria pero, dicho vaso metafórico, no se ha derramado de la misma forma que en otros países como Egipto o Túnez y se ha desatado así un violenta y sanguinaria guerra civil. ¿Cuándo y cómo intervendrán todas las potencias que faltan en el conflicto? ¿Qué régimen político espera a Siria? ¿Qué daños colaterales y de qué grado serán irreversibles para la reestructuración futura del país? y sobre todo, ¿Es el papel jugado por lo medios de comunicación trascendental dentro del conflicto y de cara a la opinión pública mundial? ¿Y es el adecuado? Son cuestiones que tratadas desde una perspectiva ayudada y apoyada por la versión y visión de expertos o afectados por la Guerra de Siria  de la forma más directa, se tratan de manera explícita en las siguientes líneas.

La guerra de Siria, ¿realidad o manipulación?

Archivos que podrían interesarle:

La Primavera Árabe; ¿y ahora qué?

Las mujeres, el velo y la libertad

Fusión de civilizaciones; Oriente frente a Occidente

 Iñigo Esteban, Lorena Iraegui, Borja Vergara

El otro lado de la violencia de género

En las últimas décadas el tema de la violencia de género no ha pasado desapercibido para nadie, pues ha sido tema de debate en todos los círculos sociales. Casi la totalidad de la sociedad se ha volcado por la causa de la igualdad de género y por la erradicación de la violencia de género, lo cual ha llevado, por un lado, al nacimiento de diversas instituciones encargadas de velar por la igualdad entre hombres y mujeres y, por otro lado, a la creación de nuevas leyes y ayudas sociales para las víctimas de la violencia de género.

    Al haberse convertido en un tema tan sonado y al haber sido objeto de la opinión pública, se han llegado a conocer nuevos datos acerca de la violencia de género, como por ejemplo el número de denuncias anuales. Esto datos, recogidos generalmente por instituciones, han mostrado en los últimos años un aumento progresivo en el número de denuncias por violencia de género. Asimismo, el número de gente que se beneficia de las nuevas ayudas sociales ha ido en aumento en los últimos tiempos.

    Esto nos lleva a preguntarnos si dicho aumento en el número de denuncias por violencia de género en los últimos años podría deberse a que las medidas que se han estado tomando (campañas, políticas de igualdad, mayores sanciones) no están surtiendo el efecto deseado en los potenciales agresores o a que dichas medidas están motivando a un mayor número de gente a denunciar. Y, siguiendo en la misma línea, resulta inevitable plantearse también algo aún más importante, ¿Realmente ha aumentado la violencia de género?

    Para poder comprobar si ha aumentado realmente la violencia de género puede resultar ilustrativo recurrir a una de las instituciones que la tratan. Por ejemplo, el instituto vasco de la mujer, Emakunde,  ofrece un serie de datos sobre la violencia que vienen a decir, en resumidas cuentas, que ésta no ha hecho sino aumentar en la última década.

    Según los últimos datos publicados por Emakunde, la violencia de género ha aumentado (drásticamente) desde el año 2002 hasta el año 2011. El aumento se ha producido, principalmente, en la violencia a manos de parejas o exparejas, llegando en 2011 hasta un número de 3.699 víctimas. Además, en base a esos datos, puede observarse que las víctimas de la violencia de género son en su mayoría mujeres, aunque no debemos olvidar la existencia también de las víctimas de género masculino, pese a que el número de estas sea mucho menor.

       Lo que parece impensable es que la violencia de género haya aumentado de tal manera en la última década; ¿No se supone que las políticas de igualdad y la concienciación social en lo que respecta al respeto hacia el género femenino han sido fomentadas con fuerza en los últimos años?

    Estos datos hacen pensar que, pese al esfuerzo que se dice estar llevando para paliar la violencia de género y para promover la igualdad de género – la cual debería llevar al respeto mutuo entre géneros y a la consecuente reducción de la violencia en ambos sentidos -, no se está consiguiendo reducir o acabar con el problema, ni mucho menos, sino que parece que los niveles de violencia de género, teniendo como víctimas principales a mujeres, no hace sino aumentar y aumentar año tras año – con pequeñas bajadas de vez en cuando, pero que quedan ocultas bajo las posteriores subidas -. Con esto no se quiere decir que estos planes y demás propuestas para la concienciación social estén obteniendo el efecto contrario al que se proponen, cosa que parece demasiado perversa, sino que –  al menos en el ámbito de las relaciones sentimentales – no están consiguiendo acabar con la violencia, ni siquiera reducirla, o eso es lo que parece suceder, por lo menos, en el País Vasco si atendemos a los datos ofrecidos por Emakunde.

    Pese a los datos proporcionados por instituciones como Emakunde – los cuales no resuelven plenamente las cuestiones antes planteadas -,  la realidad de la violencia de género sigue siendo desconocida. Ahora bien, ¿quién mejor que un profesional que haya tratado directamente con el tema para arrojar un poco de luz sobre el asunto? Ana María Casado, abogada de oficio que trata el tema de la violencia de género, y Nerea Molins ex jueza del juzgado de violencia sobre la mujer nº1 de Guipúzcoa durante un año, tienen mucho que decir al respecto.

    Ambas coinciden en que el género que predomina entre las víctimas es el femenino. En lo referente a las víctimas masculinas, además de que tienden a ser más reacias a actuar por miedo a no ser tomados en serio, la jueza Molins nos cuenta que “La legislación española al completo favorece siempre a la mujer. Hay una diferencia de penas abismales en cuanto al castigo que se impone a un hombre o a una mujer. Y las mujeres no sólo denuncia más, sino que denuncian asuntos que no deberían ser denunciables”. Asimismo, la abogada A.M. Casado cuenta también que ha asistido a casos en los que “el hombre llegaba totalmente arañado y queriendo poner una denuncia a su mujer, pero cuando ella llegaba, se le adelantaba a poner la denuncia y aun estando ella sin ninguna lesión, el que acaba detenido era él”.

    El hecho de que los casos de víctimas masculinas sean llevadas por un juzgado de instrucción normal, siendo este mucho más lento que uno especializado (como es el de la mujer), parece  que no hace sino favorecer el crecimiento de denuncias por parte del género femenino.

    ¿Es totalmente cierto el aumento de violencia de género o es tal vez el número de denuncias lo que ha crecido, simplemente? Una vez planteada esta cuestión, hemos de tener en cuenta también las ayudas que las víctimas de violencia de género reciben; ya que en el caso de que la víctima fuese extranjera, esta recibiría un permiso de trabajo así como la suspensión de cualquier orden de deportación en caso de que la hubiera. En el caso de una víctima de origen nacional, esta podría no solo quedarse con los hijos de la pareja, sino que también recibiría una serie de ayudas monetarias.

    A pesar de todo, y en la búsqueda por determinar cuál es la realidad del tema, Nerea Molins y Ana María Casado nos dan su opinión. Ambas coinciden en que lo que realmente ha crecido no es más que el número de denuncias que se realizan: “La mayoría de casos de violencia de género surgen por denuncias en un matrimonio en crisis en el que la relación está deteriorada, se producen conductas agresivas que normalmente son por ambas partes, lo que pasa es que la mujer está más protegida” dice Molins, a lo que Casado añade que “ahora ha aumentado también que se denuncie cualquier cosa. Cualquier cosa en todos los ámbitos. El hecho de que en una riña entre novios, en la que el hombre la llame “puta” y la mujer le llame “gilipollas”se considere denunciable por ser violencia … Todo es violencia ahora, una discusión de “no te vayas de aquí” o “déjame al niño” y que el hombre le dé un empujón para apartarla, eso es violencia. La verdadera víctima que sufre maltrato psicológico  habitual, o que son agresiones físicas habituales, esa víctima muchas veces asume que el agresor cambiará, que a lo mejor lo que le está pasando es porque ella tiene cierta culpa y no suele denunciar”.

   Datos como los ofrecidos por Emakunde quedan eclipsados, en gran medida, por este tipo de declaraciones provenientes de profesionales que conviven día a día con la violencia de género: el problema no es que haya aumentado la violencia de género, sino que ha aumentado el número de denuncias, denuncias por hechos que no pueden entenderse como violencia de género. Lo que sucede es que el incremento de denuncias viene dado por un desconocimiento de lo que realmente es la violencia de género, ya que se denuncia, como dicen ambas juristas, “por cualquier cosa” y sin tener en cuenta o desconociendo las consecuencias de las denuncias, algo que parece importante a la hora de interpretar los datos y estadísticas ofrecidos por instituciones y otros; atendiendo a la definición que ambas juristas dieron a la violencia de género, ésta es un tipo de violencia que se caracteriza por la humillación y la degradación de la mujer por pertenecer al género femenino. Tal y como se puede suponer, este no es el caso en la mayoría de situaciones denunciadas, en las que lo que realmente sucede no es una degradación de la mujer, sino malos tratos o violencia doméstica, que consisten en diversas disputas dentro del ámbito familiar, que tienen como consecuencia daños físicos o psicológicos, daños en los que no viene incluida la humillación de una persona por pertenecer a un género determinado.

     Las medidas tomadas en los últimos años contra la violencia de género parece que sí han motivado un aumento en el número de denuncias; no obstante, esto no significa un aumento en el número de verdaderas víctimas de violencia de género. En cuanto a los agresores, parece que las medidas apenas han surtido efecto en ellos – pues, a juicio de estas profesionales, víctimas y agresores siempre han existido, y su número, si bien habrá variado, no lo ha hecho en unos números desorbitados -, mientras que sí que han tenido efecto en parte de la sociedad que, movida por el desconocimiento, se ha visto llevada a denunciar cualquier cosa como si se tratase de violencia de género.

     Esta igualdad que se intenta lograr desde hace décadas está lejos de conseguirse: el hecho de que se implanten tantas medidas que, en vez de suponer un acercamiento de los géneros, lo que hacen alejarlos aún más, no ayuda a esa idea de igualdad. Las sanciones que se imponen a los hombres no son proporcionales muchas veces, ya que en gran cantidad de ocasiones lo que se denuncia no es violencia de género, sino que puede ser simplemente un intercambio mutuo de insultos entre una pareja, pero que pueden desembocar en una grave sanción para el hombre, a diferencia de la mujer, que seguramente se verá beneficiada por ayudas sociales.

   Así, lo que se quiere hacer llamar justicia no es sino una manera de hacer injusticia, ya que no se es justo con el hombre en pos de lo que parece políticamente correcto, que es una suerte de discriminación positiva hacia la mujer. Con todo esto no se quiere decir que no exista ni violencia de género ni malos tratos; lo que se quiere aclarar es que si lo que se busca es la igualdad de género, pese a las evidentes diferencias entre ambos, no se pueden imponer unas sanciones mayores al hombre sólo por ser hombre y unas ayudas sociales a la mujer sólo por ser mujer. Queda en evidencia que estas medidas no fomentan la igualdad, sino una creciente desigualdad. Existe un juzgado de violencia sobre la mujer pero no de violencia sobre el hombre; ¿Es esto igualdad jurídica y legal?

     El problema no se ha solucionado, ni mucho menos: el perfil psicológico de las mujeres que son realmente víctimas de la violencia de género tiende a ser un perfil  que no denuncia y sigue sufriendo entre las sombras, pues padece una suerte de adicción a la situación en la que vive, mientras que el perfil psicológico de los agresores es el de alguien que no es capaz de sentir ningún tipo de lástima y a quien lo “políticamente correcto” poco importa. No ha aumentado el número de las víctimas de la violencia de género, sino que ha aumentado el quejarse por quejarse, el denunciar en muchas ocasiones situaciones que lejos quedan del verdadero sufrimiento que conlleva la  violencia de género.

     En efecto, parece manifestarse claramente la necesidad de una reeducación social, de manera que se dé una concienciación a nivel social de lo que significa la violencia de género – para lo cual los medios de comunicación podrían tener un papel nada desdeñable -, y una educación desde la infancia en la que el respeto al otro género sea vital, pues la convivencia entre ambos resulta inevitable. Una reinterpretación o reelaboración del código penal tampoco sería una mala idea. Así, con todo esto, quienes denuncian cualquier nimiedad verían dónde radica su error, quienes no comprenden lo que es la verdadera violencia de género comprenderían su significado, quienes agreden sin miramientos se lo pensarían dos veces, quienes buscan tan sólo el beneficio de las ayudas sociales tal vez se diesen cuenta del deleznable carácter de sus acciones y quienes padecen en sus carnes la adicción al sometimiento y a la humillación – por creer que “va a cambiar porque en realidad es bueno”-, empezarían a quererse más. Seguramente se pensará que todo esto es muy utópico, pero es más bien una cuestión de voluntad.

Para ver el texto en formato de reportaje, haga clic a continuación:

 el otro lado de la violencia de género

Christian Holke, Leire Pejenaute, Cristina Rodriguez, Laura Urio. 

foto portada

Tres testimonios, tres generaciones.

La mujer y España. 

Una historia del siglo XX. 

España, áspera y melancólica para Washington Irving; un lugar más para los que vivimos en ella. Y desde luego, turbulenta para el último siglo. El siglo XX, mirado desde la comodidad del año en el que nos encontramos resulta fascinante y tiene historia para rellenar páginas y páginas; una historia que a menudo despierta la curiosidad de muchos que no fuimos jóvenes en aquella España moralista y sin libertades. De eso surgen las próximas páginas: de la más absoluta fascinación por una época en la que nada se podía dar por sentado. Como en todas las “historias” del mundo, la mujer es la gran olvidada, su historia nunca se cuenta o se cuenta en contadas ocasiones, cuando la hazaña realizada es equiparable a la que haya hecho un hombre cualquiera. Las mujeres destacadas en la Historia, también en España, han sido excepciones y eso se merece una reparación que, aunque debería surgir de la sociedad, sólo se consigue con la aportación de pequeños granitos de arena de personas anónimas. Por eso, en las próximas líneas se han recogido los testimonios de tres mujeres que han querido aportar su granito de arena  y se han sumando a la causa de todas las mujeres.

Descarga a continuación:

http://www.youtube.com/watch?v=1MeVGbOjH7M  (vídeo-reportaje)

Reportaje 3generaciones (revista-reportaje)

http://www.youtube.com/watch?v=vdBp7FmejEE&feature=youtu.be (vídeo agradecimiento)

Miriam García, Oihane Ibañez, Irina López, Irati Santos

Manifestación 15 M

La política social: la gran perjudicada por la crisis

Vivimos una época en la que nos bombardean a noticias sobre corrupción, sobre desahucios, sobre desalojos y una interminable cantidad de desgracias para el común de los ciudadanos. Desde 2008 se suma además un discurso por parte de los gestores públicos que incita constantemente al ahorro, al recorte en derechos sociales y a “apretarse el cinturón”.

Este discurso ha ido acompañado en todo momento de pruebas de que en ciertas materias se aplica sin demasiadas dudas. Aspectos como la cultura, la educación, la sanidad y los servicios sociales han sido los más perjudicados con las acciones de los varios gobiernos que se han sucedido en el territorio español desde la entrada de la crisis económica en el año 2008. ¿Pero han sido los demás aspectos igual de perjudicados como estos? ¿Su discurso va acompañado de sacrificio personal o es un discurso para los demás?

La macroeconomía sobre el hombre

Desde el inicio de la crisis económica se ha impuesto en todos los gobiernos una priorización de la macroeconomía, y en este sentido las ayudas se desvían hacia bancos, empresas… mientras que los ciudadanos cada vez vemos más recortados nuestros derechos y nuestro poder adquisitivo. Los salarios disminuyen, la sanidad se privatiza, la educación y la cultura cada vez es más elitista, las ayudas sociales más restrictivas… Aunque nos prometan lo contrario está claro que los ciudadanos y sus necesidades no son lo prioritario para nuestros gobiernos viendo las líneas de actuación actuales o las medidas implementadas hasta la actualidad.

Está claro que las ayudas han disminuido y que las organizaciones no gubernamentales y las participaciones por otras vías, como voluntariado, caridad, empresas privadas… cubren las necesidades que los ciudadanos sin recursos no obtienen de las distintas administraciones. Así vemos en todos los noticiarios cómo los comedores sociales de Cáritas y otras asociaciones van llenándose cada vez más de personas sin recursos. Aunque ahora no sólo se llenan con mendigos e inmigrantes sin recursos, cada vez están más concurridas por personas que pueden ser nuestros propios vecinos, que viven a nuestro alrededor y que tienen familias que hasta ahora no se había ni planteado que les fuera a suceder esto.

Comedores Sociales

Escena típica en muchos comedores sociales en España. (ABC)

El hambre, un problema cada vez más cotidiano

Asistimos con estupor a noticias como que en España, desde que comenzó la crisis, ha aumentado en 500 mil los niños en situaciones de pobreza y hoy en día ya suman 2.5 millones, conocemos también que para un gran número de niños la comida principal es la que obtienen en el comedor escolar. Parece que esta situación se va seguir prolongando dado que vemos anuncios en televisión sobre esta temática que parece estén dirigidos a mover las conciencias de todos nosotros cara a fomentar nuestra participación en ayudas sociales, y en definitiva que seamos los ciudadanos los que suplamos las deficiencias del gobierno en cuanto a ayudas a desfavorecidos.

Sobre la falta de alimento nos hablaba Garbiñe Rodríguez. Ella ha colaborado durante años con la parroquia de su pueblo, Urnieta, y ha ayudado en Cáritas y demás organizaciones de carácter solidario. Ella se mostraba convencida de que su trabajo en organizaciones de caridad ha ayudado a muchas familias: “la mujer de una familia que ayudamos vino un día y nos dijo que si no hubiese sido por nosotras no podía imaginarse cómo hubiesen podido salir adelante”.

Garbiñe también se muestra muy crítica con las instituciones. En su experiencia de años en la parroquia afirma que no recibieron ayuda alguna de instituciones oficiales, salvo alguna recogida puntual organizada por el ayuntamiento. Ella es tajante: “creo que la labor que hacíamos nosotras en nuestra parroquia o en las parroquias de muchos pueblos, incluso la de Cáritas, estaba como dejado por los gobiernos, era como si no les interesara”.

Es aquí donde surge el problema, la propia Garbiñe es consciente de que existe en la sociedad la sensación de que la labor de una ONG es hacer aquello que los Gobiernos no son capaces de hacer o no les interesa hacer. “Al final es algo que no gusta demasiado a los políticos. Ellos no son capaces, o no saben, ayudar a la gente con sus necesidades, pero nosotros les ofrecemos eso poco que piden. Puede ser un poco frustrante para ellos, pero es así la realidad”.

Los ancianos, ¿qué hacer con ellos?

Por otra parte, en el extremo opuesto están los ancianos, los enfermos… que suponen en muchas ocasiones una carga económica y social para las familias que han de ocuparse de su cuidado. Por otro lado también se ve que familias que se han quedado sin trabajo y sin recursos han de sobrevivir con las ayudas de otros familiares e incluso sacan a los ancianos de las residencias para regresar al hogar familiar y subsistir con la pensión de estos. Los ancianos vuelven a ser un elemento esencial para el cuidado de nietos, más en este tiempo que la guardería se ha convertido en un servicio casi de lujo en muchas familias.

Con todo, aún sorprende que el gobierno siga insistiendo en que la resolución de la crisis viene porque los ciudadanos de a pie se “aprieten el cinturón” cuando con el panorama que hemos planteado, y que podemos observar a diario, ya prácticamente no existe “cinturón que apretar”. Frente a esta situación, llama la atención la falta de sensibilidad de los gobernantes, teóricamente elegidos por nosotros para que se preocupen del beneficio común. El ciudadano se ve impotente cuando el político al que le confió el voto ignora su promesa y no lucha por aquello que el votante ha dicho que debe luchar. Es aquí cuando la ciudadanía exige que las palabras y las promesas de los gobernantes pasen a ser acciones concretas que en la calle puedan sentirse.

“La gente vuelve a dar una lección a los poderosos”

Llegados a este punto necesitamos algo de luz sobre el panorama sombrío que se nos ha dibujado. Es algo con lo que muchas partes inmersas en esta situación coinciden, el ser humano común está muy por delante de sus gobernantes. Así mismo Garbiñe volvía a ser clara en su parecer: “Creo que la gente está más concienciada. Todos tenemos un familiar o un amigo que está pasándolo mal y eso no se nos escapa. Todos nos indignamos cuando echan a una familia de su casa porque han dejado de pagar la hipoteca para dar de comer a los hijos, mientras vemos que personas como Bárcenas se han llevado dinero. Pero sólo hay que ver cómo el Banco de Alimentos hace una recogida y supera por mucho lo que esperaban recoger, o que Cáritas está sin poder dar abasto de todo lo que tienen que atender. De alguna manera, la gente vuelve a dar una lección a los poderosos”.

El parecer de Garbiñe parece compartido por mucha gente y el ejemplo que ella pone de la recogida de alimentos es muy clarificador. Nos volvemos a encontrar en la dicotomía de un Gobierno, que parece más interesado en solucionar la situación de las grandes compañías, grandes multinacionales y empresas poderosas, que de solucionar la situación cotidiana de la sociedad. El Gobierno que sube impuestos a los que menos tienen y deja a muchas familias en el umbral de la pobreza o en la propia pobreza. Pero, aunque la sociedad esté viviendo con lo mínimo, nos encontramos cada día con el ejemplo de familias que donan un paquete de legumbres, de arroz o una botella de aceite para que una familia pueda comer durante unos días. De nuevo la gente de la calle da una lección a sus gobernantes, que parece que no sepan cómo actuar en tiempos de extrema necesidad.

Pocas ayudas para la mujer en tiempos revueltos

La condición de las mujeres y sus derechos también ha sido tema de lucha desde hace años, y hay organizaciones que en pleno siglo XXI aún siguen luchando por los derechos de las mujeres; ¿pero qué pasa cuando estas organizaciones no reciben ni ayudas ni subvenciones? ¿Cómo ayudarán estas organizaciones a mujeres que lo necesitan si ni siquiera las organizaciones reciben ayudas? Ayudas que teóricamente deberían recibir por parte de las instituciones.

Campaña de sensibilización de Emakunde. (Emakunde)

Campaña de sensibilización de Emakunde. (Emakunde)

Recurrimos a una de las voluntarias de Emakunde para que nos hable sobre cómo están viviendo en estos momentos, y aunque no ha accedido a desvelar su identidad, se ha mostrado muy interesada en colaborar: “La igualdad de los derechos es un factor determinante en nuestra sociedad y siempre me ha interesado. Hoy en día en nuestra sociedad es un factor de suma importancia; las mujeres siempre han estado luchando por sus derechos y me apena ver que aún en el siglo XXI haya tantas desigualdades.”

En estos tiempos las ayudas a personas que lo necesitan deberían ser prioritarias y más a organizaciones que hacen llegar esa ayuda a muchas personas necesitadas. “Siempre he podido ayudar lo más posible e involucrarse totalmente en la realidad que les rodeaba. He podido conocer mujeres que se encontraban en situaciones dificultosas y he visto su proceso de principio a fin y eso también, me ha ayudado a ser fuerte conmigo misma. Y el hecho de que las mujeres que he ayudado me hayan llamado por teléfono tiempo después de haberlas ayudado y que me digan que su situación actual ha mejorado y que ahora se sienten felices, mejor y que me den las gracias es una sensación sobrecogedora y te llena de emoción”, es por estas pequeñas cosas por las que desde Emakunde creen que deberían potenciarse las ayudas.

Nos comenta también que no entiende cómo el Gobierno, en situaciones tan desfavorables, no esté por la labor de colaborar “más con lo alardea España, del desarrollo humano y la equidad entre mujeres y hombres”. Las pocas ayudas que organizaciones como Emakunde reciben están destinadas a ayudar a mujeres que han sido víctimas de violencia en el hogar, aunque estas ayudas siguen siendo insuficientes.

La colaboradora de Emakunde es clara en sus peticiones. Ella cree que no hace falta que las ayudas sean cuantiosas, sino que estas se mantengan en el tiempo, para que la labor de asociaciones como Emakunde pueda hacerse a más largo plazo.

¿Llegan las subvenciones a los discapacitados?

Nos centraremos también en un colectivo que recibe una serie de ayudas a fin de facilitar su rutina: los discapacitados. El Estado y las CCAA muestran un notable número de ventajas, las cuales, tratan de poner al alcance de las familias de personas con discapacidad. Aquí podemos ver algunas de ellas:

  • En el caso de tener un hijo con alguna discapacidad, los padres tienen derecho a una ayuda económica. El Estado cubre también los casos de adopción.
    • El importe de asignación para el año 2013 ha sido de 1000€ por hijo o acogido, si este es menor de edad y posee una discapacidad igual o superior al 33% (lo que corresponde a 500€ cada tres meses).
    • Si el hijo supera los 18 años y tiene una discapacidad igual o superior al 65% recibirá mensualmente 364,90€ mensuales, lo que al año hacen un total de 4.378,80€. Si éste mismo tendría un grado mayor de discapacidad que fuera igual o mayor que un 75% las ayuda asciende hasta recibir anualmente 6.568,80€ (547,40€ al mes)
    • Las prestaciones familiares se consideran rentas exentas del impuesto de IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas).

Existen otras ayudas vinculadas al material necesario para aminorar la discapacidad al igual que subvenciones destinadas al día a día. Por ejemplo:

  • Si necesitan comprar material requerido como sillas de ruedas o prótesis tendrán un 4% menos sobre el IVA.
  • Otro ejemplo es el caso de que se realice la compra de un vehículo a nombre de una persona con discapacidad. En esta ocasión no tendrá que pagar ningún impuesto de matriculación, al igual que se aplicará un gran descuento en la renovación del permiso de circulación cuando éste tenga que ser renovado en un plazo inferior al habitual.
  • En cuanto a las actividades rutinarias, cuentan con descuentos a la hora de desplazarse en los transportes públicos o privados. Esto es, si poseen vehículo propio tienen tarjetas de estacionamiento reservado y plazas de aparcamiento que estén cercanas al lugar donde residen. Desde el punto de vista del transporte público, tienen acceso a una tarjeta especial para el transporte urbano.
  • En el terreno escolar tanto colegios y guarderías, bien sean privadas o públicas tienen plazas reservadas para personas con discapacidad. Estas plazas se asignarán teniendo en cuenta el grado de discapacidad del solicitante, teniendo prioridad los mayores niveles. Siguiendo la misma dinámica de asignación optan a conseguir becas de acceso a guarderías, colegios, libros, comedor etc.

Estas son algunas de las ayudas a las que se tiene acceso. En cuanto a dónde se solicitan, las personas que quieran acceder a ellas deben acudir a las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (de su localidad de residencia).

En el caso de las pagas, se cobra bien en la ventanilla de la entidad bancaria escogida o través de ingresos vía cuenta corriente o libreta. En el caso de que la paga esté destinada a personas menores de edad que son huérfanos, la paga la cobrará la persona que esté a su cargo, el tutor legal, quien se haga cargo de ellos.

Situación de muchas familias que requieren ayudas para poder cuidar a sus hijos. (El Mundo)

Situación de muchas familias que requieren ayudas para poder cuidar a sus hijos. (El Mundo)

Los datos que hemos recolectado están basados en una guía de ayudas sociales para las familias en el año 2013. En concreto se trata de un informe prestado por el Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad. Son muchas las ayudas con las que cuentan estas familias. En lo personal pensamos que a pesar de que el Estado no responde de manera plena a todas necesidades del ciudadano y teniendo en cuenta todas las sombras que hoy en día son desveladas, en el caso del colectivo discapacitado aparentemente si parecen estar respaldados.

De todas maneras, esto son datos. Creemos que sería necesario saber si a la hora de la verdad las ayudas llegan en el tiempo estimado, o incluso si llega. El 2 de enero de 2014 en La Sexta Noticias aparecieron una serie de afectados por los recortes en las ayudas a la dependencia que hablaban de que no recibían nada del Gobierno, a pesar de que cumplían todas las condiciones necesarias para recibir la ayuda. Estas declaraciones nos hacen pensar que, aunque en teoría las ayudas se ofrezcan, pocos son los que pueden beneficiarse de ellas para paliar su situación, o mejorarla.

Las instituciones ponen trabas a sus empleados

Los recortes también afectan a los profesionales que trabajan para las instituciones con competencia sobre los servicios sociales. Una de las psicólogas que forma parte del equipo de ARBUTZ, que ha preferido mantener el anonimato, nos cuenta cómo su manera de trabajar ha cambiado desde el 2008.

La Diputación Foral de Guipúzcoa está contratando empresas de trabajo temporal, que se quedan con parte del sueldo de sus trabajadores por gestionar los programas. “No es lo mismo que ser funcionario, ser funcionario tienes unas condiciones laborales mejores. Cuando terminan los plazos de contrato, que se hacen para 4 años, y eso se nota en los servicios sociales en donde la relación con el usuario es muy importante. Para favorecer la ayuda que se da y para que haga el cambio, es necesaria una confianza y compromiso. Si los profesionales están siempre cambiando y rotando no se crean estas condiciones de confianzas necesarias para trabajar desde la psicología”, nos cuenta preocupada la psicóloga.

Cuenta también que al ser empresas subcontratadas, algunos servicios se solapan, causando lentitud a procesos que funcionarían bastante mejor si fuesen más dinámicos. Se pierde al profesional como persona, y se da más valor al servicio. Ahora no se contrata una persona, se contrata un servicio y se estipula un número de psicólogos. Se contrata una empresa que pueda ofrecer lo que se necesita, da igual quiénes sean los psicólogos que trabajan este año o los que vayan a trabajar dentro de cuatro años.

Cuando preguntada sobre el presupuesto de 2014, dice que se alegra que hayan aumentado las partidas del presupuesto para las obras sociales, pero que cree que este no es el camino para una sociedad mejor. Ya que los problemas psicológicos de la sociedad no serán resueltos a través de un presupuesto más generoso. Ve el futuro a más largo plazo negro, porque para las instituciones no importan las personas, importan los números de casos, los números de intervenciones…

Años de manifestaciones que podrían llegar a su fin

En un principio, estos recortes no eran más que un pequeño aporte para mejorar la economía. El problema viene cuando estos “cambios” no surtieron efecto y la economía no daba indicios de mejora, por lo tanto decidieron realizar recortes de mayor envergadura y más ámbitos de la sociedad, estallando el descontento social. El estallido de manifestaciones, revueltas y reivindicaciones por parte de los más necesitados de la sociedad es ya una constante, puesto que entre ellos se encuentra la sensación de que están pagando los platos rotos de otros.

En 2010 decenas de organizaciones contra la pobreza se manifestaron por los ajustes diseñados por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y aprobados por el Congreso de los Diputados. Estas medidas aludían al estado económico de los pensionistas funcionarios, personas en paro… entre otros colectivos. Algunas medidas que se tomaron en el año 2010 fueron:

“La reducción del 5% de los salarios a los empleados públicos, la congelación de las pensiones contributivas a partir de 2011, el endurecimiento de las medidas en materia de dependencia, así como la eliminación del régimen transitorio para la jubilación parcial y de la prestación por nacimiento, la reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo y de la inversión pública estatal son, en su opinión, propuestas injustas y estériles que exigen una respuesta global y contundente. Son injustas porque atacan al conjunto de los sectores más perjudicados y estériles porque no ayudan a la recuperación económica.”

Las organizaciones son importantes para la sociedad ya que aseguran con solidez la base de las políticas sociales que se establecen en el país. En consecuencia de las medidas tomadas por el Gobierno y el Congreso, la organización Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) padeció uno de los golpes más duros y la misma asociación pronunció el siguiente comunicado:

“El gobierno incumple con ello el Pacto de Estado contra la Pobreza, suscrito también por todos los partidos políticos con representación parlamentaria, de alcanzar el 0,7% antes de 2012 y el compromiso europeo de destinar el 0’51% de su RNB en 2010 para AOD. Igualmente consideramos muy preocupante e irresponsable la dialéctica de enfrentar las necesidades domésticas con las de los países empobrecidos”

Las organizaciones sociales contra la pobreza que se pronunciaron hicieron un recordatorio al Presidente Zapatero, como a los partidos políticos, en el que comunicaban que la imposibilidad de las medidas aprobadas con el pacto firmado en diciembre de 2007. En este tratado se comprometían a alcanzar el 0.7 % de la RNB para el 2012, algo que no ocurrió y ya se temía antes de llegar a él.

Como hemos venido comentado a lo largo del documento los recortes que están realizando los diferentes gobiernos están generando un conflicto cada vez mayor entre los ciudadanos y los gobernantes del país a causa de las decisiones que toman para solventar la mala situación. Esto ocurre desde los comienzos de la crisis, la única diferencia es que años atrás la masa tenía alguna esperanza ya que los políticos era lo que pedían, pero esta confianza con la que disponían se ha ido agotando año tras año sin ver prácticamente ningún tipo de solución ni mejora alguna. Lo que provoca que cada día seamos testigos de manifestaciones populares en nuestras ciudades.

Imagen de una de las más de 70 manifestaciones sucedidas en el pasado mes de noviembre, esta vez en Sevilla. (UGT Andalucía)

Imagen de una de las más de 70 manifestaciones sucedidas en el pasado mes de noviembre, esta vez en Sevilla. (UGT Andalucía)

El pasado noviembre algunos sindicatos organizaron una marcha en Alicante en la que participaron miles de ciudadanos con el objetivo de terminar con los recortes y en defensa de, tanto los servicios públicos, como en las pensiones. Esta marcha no fue organizada por casualidad sino que era parte de una jornada a nivel europeo. Solamente en España el numero de manifestaciones que se realizaron ese fin de semana llegaron a una cantidad de 70, el lema o slogan utilizado por todas las calles de las ciudades de España fue: “Emplea tu fuerza. Vamos a cambiar las cosas.”

El malestar ciudadano pronto podría tener fin en las calles por la nueva ley de Seguridad Ciudadana que el Gobierno plantea. Mediante esta ley se endurecerán mucho las condiciones para manifestarse, además de otorgar mayor poder a los policías y guardas de seguridad, que ahora podrán detener a la gente como otros cuerpos de seguridad. Las sanciones a manifestantes que resulten detenidos por “desórdenes público”, “ofensas a la bandera” etc. serán muy cuantiosas, algunas llegando a los 600.000€.

Veremos si esta medida resulta disuasoria o si la ciudadanía sigue convencida que su voz en la calle merece ser escuchada para mejorar la situación. La última herramienta que tiene el ciudadano para hacerse oír en un entorno cada vez más hostil con él parece que tiene los días contados, aunque como muchos profesionales nos han apuntado: “el ciudadano vuelve a estar por encima de sus gobernantes”.

Puedes ver o descargar este reportaje en formato PDF pinchando en:

Reportaje – Políticas sociales y ayudas

Z. Carranza, J. Frigerio, C. León, A. Manrique, I. Mendikute y L. Zabala.